Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S. M. el Rey en la cena ofrecida en honor de SS. EE. el Presidente de la República Argentina, Sr. Mauricio Macri, y Sra. Juliana Awada

Palacio Real de Madrid, 22.02.2017

Q​uiero comenzar mis palabras esta noche expresándoles de nuevo, ahora públicamente, a Vuestra Excelencia, a vuestra esposa y a toda la ilustre delegación que os acompaña, la bienvenida más afectuosa a España; de la Reina y mía, del Gobierno, las autoridades y del Pueblo Español. Esta es una Visita de Estado que celebramos especialmente y que es muestra de la sólida amistad que liga a nuestras Naciones.

El pasado 9 de julio se cumplieron dos siglos desde que el Congreso de las Provincias Unidas en Sudamérica declaró la independencia en Tucumán. Desde entonces, España y Argentina han seguido su propio rumbo y, sin embargo, nuestras naciones nunca han estado lejos la una de la otra, ni en la mente ni en el sentimiento. Efectivamente, la cercanía emocional y los fuertes lazos que nos unen siempre han perdurado por encima de las diferentes vicisitudes, por difíciles que fueran para ambas. Argentina siempre ha ocupado y ocupará un lugar prominente en el corazón de los españoles.

Porque lo que nos une, Sr. Presidente, es mucho más que un idioma, una cultura, unos vínculos familiares y una sólida identidad manifestada en todos los ámbitos imaginables. Compartimos un destino iberoamericano común y unos mismos principios y valores universales  ─de búsqueda de la paz y la solidaridad y de respeto a los derechos de la persona─ que son una base formidable y duradera desde la que afrontar los desafíos globales del siglo XXI en el entorno internacional cada vez más incierto en que vivimos.

Es más, en ambos países nuestras sociedades nos reclaman vivamente las cotas más altas de prosperidad económica y de justicia social. Y ello requiere respuestas efectivas que satisfagan con rigor las demandas de nuestros ciudadanos; respuestas que en última instancia trascienden la soberanía nacional y requieren de mayor cooperación y coordinación a nivel regional y global.

En este contexto, desde España se sigue con gran interés el proceso de transformación que vive la Argentina como consecuencia de las medidas tomadas para sentar las bases de un crecimiento económico sostenido y equilibrado para los próximos años. España, Sr. Presidente, reconoce y aplaude sus esfuerzos y los de su equipo; y le desea el mayor éxito para el bien tanto de los argentinos como de los países hermanos del continente sudamericano. También lo será para toda Iberoamérica, que encierra un enorme potencial de futuro y es una realidad llena de esperanza.

Sr. Presidente, Argentina y España somos socios y amigos, compañeros y aliados en ámbitos tan amplios y decisivos como la solidaridad y estabilidad internacional, el multilateralismo y la apertura de nuestras sociedades y mercados. Por ello España continuará abogando por estrechar nuestra cooperación bilateral en todos los ámbitos de nuestra relación en el marco de la asociación estratégica privilegiada existente entre nuestros dos países.

Las visitas de primer nivel, como la que realizáis estos días a nuestro país, Sr. Presidente, son fiel reflejo de la salud de esta relación, dado el volumen, densidad y calidad de nuestros lazos comunes. Unos vínculos que encuentran su mejor expresión en unas comunidades nacionales que emigraron en ambos sentidos con el fin de encontrar un futuro mejor y que tanto han contribuido al progreso y bienestar de nuestros dos países. Casi medio millón de españoles residentes en Argentina y más de 60.000 argentinos en España dan cotidiana muestra de ello.

Argentina y España somos socios y amigos, compañeros y aliados en ámbitos tan amplios y decisivos como la solidaridad y estabilidad internacional, el multilateralismo y la apertura de nuestras sociedades y mercados. Por ello España continuará abogando por estrechar nuestra cooperación bilateral en todos los ámbitos de nuestra relación en el marco de la asociación estratégica privilegiada existente entre nuestros dos países

Precisamente por nuestra propia experiencia, ambos países somos aún más conscientes de que pertenecemos a un mundo globalizado, fuertemente interrelacionado, con menos fronteras pero con más oportunidades. Por ello, España trabaja decididamente por la pronta conclusión del Acuerdo de Asociación entre la UE y Mercosur y brindaremos todo nuestro apoyo para que tanto la XI Reunión Ministerial de la OMC ─en Buenos Aires a fines de este año─, como la Presidencia argentina del G20 en 2018, sean un éxito y contribuyan a mantener el libre comercio como elemento dinamizador fundamental de la economía global.

En consonancia con estos vínculos históricos y socio-culturales, mantenemos unas relaciones económicas sólidas y de profundas raíces en las que la inversión a largo plazo goza de mayor importancia relativa que el comercio, ya de por sí intenso pero todavía con gran potencial de crecimiento.

España sigue siendo el 2do mayor inversor en Argentina y unas 300 empresas españolas contribuyen en Argentina al desarrollo productivo, a crear empleos directos y muchos más indirectos, y a modernizar y a hacer más competitiva la economía en sectores estratégicos como las telecomunicaciones, la energía, las infraestructuras de transporte o la banca y los seguros, entre otros. Se trata de una presencia consolidada, con vocación de permanencia desde hace décadas, y comprometida con el servicio a los ciudadanos argentinos. 

Por añadidura, nuestras relaciones bilaterales siempre han logrado preservar, independientemente de los avatares coyunturales, una colaboración ágil, estrecha y eficaz en asuntos clave para ambos como son: la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el crimen organizado, la trata de personas y el lavado de activos, la cooperación científico-tecnológica y educativa, y tantos otros campos para el progreso de nuestras sociedades.

La revitalización de nuestros contactos institucionales, con visitas de relieve a uno y otro lado del Atlántico, como las del Rey Juan Carlos a la ceremonia de Toma de Posesión de V.E. y a la conmemoración del Bicentenario de la Declaración de Independencia, tienen su continuidad con esta Visita de Estado que os ha traído a España y con la que yo espero realizar, junto a la Reina, en devolución de la presente.

Celebro que ambos países estemos decididos a aprovechar vuestra presencia aquí para reafirmar nuestra condición de estrechos aliados y socios de primer orden mediante la firma de un Plan de Acción para la profundización de nuestra Asociación Estratégica, así como de una serie de importantes acuerdos en el ámbito cultural, educativo y de cooperación al desarrollo.

Y celebro también que, coincidiendo con vuestra visita, Argentina haya tenido una presencia muy significativa en España en el arranque de este año, como país invitado en FITUR, Madrid-Fusión y, por supuesto, ARCO, que tendré el honor de inaugurar mañana por la mañana junto con Vuestra Excelencia.

Decía el gran escritor argentino Ricardo Güiraldes aquello de “Viajar. Asimilar horizontes. Huir lo viejo. Arrancarse de lo conocido. Beber lo que viene. Tener alma de proa”.

Así pues, alzo mi copa por este impulso compartido que queremos seguir dando a nuestras relaciones, que albergan un potencial ilimitado con tantas posibilidades como dicten el entusiasmo, el talento y la visión de nuestros ciudadanos, empresas, creadores, investigadores y, en definitiva, lo mejor de nuestras dos Naciones.

Por Argentina y por España.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+