Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del Premio Nacional "Joven Empresario" en su VIII edición.

Madrid, 24.04.2002

Q

uiero ante todo felicitar a la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios por la convocatoria del Premio Nacional Joven Empresario, que cumple su octava edición, y al que acompañan este año los Premios al Compromiso Social y a la Creación de Empleo, al Compromiso y Respeto al Medio Ambiente, y a la Innovación Tecnológica.

La aparición de estos nuevos galardones da fe del crecimiento positivo de la iniciativa alumbrada por la Confederación hace ocho años, sobre todo en su aspecto cualitativo, porque las facetas de la actividad empresarial que se distinguen por primera vez se corresponden con una serie de sensibilidades y preocupaciones por las que circula gran parte del presente de la gestión de la empresa moderna y de su porvenir.

Me alegro de asistir nuevamente a este acto, que simboliza lo que los jóvenes pueden y deben aportar a nuestro tejido empresarial: imaginación, flexibilidad, capacidad de adaptación y anticipación.

Si la sociedad en su conjunto reconoce hoy la importancia del empresario como motor de la economía, se interesa sobre todo por su papel como innovador y generador de riqueza, empleo y, en definitiva de bienestar. Además, por supuesto, de lo que representa como opción personal para, legítima y honestamente, proporcionarse un medio de vida atractivo, respetado, crecientemente accesible y tan lleno de posibilidades.

España ha vivido un importante crecimiento del espíritu emprendedor en los últimos años. La creación de puestos de trabajo en nuestra economía ha sido una realidad, principalmente gracias al esfuerzo e iniciativa de nuevas empresas, incluídas las pequeñas, que, no obstante su tamaño, aportan al conjunto una mayor estabilidad y garantizan un desarrollo sostenido y general.

El marco de la Unión Europea brinda todas la oportunidades de apertura a nuevos horizontes económicos y favorece los proyectos empresariales que producen mayores beneficios sociales. La diversificación de negocios, la entrada en nuevos mercados o la internacionalización, aparecen como auténticos imanes que atraen a la capacidad empresarial y estimulan su crecimiento.

Si el reto más importante al que se ha enfrentado la economía española en las últimas décadas ha sido su integración en Europa, la ampliación de la Unión Europea a los países del Este y del Centro de Europa supone uno de los grandes desafíos para los próximos años. La ampliación de la UE tendrá importantes efectos para sus economías en general y para la española en particular. Las empresas tendrán que afrontar el reto de medirse en un mercado más amplio y competitivo, en el que la eficiencia y la competitividad marcarán la diferencia.

Son los jóvenes empresarios los que, como protagonistas fundamentales de estos procesos, permitirán a través de sus empresas una adaptación rápida a los retos de una nueva economía, mediante la incorporación de las nuevas tecnologías, nuevos procesos organizativos, y nuevas ideas a la sociedad en la que viven y trabajan.

Por eso son necesarias organizaciones como las Asociaciones de Jóvenes Empresarios, que tienen un papel esencial en la aparición y fomento de vocaciones empresariales, proporcionando sistemas de información y asesoramiento eficaces a aquellas personas que deciden pasar de la idea a la realidad empresarial, y simplificando el complejo aparato de trámites que habitualmente acompaña el proceso de crear una empresa.

Felicito a los premiados, y también a los candidatos y finalistas. Todos ellos representan a un creciente número de jóvenes que, con esfuerzo e imaginación, contribuyen día a día a crear riqueza y dan a su actividad un contenido social adecuado y responsable.

Este reconocimiento público no sólo debe enorgullecerles, sino también comprometerles en la tarea de hacer llegar nuevos mensajes a los sectores en los que desarrollan su actividad, contribuyendo a la construcción de un mañana mejor, una tarea en la que la juventud debe ser tenida en cuenta, asumiendo una fuerte cuota de responsabilidad, producto de un creciente grado de compromiso que me consta existe entre nuestra juventud.

Enhorabuena también al Jurado, al amplísimo jurado que ha discernido estos Premios, y reitero mi felicitación a la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios que los ha convocado, reuniéndonos a todos esta noche para su entrega formal.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+