Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de clausura del encuentro de Investigadores Jóvenes con la Industria en El Escorial

San Lorenzo de El Escorial, 19.11.1990

E

​s para mi una gran satisfacción estar hoy aquí con todos vosotros, en este "Encuentro COTEC de Investigadores Jóvenes con la Industria" que además de su especial interés tiene la particular relevancia de ser la primera actividad pública del proyecto COTEC en el que tantas esperanzas hay depositadas por su importancia, su trascendencia y su especial significado.

Agradezco muy sinceramente a los responsables de COTEC-93, en la persona de su Presidente Don José Ángel Sánchez Asiaín, la oportunidad que me. han dado, al invitarme a este acto, de compartir con vosotros esta cena de clausura, y poder escuchar las voces y opiniones de estos jóvenes investigadores y, en particular, la del Profesor Don. Francisco Grande Covián, a quien agradezco su intervención breve pero plena de maestría como corresponde a su docto saber.

Todos sabemos que el proceso de modernización de España en estos últimos decenios debe estar al servicio de los españoles, para que España sea una comunidad de hombres y mujeres libres para los que la vida sea un estímulo gratificante y un horizonte de ilusiones. Para ello es imprescindible lograr cotas progresivas de holgura económica y de bienestar social que no son posibles sin ese proceso de modernización en marcha.

De ahí el carácter determinante del objetivo nacional que COTEC comparte y en el que trata de colaborar, que no es otro que la puesta al día tecnológica de la economía española, para asegurar y acrecentar su competitividad y su peso en el plano internacional.

No debemos olvidar que ese plano internacional, al ser miembros de las comunidades europeas, lo tenemos ya en la propia puerta de nuestra casa, a la vuelta de dos años.

Pero. hoy, en un encuentro con investigadores, que además son jóvenes, no quisiera dejar de recordar un rasgo consustancial al conocimiento científico y técnico. Ya sé que no tiene que ver directamente con su aplicación, pero estoy seguro de que probablemente ha sido una de las principales razones de vuestra dedicación a la investigación científica: me refiero al conocimiento como fuente de placer; si me lo permitís, al conocimiento y la investigación como posible objeto .de verdadera pasión.

Por eso, porque vosotros representáis a todo ese amplio grupo de personas que, dispuestas a que la sociedad no les reconozca su labor en la medida en que debiera, están dedicados a las nobles tareas de creación y transmisión del conocimiento y la cultura.

Permitidme, para terminar, que os manifieste mi respeto y mi admiración por vuestro trabajo. Y que aproveche la oportunidad para recordar que el papel que corresponde a los hombres de ciencia básica y aplicada en el futuro de España es. de una importancia crucial, porque sin su concurso nadie podría garantizar ese progreso tecnológico y científico que necesitamos para entrar en la tierra prometida del mañana, en la que habitaremos gracias, en parte, a vosotros.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+