Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa 2017

Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Madrid, 05.06.2018

Desde hace 46 años, el día 5 de junio fue designado por NNUU como el Día Mundial del Medio Ambiente. Ese día, recordemos, comenzó en Estocolmo la conferencia que dio lugar al Programa de NNUU para el Medio Ambiente (PNUMA). Y estos Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa que hoy nos convocan se instauraron en 1987, aunque en España se otorgan desde 1997.

Desde entonces, hace 20 años, tengo el honor de presidir este acto y el gusto de entregar personalmente los premios, aunque es la primera vez que asisto como Rey, ya que en 2016 no me fue posible… Por tanto, me alegra retomar una tradición que, como Príncipe de Asturias, me vinculó tanto a estos galardones y a los principios, valores y objetivos que los motivan e inspiran.

Permitidme, entonces, que sin mayor dilación felicite muy sinceramente a las 12 empresas galardonadas por este importante y prestigioso reconocimiento. Enhorabuena a sus representantes aquí presentes y a todos sus directivos y trabajadores que han colaborado para liderar el compromiso ambiental en sus corporaciones, para impulsar nuevas estrategias de negocio y para apostar por un nuevo enfoque empresarial en el que el medio ambiente ocupe un papel central y protagonista de sus estrategias y preocupaciones corporativas, industriales y profesionales.

No quiero dejar de felicitar, así mismo, al resto empresas que han presentado candidaturas en la presente edición con proyectos de gran calidad y una gran dosis de lo que se ha denominado “ecoinnovación”: 78 empresas que apuestan por un modelo de negocio sostenible. A todas ellas, les invito a desempeñar su papel como embajadoras del medio ambiente ante el conjunto del empresariado español, siendo también referencia y fuente de inspiración para otras muchas empresas de nuestro entorno.

Durante años he sido testigo de la evolución de la empresa española en muchos aspectos. He tenido el privilegio y el orgullo de  acompañar y apoyar su modernización, su proyección internacional, su esfuerzo innovador y, especialmente, su creciente sensibilidad y compromiso con el medio ambiente. Y también he comprobado cómo, en las sucesivas ediciones de estos premios, las candidaturas han evolucionado desde un enfoque puramente correctivo del medio ambiente, muy orientado al cumplimiento de las exigencias legales en la materia, hacia un enfoque más completo de sostenibilidad, donde la minimización del impacto ambiental, el uso eficiente de recursos naturales, o el reciclaje (economía circular)…, son factores protagonistas de la actividad productiva o el servicio, e incluso a claves de su competitividad y prestigio social.

Los proyectos premiados en esta edición suponen un paso más en el compromiso ambiental. Son proyectos complejos, maduros, más integrados y conectados con la estrategia de negocio. Su alcance y su impacto son, por tanto, significativamente mayores. Y esta evolución empresarial que podemos constatar es fiel reflejo de la tendencia global de avance por una senda sensible con la protección del medio ambiente que a su vez ofrece un gran potencial para el mundo de los negocios.

"...Sin duda, es el momento de implicar cada vez más a toda la sociedad, a todos los ciudadanos para que adopten en su día a día un estilo de vida más ecológico y sostenible. También en su faceta de consumidores, ejerciendo su poder o capacidad en cada decisión de compra, eligiendo productos más responsables, más respetuosos con el medio ambiente y que además encuentren en ellos un beneficio directo para su salud, su ahorro o su bienestar. En este sentido, debemos felicitarnos por el hecho de que las nuevas generaciones son cada vez más exigentes y premian de forma clara a las empresas que tienen objetivamente un mejor comportamiento ambiental..."

De este modo, identificamos el liderazgo de las empresas en su apuesta por los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las NNUU), mostrando su compromiso con el camino marcado por la agenda internacional.

En esta oacasión quiero destacar un elemento común de muchas de las candidaturas presentadas, un elemento sin duda capital para dar respuesta a los retos ambientales globales y locales prioritarios. Se trata de la colaboración, la corresponsabilidad entre distintos agentes clave, materializado a través de alianzas.

Porque la complejidad y la envergadura de los desafíos del planeta requieren de la suma de esfuerzos desde distintos ámbitos: sector público, privado, tercer sector, mundo científico e investigador, medios de comunicación, entre otros. Ámbitos donde cada agente aporta su experiencia, conocimientos, capacidades y recursos específicos. Además, la escala de los retos ambientales y la velocidad de cambio necesaria encuentran en las alianzas la fórmula idónea para canalizar sus proyectos. Sin duda, entre las candidaturas presentadas y premiadas hoy hay ejemplos muy interesantes e ilustrativos donde las alianzas han sido un factor decisivo para alcanzar el éxito conseguido.

Por otra parte, es un hecho que el sector empresarial ha venido sensibilizándose y está avanzando en materia ambiental, y en nuestro país existen compañías líderes en gestión ambiental, pioneras en ofrecer productos y servicios ecoinnovadores al mercado. Todas estas nuevas propuestas, impulsadas desde la empresa, no tendrían el debido alcance sin la complicidad y el apoyo de los ciudadanos, cuyo papel es clave en el cambio de modelo necesario para lograr un futuro más sostenible.

Sin duda, es el momento de implicar cada vez más a toda la sociedad, a todos los ciudadanos para que adopten en su día a día un estilo de vida más ecológico y sostenible. También en su faceta de consumidores, ejerciendo su poder o capacidad en cada decisión de compra, eligiendo productos más responsables, más respetuosos con el medio ambiente y que además encuentren en ellos un beneficio directo para su salud, su ahorro o su bienestar. En este sentido, debemos felicitarnos por el hecho de que las nuevas generaciones son cada vez más exigentes y premian de forma clara a las empresas que tienen objetivamente un mejor comportamiento ambiental.

Señoras y señores,
El medio ambiente es un elemento esencial que aporta valor a los sectores clave de nuestra economía, a los productos y servicios que nuestras empresas lanzan al mercado. Energía, producción de bienes, servicios, infraestructuras, son solo algunos ejemplos de que el medio ambiente aporta diferenciación, seguridad y valor.

Termino ya mis palabras deseando mucha suerte a las 12 empresas galardonadas para el certamen europeo, convencido de que su calidad y sus méritos serán valorados como justamente les corresponde, reforzando en este terreno el buen nombre de España.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Actividades