Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Ayuntamiento de Girona

Girona, 21.04.1990

U

​s podria parlar del que sento, del que penso, en venir aquí preçisament com Príncep de Girona, un dels títols que amb més justificat orgull, em corresponen com hereu de la Corona. I ho faré, pero amb paraules que si de fet no son meves, responen a una atmósfera de compenetració amb Girona, d'admiració, d'agraiment, que és la que_em domina.

Son les paraules d'un del millors escriptors catalans, Josep Pla, pel que Sa Majestad el Rei, el meu pare, va sentir sempre un cordial afecta. Diu Pla de la primera vegada que, de noi, va arribar des del seu poble a Girona:

"... De sobte Girona se'ns presenta, sobre l'arc de la tartana, amb tota la seva impressionánt monumentalitat. Fou com una fuetada... Davant teníem, com si ens vingués a sobre, molt proxima, amb una força implacable, la nau imponent de la Catedral.

Més a la dreta es veia, finíssima i altiva, l'agulla de Sant Feliu. Més a la dreta encara, les grans masses vegetals de la Devesa, teníen tocades del vinagre tardoral, una elegancia fabulosa que la bromera de l'atmosfera matisava de blau..."

Si Josep Pla no habla de historia, Vos lo habéis hecho, señor Alcalde, y con toda justificación, pues Girona ofrece una tan entrañable visión porque, precisamente, constituye uno de los más acabados, perfilados y ricos productos sociales, humanos, culturales y políticos de este país.

Girona es una ciudad, es un mundo, que se halla enclavado en las mismas entrañas de la formación de Cataluña, de la articulación de España, del despliegue de Europa. Ostentar el título de Príncipe de Girona equivale, para mi, a vincularme más aún a todo ello, a sentirme más inmerso en una tradición rica y viva y, por lo mismo, todavía . más atenta a las exigencias del presente.

Girona ha sido emporio de culturas con sus contactos árabes, con su relación judaica, con su asentamiento cristiano. Ha sido grata puerta para el extranjero cuando ha venido en son de paz, y heroico baluarte cuando ha venido en son de guerra. Girona es hoy la más frondosa vía por la que entra el turismo que tanto contribuye a estabilizar nuestra economía. Girona respira solidez, personalidad, voluntad, por todos sus poros.

También es Girona, lo será aún más, uno de los amplios caminos por los que España, los españoles, nos integraremos en Europa. Ya me referí ayer en Barcelona a este extraordinario reto que no sólo está ahí, sino que nos obliga sin paliativo alguno. Y nos obliga no únicamente a ser fuertes para poder competir en Europa, campo éste en el que Cataluña avanza también en primera línea, sino igualmente a serlo en el interior de España.

Si nuestra firmeza interior vacila, difícilmente podremos salir con capacidad operativa para trabajar codo a codo con los demás europeos.

Por ello, y de manera especial en esta encrucijada gerundense, quiero referirme a tres de los graves problemas que son una amenaza para España e incluso para este humanístico concepto de civilización que ha creado Occidente. Amenaza, especialmente para los, jóvenes que se aprestan a construir el mañana, entre los cuales me encuentro y cuyas inquietudes comparto.

Son el paro, la droga y el terrorismo. El progreso en verdad, no puede existir sin que todos participen en él con la dignidad de su esfuerzo. La riqueza en verdad no  existe si no va acompañada de una igualdad de oportunidades.

Y la droga no sólo está ahí, no sólo debe ser combatida, sino que también debemos preguntarnos ¿por qué atrae, qué carencias promete falsamente suplir? El paro podría ser vencido, pero no lo sería la esclavitud si la droga continúa perpetrando su insidiosa intoxicación entre tantos jóvenes que, prisioneros de ella, pierden toda esperanza.

I a Vos, Molt Honorable Senyor President, us acompanyo en el vostre sentiment d'historicitat; que configura aquesta visita meya a Catalunya com una peça de l'engranatge que ens acondueix a tots a acceptar-nos, a abraçar-nos, a treballar, a partir de tot qüan som, sense postergacions ni mancances. Catalunya ha patit aquestes negacions i les ha patides la resta d'Espanya.

Constituím, malgrat que a estalles s'ens hagi volgut fer creure el contrari, un sistema de vasos comunicants. Quí ha negat el veí, quíha negat el germa, era perque ja abans es negava una part d'ell matelx. I us agreiexo que recordeu que Sa Majestad el Rei ha tingut des del primer moment del seu regna, una viva preocupació per assumir la diversitat espanyola sense cap trava i dins la totalitat que ens configura com nació moderna.

Vuestras palabras, además, vienen avaladas por una firme tradición catalana, que confluye en este Estado que la Constitución y los Estatutos de Autonomía han plasmado como expresión de la soberanía popular. Tradición que ya se manifestó en la doctrina y la obra de un emblemático político de la Cataluña contemporánea, Enric Prat de la Riba, quien textualmente dijo, revelando así una diáfana premonición de futuro:

"La universalidad es la nota característica de nuestra hora: un tiempo, el mundo fue Roma, más tarde Europa; hoy es la Tierra toda, la humanidad entera. Los Estados se hacen mundiales. El aislamiento es la muerte (...). Imposición de estos hechos y de estas leyes es la aspiración de dar a España una continuación en el que el elemento de la pluralidad de los pueblos y el de la unidad de convivencia tengan su representación".

I res no justifica, en veritat, que en nom d'unes idees es practiquin l'assassinat, la violencia. I sobretot no es justifica aquí, on la ben estructurada Constituçió, amb els Estatuts d'Autonomia, i el caracter democratic que manifésta la s0getat, permeten l'exposició absolutament lliure de qüalsevol projecte. La democracia expressa els seus projectes per mitja de les urnes.

Em demaneu, Senyor Alcalde, que participi deIs vostres desitjos. Ho faig des de la perspectiva que també heu assenyalat, i que tants fruits ha produit en el lligam entre la Corona i Catalunya, la que constitueix el centre mateix de l'harmonia constitucional que ens iguala i ens potencIa a tots: la perspectiva del pacte.

El pactisme catala s'erigeix en una de les nostres fonts jurídiques, socials i humanes més exemplars per establir el clima de convivencia que tots volem i que,  malgrat els problemes, .tenim implantat sense cap mena de dubte, de tot cor i amb una convicció que m'atreveixo a qüalificar de magnífica.

El pacte és la força  perque és la llibertat amb responsabilitat. I ho recordo aquí precisament perque jaho sabeu, ho teniu arrelat a la vostra anima. Com Princep de Girona, caminaré amb vosaltres pel que sempre ha estat la vostra ruta, la que parteix de la profunda Catalunya Vella per arribar a una Catalunya sempre Nova i sense confins.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+