Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la cena ofrecida en Vancouver

Vancouver, 27.07.1983

E

s para mi una gran satisfacción encontrarme de nuevo en Canadá, país al que aprendí a querer Y admirar durante el año de estudios que pasé en Lakefield. Ese año me sirvió para hacerme una idea de lo que es y significa Canadá: veo al vuestro como un país formado por un pueblo joven e ilusionado, poderoso y pacífico que ha sabido conservar la especificidad de todos los grupos que lo componen gracias a una voluntad común de coexistencia y tolerancia.

España ha demostrado, en varias ocasiones, que contempla a Canadá con gran simpatía y tengo la seguridad de que nuestras relaciones serán cada día más estrechas y sustanciales. Ayuda a ello el que ambos formamos parte del mismo mundo occidental y participemos en Alianzas comunes.

Por otro lado, España es un pueblo europeo con vocación eminentemente americana. Un español lo es más cuando conoce América, porque la historia de nuestro país no se puede comprender sin su proyección americana.

Son, pues, razones históricas y personales las que explican mi profunda alegría por estar hoy de nuevo en Canadá y, acaso, en la parte de Canadá donde la presencia histórica española fue más patente: en Columbia Británica, en Vancouver, cuyas costas fueron primero descubiertas por navegantes españoles. Es aquí donde se celebra la Expo-86, dedicada a la comunicación y transportes, que son motores, valga la imagen, del mutuo conocimiento entre los pueblos.

En esta maravillosa ciudad de Vancouver que añade a su atractivo el estar rodeada por una impresionante naturaleza que ustedes cuidan con admirable cariño, se ha levantado esta Exposición que constituye un mensaje de esperanza para el futuro.

Levanto mi copa y les invito a brindar por Canadá, por su pueblo y por su Gobierno, por la Columbia Británica y por la ventura personal de Su Exlencia el Presidente y su esposa.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+