Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a los representantes del mundo de la Cultura.

Granada, 09.04.2002

H

ablar de cultura en Andalucía parece una redundancia, Fenicia y griega, cartaginesa, romana y musulmana, española y europea, esta tierra despliega un elenco incomparable del genio y el ingenio humano, y ha sabido hacer suyas, y enriquecer con su sello peculiar, las luces de cada civilización que ha recibido, haciéndolas aún más admirables.

Hoy asistimos a un nuevo tramo de esta larga historia, que nos pide convertir este repertorio deslumbrante en un factor de crecimiento, un elemento de cohesión y uno de los pilares de nuestra calidad de vida.

Pues la cultura y el progreso económico y social deben ir íntimamente unidos. Es cierto que cualquier iniciativa cultural debe tener como primer objetivo ofrecer a los ciudadanos una oportunidad para el crecimiento intelectual, una opción para hacer fecundo el tiempo de ocio, un capítulo al que las sociedades desarrolladas otorgan cada vez mayor protagonismo. Ahora bien, también es cierto que España en general y Andalucía en particular tienen en su cultura, en su patrimonio histórico y artístico un motor de desarrollo, una fuente de riqueza que en ningún caso debe ser menospreciada.

Durante las últimas décadas, Andalucía ha realizado un gran esfuerzo para ponerse al día en un campo en el que se partía de enormes desequilibrios y contrastes, que dificultaban el devenir de una vida cultural accesible a todos los ciudadanos. Me consta que muchos de los recursos disponibles se han destinado a que cada andaluz tenga la posibilidad real de participar en las actividades culturales de la comunidad.

La vertiente social de la cultura, prioritaria e indispensable en la actualidad, sería incompleta si no se prestase atención a los aspectos más directamente vinculados al proceso de creación y expresión cultural.

Y es que la cultura no es un producto acabado que se distribuye, sino que se renueva constantemente, en los ámbitos más excelsos y también en los más humildes. Bien lo sabéis los andaluces, que contáis entre vuestros artistas, aun los más grandes, a quienes beben en el venero inagotable del acervo popular, a veces actualizándolo, siempre sublimándolo.

La renovación de la cultura necesita, por tanto, creadores y cultivadores. Pero esto no se improvisa. Supone espacios de libertad, en los que la creación pueda naturalmente producirse; un tiempo de formación; redes y apoyos que las susciten y mantengan, e igualdad de oportunidades para acceder e insertarse en ellas.

Para cuantos tienen responsabilidades hacia el conjunto de la sociedad por su capacidad, prestigio intelectual o representación ciudadana, no hay tarea más gratificante que la de descubrir el talento y la capacidad creadora y hacerlos posibles, engrandeciendo a la comunidad en que aparecen.

Pero compromiso con la grandeza de Andalucía son también aquellas actividades, más singulares, que enaltecen su nombre incluso más allá de nuestras fronteras. La exposición sobre El esplendor de los Omeyas cordobeses, que sirvió para que muchos tuvieran la oportunidad de conocer una maravilla como Medina Azahara, los actos que han conmemorado aquí en Granada el IV Centenario de Alonso Cano, la próxima inauguración del Museo Picasso en Málaga, el Pacto Andaluza por el Libro, son otros tantos ejemplos de la labor que se está llevando a cabo en este campo, y que merece todo nuestro reconocimiento.

Conservar la excepcional riqueza cultural andaluza, revalorizarla y difundirla es vuestra vocación. Os animo a cumplirla con afán y con gozo, como un estímulo y un ejemplo de diálogo capaces de cimentar el entendimiento y el progreso de todos.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+