Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la sesión plenaria del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegacion de España

Madrid, 25.09.1995

E

​s para mi un motivo de satisfacción poder acompañaras en esta Sesión Plenaria del Consejo porque sé que estáis en un momento de reflexión importante para el futuro de vuestras corporaciones y quiero recordaros y manifestaros, una vez más, que me siento identificado con estas instituciones más que centenarias; pues ya en el año 1.886 la Reina Regente Doña María Cristina sancionó el primer Decreto de constitución de las Cámaras de Comercio Industria y Navegación de España, refrendado y perfeccionada definitivamente por S. M. el Rey D. Alfonso XIII.

Este nexo de unión ha continuado con la atención y el interés hacia las Cámaras que S.M. el Rey ha puesto siempre de manifiesto y al que Yo me sumo con todo agrado.

He seguida con gran interés la exposición de vuestro Presidente, que me ha aportado nuevos datos sobre la organización cameral y la reforma que habéis emprendido, que interpreto como un esfuerzo singular, para situaros en condiciones de seguir prestando a las empresas unos servicios renovados acordes con las nuevas necesidades.

Sería muy prolijo comentar cada uno de los puntos de la rica exposición que acabamos de escuchar, aunque sí quiero destacar algunos sobre los que me gustaría haceros Mis comentarios.

En el marco de la nueva Ley que os rige desde 1.993 habéis sido capaces de asumir, sin apartaros de vuestra trayectoria histórica, las nuevas coordenadas que son referencia para nuestro desarrollo económico y social: La Unión Europea y la liberalización del comercio mundial, en lo que concierne a las actividades internacionales y la promoción exterior y la formación empresarial y profesional en lo que se refiere a la mejora de la competitividad de nuestras empresas.

Los importantes avances tecnológicos que se han producido en los últimos tiempos en los medios de transporte y de comunicación, han acortado !as distancias entre países, dando lugar a una inmediatez en nuestras relaciones que nos hacen cada vez más interdependientes y más globales.

Asimismo, el escenario político y económico internacional se ha globalizado, provocando no sólo el acercamiento a la universalización del sistema de valores, sino una equiparación de las necesidades de bienestar y de las aspiraciones individuales.

La creciente unificación de los mercados en Europa, en el norte y sur de América y en Asia, y los acuerdos internacionales e interregionales han dado una nueva dimensión a las perspectivas comerciales, revolucionando así el concepto tradicional de la empresa y del mercado. Este es el nuevo reto con que se enfrentan hoy políticos, empresarios y trabajadores.

Sé que fuisteis pioneros en preconizar la adhesión de España al proceso de integración europeo y su apertura al comercio mundial, y no os equivocasteis. Era cierto entonces que el camino a recorrer por nuestro país, para situarnos en pie de igualdad con nuestros vecinos europeos, se preveía arduo y no exento de dificultades y es cierto que se ha dado un gran salto adelante, tanto cualitativo como cuantitativo, pero no debemos olvidar que nos queda un buen trecho por recorrer y que necesitamos aún un esfuerzo colectivo muy importante para estar a la altura de ese gran reto.

Habéis desempeñado siempre un importante papel vertebrador del tejido económico español y parece clara vuestra apuesta por desarrollar esa misma labor dentro de la Unión Europea. Las casi 800 Cámaras de Comercio europeas con un status similar al vuestro, son una garantía para mantener los apoyos a las pequeñas y medianas empresas, sostener los intercambios comerciales y forjar, (con vuestras estrechas relaciones) fundamentos sólidos para impulsar la sociedad civil europea, concepto este tan íntimamente ligado a los principios democráticos.

Pero no sólo la Unión Europea ha ampliado nuestro horizonte. Desde el punto de vista comercial, la nueva Organización Mundial del Comercio y los importantes avances en la liberalización de los intercambios, fruto de la Ronda de Uruguay del GATT, abren enormes posibilidades para la producción y distribución de nuestras empresas, al tiempo que acentúan en nuestro propio mercado la competencia con sus inevitables exigencias.

Se ha globalizado el comercio mundial y no parece existir otra alternativa para nuestra expansión empresarial que su fortalecimiento y su eficiencia, con lo que ello conlleva: de competencia en las importaciones, de aumento de las exportaciones, de inversiones en el exterior y de creación de redes comerciales.

Este importante reto lo habéis abordado con vuestros planes camerales de Promoción de las Exportaciones, que ocupan una parte sustancial de vuestra actividad.

Lo mismo puedo decir de vuestros programas de formación profesional y empresarial, tan íntimamente ligados a la mejora de la competitividad y la productividad de las empresas. Este año, la incipiente labor de formación de las Cámaras alcanzará ya a más de veinticinco mil alumnos; una cifra importante y un buen testimonio del interés y esfuerzo que habéis desarrollado en esta nueva función.

Cada día se confiere al capital humano un papel más determinante en el desarrollo que a los recursos naturales, y están haciéndose inseparables para las empresas las inversiones en formación y las inversiones productivas, en su lucha por la competitividad y por la supervivencia.

En nuestro país, la formación en la empresa no es solo una condición necesaria del modelo educativo general, sino que es el mejor estímulo para luchar contra el desempleo y para la inserción de los jóvenes en el mundo laboral (un tema que me preocupa especialmente) Nuestra sociedad europea está particularmente afectada por el problema del paro y es necesario fijar todo nuestro empeño en invertir esa tendencia para no desperdiciar nuestro recurso más valioso.

Debemos sondear en la economía en busca de las indicaciones que nos permitan cambiar unos comportamientos empresariales que hasta hace poco fueron válidos y adaptarnos a las nuevas reglas de juego del mercado. Hoy la innovación tecnológica es constante y hemos descubierto todos, que los recursos naturales no son ilimitados y que unos recursos humanos bien formados son la base de la innovación tecnológica y del crecimiento económico estudio de estos elementos nos hace ver qué camino debemos escoger para contribuir al Desarrollo sostenible al tiempo que mejoramos nuestras ventajas comparativas.

Es necesario por tanto, un cambio- de comportamiento y de actitudes a todos los niveles,- local, nacional y europeo para adaptarse a la nueva situación de competencia y globalidad.

La  labor es ingente para todos, gobernantes, Administraciones, empresarios y organizaciones que, como las Cámaras, ya han dado cumplidas pruebas de su gran experiencia ayudando a las empresas, de la profesionalidad con que saben hacer frente a sus responsabilidades. Por eso valoro tan positivamente la labor altruista y generosa de quienes sin ningún estímulo económico, dedican tiempo e inteligencia al servicio de los demás, del bien común, poniendo a disposición del empresariado español los conocimientos y experiencia que aporta la vivencia diaria del Trabajo y del riesgo.

Quiero deciros, para terminar que, sin olvidar esa centenaria trayectoria de las Cámaras, veo en vuestra voluntad de modernizaros uno de los principales activos de que disponéis un compromiso ambicioso y firme con el futuro.

Estoy seguro de que la ambiciosa reforma que habéis emprendido para hacer más eficaces vuestras corporaciones y acercarlas más a las necesidades de vuestros electores, os permitirá haceros imprescindibles en esta nueva y difícil etapa en la que estamos inmersos.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+