Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real la Princesa de Asturias en la inauguración del VIII Seminario Internacional de Lengua y Periodismo: "El lenguaje de la crisis"

San Millán de la Cogolla. La Rioja, 16.05.2013

Buenos días y gracias por invitarme de nuevo a San Millán de la Cogolla para asistir a este seminario. Gracias a los organizadores, a los ponentes, a los participantes, gracias a todos.

Al pensar en qué decir un día como hoy, tiré del recurso- fácil aunque certero- de mirar en nuestro diccionario el significado exacto de la palabra crisis. Al fin y al cabo, este diccionario siempre es una referencia, a pesar de que sea el uso de la palabra del que dependen la ley, el arbitrio y la norma del habla, como ha dicho el catedrático Gutiérrez citando a Horacio.

Y crisis es “cambio brusco”, es “mutación importante”, es “momento decisivo”. Algunos piensan que puesto que en la primera acepción de nuestro diccionario se contempla que ese cambio brusco puede ser para mejorar o para empeorar, la palabra crisis ha sufrido un cambio semántico. Porque, a estas alturas, quizá no sean muchos los que otorguen a la palabra crisis esa connotación positiva.

la crisis tiene su propio lenguaje y su utilización también puede ser intencionada. Y que no es lo mismo decir ayudas que rescate, recesión por crecimiento negativo o reestructuración en vez de recortes

O puede que sí. Aunque no estamos aquí para disertar sobre qué elementos o factores podrían ayudar a que esa “mutación importante” diera como resultado al final del proceso una situación manifiestamente mejorada si la comparamos con la inicial.

En todo caso, de lo que sí estoy segura es de que la crisis tiene su propio lenguaje y que su utilización también puede ser intencionada. Y que no es lo mismo decir ayudas que rescate, crecimiento negativo o recesión o reestructuración en vez de recortes.

Porque que la economía y todo lo que tiene que ver con ella importa más que nunca a los ciudadanos es una obviedad. Sólo hay que ver, escuchar y leer lo que publica cualquier medio de comunicación. Como muestra, la cantidad enorme de tuits que la Fundéu lanza a diario acerca de dudas lingüísticas relacionadas con la palabra la crisis.

Espero que de vuestros análisis y debates salgan guías claras para ser rigurosos y para afinar con las palabras lo que pensamos. Los ciudadanos, periodistas o no, lo agradecerán.

Gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Vídeo

Inauguración del VIII Seminario Internacional de Lengua y Periodismo: "El lenguaje de la crisis"

Activitats