Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la clausura del Encuentro Anual de Directivos y Ejecutivos

Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid, 18.10.2012

Q

​uiero comenzar por agradecer a CEDE (Confederación Española de Directivos y Ejecutivos) y a su Presidente que de nuevo me hayáis invitado tan amablemente a presidir el acto de clausura de vuestro encuentro anual. Un foro de debate y análisis estimulantes, de gran interés y utilidad para impulsar el mejor ejercicio de la actividad directiva y ejecutiva, en el que planteáis propuestas, compartís iniciativas y abordáis las tendencias empresariales y económicas que influyen en la actualidad, o pueden influir en el futuro cercano.

Claramente la mayor apertura de nuestra economía, junto a la relación entre lo que hacen nuestros directivos y nuestra presencia en los mercados globales han sido temas muy destacados. Pero también ha habido lugar para tratar sobre las actitudes, como la de mirar sin miedo al futuro, sabiendo que éste habrá de conquistarse con la mira puesta más allá de nuestras fronteras, pero siempre centrándonos en nuestros propios esfuerzos, saberes e inteligencia. Porque la internacionalización de las empresas españolas, que es actualmente uno de los pilares de nuestra economía, tiene en los directivos y ejecutivos sus motores principales.

El lema de esta jornada, “Liderando sin fronteras”, es una alusión clara a las exigencias que impone la globalización y a la necesidad de acrecentar día a día nuestra competitividad, que ya no puede basarse solamente en precios atractivos. Esto es así porque la nueva internacionalización requiere aportar valores añadidos y factores intangibles hasta ahora pocas veces considerados, pero que determinan la posible penetración en los mercados más interesantes y dinámicos. Y es que la internacionalización competitiva es aquélla que se fundamenta en unas capacidades del país y de sus empresas que permitan participar en el liderazgo de los negocios de las economías globalizadas. Esto exige comprometerse decididamente con el binomio innovación-internacionalización y considerar, a su vez, los factores que lo determinan y que son esenciales para lograr la expansión de mercados de forma ventajosa.

Estos retos, así como los demás que impone la globalización, son los que los directivos deben tener presentes a la hora de encarar cada oportunidad cotidiana. Es algo que requiere talento y perspectiva, pero también mucho coraje para emprender y capacidades para fraguar conocimientos nuevos con los que afrontar los nuevos desafíos y ensanchar los planes empresariales.

Por ello a nadie extrañará que a lo largo de la jornada hayáis asociado la internacionalización de los liderazgos sin fronteras a un compromiso ineludible con la innovación y la creatividad. Empezando por vuestras propias mentes y actitudes, en aras a visibilizar nuevos escenarios y definir nuevas estrategias. Pero también apostando por intensificar las nuevas maneras de hacer para ser más eficientes, abriendo con ello vuestras iniciativas a mercados todavía sin explorar.

Lo habéis hecho partiendo de las realidades de nuestra economía y del papel que desempeña entre las economías más avanzadas, confiando en acrecentar la presencia internacional de la economía española que ya se ha acelerado en estos años, al intentar responder de forma eficaz al incremento de la competencia tanto en el ámbito interno como a escala global. Todo ello obliga a modernizarse, a mejorar y a dotarse de factores productivos de mayor calidad para afrontar con éxito el acceso a nuevos mercados exteriores, pero también para no perder capacidad competitiva en nuestro mercado interno.

Hasta ahora las empresas españolas han basado sus ventajas competitivas en sus capacidades de gestión, en las habilidades organizativas y gerenciales, en su  ejecución de proyectos y en la eficaz gestión del talento, mientras que la innovación avanzada y la marca-país han desempeñado un papel más discreto. Por ello os animo a potenciar también estos factores ya que ello puede contribuir a consolidar y ampliar la presencia española en el exterior y a que cada día se internacionalicen más nuestras empresas.

Asimismo, es preciso entender la transformación de las culturas empresariales como un factor muy relevante para el éxito en los mercados globales. Me refiero a la intensificación de los valores que propician la disposición para asumir riesgos, para innovar y para descubrir las oportunidades que llegan de la mano de los cambios tecnológicos, de la evolución social y cultural, y del impacto de todo ello sobre el comportamiento de las demandas de los mercados.

Esta búsqueda de nuevos escenarios la estáis haciendo convencidos de la importancia de ser flexibles, de tener gran capacidad de adaptación; y de que, aún en una era marcada por la tecnología, las personas siguen siendo el factor más decisivo. Todo ello obliga a mejorar continuamente la capacidad de gestionar equipos y vuestra dedicación a motivarles e ilusionarles con los nuevos proyectos y prácticas. Para que con vuestro liderazgo de visión más amplia y con vuestra apuesta por la innovación situéis a vuestros colaboradores cada vez más en el centro de vuestras estrategias empresariales. Sólo así, contando con su concurso y creatividad, lograréis fortalecer realmente esas estrategias. Para ello necesitaréis que mejoren sus cualificaciones, su empleabilidad y su disposición para el cambio permanente. Todo ello hace que la acción directiva tenga que seguir cimentándose en la tenacidad y el ejemplo, con la sobriedad y la autoexigencia que requieren los tiempos actuales.

En suma, son muchas las reflexiones y consideraciones que nos sugiere una materia tan importante para nuestra economía y nuestro bienestar como es la internacionalización de las empresas españolas desde una perspectiva de liderazgo. Pero más allá de compartir con vosotros algunas de ellas, lo que más deseo en esta ocasión es subrayar el papel fundamental que desarrolláis los directivos y ejecutivos afianzando y ampliando la presencia exterior de nuestra economía y dándole prestigio. Además, quiero trasladaros todo mi apoyo para que perseveréis en vuestro empeño profesional, pues con vuestro trabajo realizáis una aportación fundamental al interés general que merece el apoyo y la admiración de toda la sociedad.

Muchas gracias.

Os animo a potenciar la innovación avanzada y la marca-país que ello puede contribuir a consolidar y ampliar la presencia española en el exterior y a que cada día se internacionalicen más nuestras empresas

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Activitats