Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo oficial ofrecido al presidente de la República de Panamá, Excmo. Sr. D. Juan Carlos Varela

Madrid, 08.09.2014

A​nte todo, Señor Presidente Varela, sean Vuestra Excelencia y Doña Lorena, junto a la dignísima delegación que les acompaña, muy bienvenidos a España. Les recibimos con verdadera alegría en esta primera visita oficial que realizáis a nuestro país tras vuestra reciente toma de posesión como Presidente de la República de Panamá. También la primera que recibo yo, junto a la Reina, como Jefe de Estado.

Gracias de corazón por venir y por atender con prontitud nuestra invitación, gesto que valoramos como de especial amistad y de deferencia hacia España; pero también, como una muestra del vigor y la intensidad que caracterizan a nuestras relaciones bilaterales.

Como Príncipe de Asturias tuve el privilegio de visitar vuestro hermoso país en varias ocasiones, la última en 2013 para compartir con el pueblo panameño una efeméride muy importante para la historia de nuestras dos naciones y para la del mundo entero. Me refiero al V Centenario del Descubrimiento del Océano Pacífico, del Mar del Sur, un hecho extraordinario que hace medio milenio impulsó decisivamente el largo proceso de globalización iniciado por España a fines del siglo XV. Allá estuvimos juntos la Reina y yo, un año antes –como Príncipes, para la apertura de esa brillante conmemoración.

Asistí también, hace casi un año, en vuestro país al VI Congreso Internacional de la Lengua Española, una cita ineludible para los pueblos hispanohablantes que tuvo lugar tras la XXIII Cumbre Iberoamericana.

En esa ocasión, como en las anteriores, pude sentir y comprobar cómo continúa plenamente vigente la relación que tradicionalmente ha ligado a nuestros pueblos desde hace siglos. Pero, además, fue un privilegio ser testigo de que esa relación ha experimentado un desarrollo formidable en todos los ámbitos, ya sea el político, el económico o el cultural.

Panamá ha sido generoso con los españoles que llegaron al país hace muchos años, y continúa siéndolo con los que más recientemente han buscado en este querido país nuevas oportunidades de desarrollo profesional y humano. Muchos de ellos son jóvenes profesionales cualificados que han encontrado en Panamá oportunidades para realizar sus metas y aspiraciones.

Panamá ha acogido igualmente con generosidad y acierto a numerosas empresas españolas, de las que hoy nos acompaña precisamente una selecta representación. Muchas de ellas son pymes que, con su trabajo y actividad diaria, también contribuyen al bienestar y el progreso económico y social de los ciudadanos panameños. Actualmente la inversión total asciende a unos 3.500 M$, con un impacto en empleo de casi 20.000 puestos de trabajo directos.

Pero España no solo es uno de los principales socios económicos y comerciales de Panamá; está presente en otros muchos ámbitos, como el de la cooperación en agua y saneamiento que busca llevar sanidad básica a 5.000 familias en zonas rurales y comarcas indígenas. O también el de la cooperación cultural, con un hito reciente como el nuevo del Centro Cultural de España-Casa del Soldado, en el Casco Antiguo de la capital, que tuve el privilegio de inaugurar en el mes de octubre pasado y que nos alegra especialmente por contribuir a la rehabilitación de esta importante parte del patrimonio histórico del país.

Panamá y España somos miembros activos de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, en la que compartimos con una veintena de naciones hermanas un inmenso patrimonio histórico, cultural y político propio. A finales de este año, Señor Presidente, ambos podremos encontrarnos de nuevo en Veracruz, México, en una nueva Cumbre Iberoamericana ─la vigesimocuarta─ que todos esperamos abra una nueva etapa de este singular vínculo, llena de nuevas oportunidades y expectativas de mayor aprovechamiento para nuestras respectivas naciones.

Panamá y España somos miembros activos de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, en la que compartimos con una veintena de naciones hermanas un inmenso patrimonio histórico, cultural y político propio.

Estoy seguro de que bajo vuestro mandato Panamá seguirá aportando junto a España, como socios privilegiados en la escena internacional, una actitud constructiva y todo su entusiasmo y dinamismo para fortalecer la presencia de Iberoamérica en el mundo.

Señor Presidente,

En esta oportunidad deseo transmitiros en mi nombre y en el de todo el pueblo español la más sincera enhorabuena por la conmemoración, el pasado 15 de agosto, del primer Centenario del Canal de Panamá; una obra de ingeniería fundamental para el comercio internacional, para la comunicación entre los pueblos y para la prosperidad de las naciones.

El Canal encara ahora un ambicioso proyecto de ampliación que abre posibilidades nuevas y espectaculares al comercio mundial. Estoy seguro de que, en esta empresa, el pueblo panameño dará un nuevo ejemplo al mundo con su buen hacer, con su eficacia y profesionalidad, tal como viene haciendo en torno a la gestión del Canal desde su reversión en el año 2000. Y es un gran honor que España también participe en esta ambiciosa y gran obra de ampliación con sus profesionales y empresas.

Señor Presidente,

El pueblo panameño ha depositado su confianza en vuestra persona para liderar el país durante los próximos años por una senda de desarrollo económico y social. Observamos con gran interés los planes y proyectos que habéis decidido emprender con el objetivo de incrementar el bienestar y la prosperidad de vuestros conciudadanos. Iniciativas como restaurar la ciudad de Colón, dotar de vivienda y sanidad básica a quienes carecen de ella, o mejorar la educación y las condiciones de vida de las personas mayores son muestra de una sensibilidad que busca llevar la prosperidad que hoy vive Panamá a quienes todavía se pueden encontrar alejados de ella. Se trata de una apuesta ambiciosa que requerirá sin duda la puesta en marcha de grandes proyectos.

En estos nuevos proyectos, y en otros que Vuestra Excelencia desea impulsar para los próximos años, España seguirá estando cerca de Panamá. En nuestro país —en nuestros profesionales, empresas y Gobierno— encontrarán siempre un aliado y un socio sincero.

Gracias por visitarnos, Señor Presidente y Señora Primera Dama. Bienvenidos una vez más a esta tierra en la que nació su abuelo, un hombre audaz y emprendedor que fue un magnífico ejemplo de la unión entre lo español y lo panameño, y de lo mucho que juntos, Panamá y España podemos conseguir.

Quiero ahora, con la Reina y con todos los presentes, brindar por Vuestra ventura personal y la de Vuestra esposa, así como por la prosperidad de Panamá y la gran amistad entre nuestras naciones.

Bienvenido a su casa, Señor Presidente.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+