Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de la IV edición del Premio Nacional PYME del Año 2020

Sede del Banco Santander. Madrid, 26.02.2021

Buenos días a todos, tanto los presentes como los que nos acompañan por conexión telemática.

Quiero comenzar mis palabras compartiendo el orgullo de estar hoy aquí con una representación tan excelente del tejido productivo español y con motivo de la IV edición del “Premio Nacional PYME del Año 2020”. Un reconocimiento que es posible por la suma de esfuerzos de entidades de la importancia de Banco Santander y la Cámara de Comercio de España, que han contado con la colaboración de las Cámaras de Comercio territoriales y con el apoyo del Grupo Prisa. 

Gracias por este apoyo tan necesario y merecido que prestáis a las pequeñas y medianas empresas, que son agentes fundamentales de nuestra economía por la riqueza y el empleo que generan en beneficio de nuestra sociedad. Como bien sabéis aquí −y es bueno recordarlo− las PYMES representan, nada menos que el 99% del tejido productivo y el 66% del empleo en España, cifras que hablan por sí mismas.

En este contexto, creo muy oportuno resaltar la necesidad y la singularidad de unos premios que buscan el justo reconocimiento público a PYMES de todos los rincones de nuestro país, en esta ocasión de Alicante a Barcelona, pasando por Guipúzcoa, Asturias y Madrid.

Son, además, empresas de sectores muy diversos y especializados, con alto valor añadido y elevado nivel tecnológico. Me refiero a ámbitos como la elaboración de soluciones biométricas para la verificación de identidades; o la realización de proyectos y obras industriales de climatización y sistemas contraincendios; o incluso la investigación en el desarrollo de vacunas (tan necesarias hoy día). Pero también vemos que están entre los premiados otros ámbitos igualmente especializados e innovadores como la fabricación de cargadores de coches eléctricos; la colaboración en la digitalización de servicios financieros, o la presentación de soluciones para la fabricación de respiradores en los momentos más duros de la pandemia. 

Enhorabuena, pues, a todos los premiados: vuestro buen hacer no solo representa ese ejemplo siempre necesario, sino que redunda asimismo directamente en el bienestar de las personas. Y quiero felicitar también a todas las empresas que han participado en esta edición, porque lo han hecho imbuidas del mismo espíritu de excelencia, dinamismo y proactividad.

Todo ello, como señalaba al comienzo, nos invita a sentirnos muy orgullosos del tejido productivo español. Contamos con PYMES de gran relevancia, que realizan un trabajo extraordinario en muy diversos campos y que están presentes en todas las Comunidades Autónomas. Además, muchas de ellas se encuentran también en terceros mercados.

La gran red y termómetro de nuestra economía que conformáis las PYMES es, en consecuencia, una auténtica fuerza vertebradora de nuestra sociedad. Por ello, garantizar que vuestra actividad se pueda desarrollar en las mejores condiciones posibles es siempre necesario, y esto es especialmente importante cuando tenemos, como sociedad y como país, que superar esta crisis que nos ha generado la pandemia covid-19; ante la cual, naturalmente, lo primero ha sido atender la emergencia sanitaria. 

2020 ha sido un año especialmente duro para la mayor parte de vuestras empresas. Todos los días desde hace un año, nos ha inundado una realidad llena de incertidumbre. 

"...Realmente nos encontramos ante una oportunidad histórica de transformación de la economía a través de tres palancas de cambio como son la digitalización, la transición ecológica y la formación. Tres ámbitos en los que las PYMES necesitan un impulso y todo el apoyo institucional posible para abordar con éxito los retos que esta crisis está planteando...."

Muchos negocios se han visto obligados a cerrar a pesar de los esfuerzos realizados; otros, con gran sacrificio, habéis sido capaces de mantener e incluso de crear empleo adoptando medidas de formación para los trabajadores y para la implementación del teletrabajo.

Igualmente, habéis apostado por la internacionalización, por la introducción de innovaciones y por la digitalización; por la aplicación de políticas de responsabilidad social corporativa; y por la puesta en marcha de distintas iniciativas para hacer frente a la pandemia tanto en el ámbito sanitario como en el empresarial. Y todo en un contexto, como acabo de decir, de gran incertidumbre y volatilidad que os obliga a mantener una constante capacidad de adaptación.

Apesar de tanta dificultad, todo ese esfuerzo, tantos ejemplos como estos de vuestra voluntad y determinación, sí han permitido mantener un hilo de esperanza, que deseamos siga creciendo cada día con confianza y solidaridad a medida que se vaya superando esta crisis y sus más graves consecuencias. Es –y será− mérito de todos, de las empresas, de las administraciones e instituciones, de todos los hombres y mujeres que cada día miran al siguiente sin rendirse ante la adversidad y se emplean para sacar adelante a sus familias, a sus empleados, a sus negocios… y a toda la nación.

Queridos empresarios y empresarias,

Realmente nos encontramos ante una oportunidad histórica de transformación de la economía a través de tres palancas de cambio como son la digitalización, la transición ecológica y la formación. Tres ámbitos en los que las PYMES necesitan un impulso y todo el apoyo institucional posible para abordar con éxito los retos que esta crisis está planteando.

Y en este punto, no quiero dejar de destacar e insistir en la importancia de una fructífera colaboración público-privada en la que empresas, instituciones y poderes públicos sumen fuerzas y aúnen capacidades desde sus respectivos ámbitos de actuación.

Sin duda, con las herramientas adecuadas, las PYMES serán más fuertes y sólidas, y con una mayor capacidad para crecer y ganar posiciones en mercados altamente competitivos, lo que a su vez permitirá crear empleo estable y de mayor cualificación. De este modo, también podrán aumentar sus exportaciones e invertir más en innovación, ser más productivas y estables y afrontar mejor las variaciones del ciclo económico. En definitiva, unas empresas que ganarán el futuro con los valores y el espíritu de superación que siempre las han caracterizado.

Con esta convicción, os reitero mi apoyo y os animo a seguir incentivando el crecimiento y el desarrollo de las PYMES con iniciativas como la que hoy nos ha convocado en esta extraordinaria sede.

Muchas gracias.




Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin

Activitats