Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja

Las Palmas de Gran Canaria, 08.05.2002

E

l Día Mundial de la Cruz Roja y la Media Luna Roja nos recuerda, una vez más, la necesidad y el valor del compromiso ético como motor del progreso y cimiento de una sociedad más justa.

Este es el significado de los Premios que acabamos de entregar, y que reúnen, como en un mosaico, las claves de la tarea de Cruz Roja y Media Luna Roja. El sacrificio personal, aun de la propia vida; su vocación humanitaria; la generosidad sin reservas; y la atención individualizada a problemas concretos de nuestro tiempo, a los menores desfavorecidos, los inmigrantes, los pacientes de Alzheimer.

Mi sincera enhorabuena a los galardonados de este año, y mi recuerdo y homenaje a los que ya no están entre nosotros, por su testimonio y su ejemplo.

Conforta comprobar que el espíritu con el que vuestras instituciones iniciaron su andadura no sólo sigue vivo, sino que ha ido creciendo y ampliándose, al compás de nuevas necesidades que reclaman su atención y apoyo.

El lema de este Día Mundial apela a la universalización de la solidaridad, como una forma nueva de entendimiento mutuo. Recíproco, pues sólo dando a cada parte un papel propio se respeta debidamente la dignidad de quien lo da y quien lo recibe. Comprensivo de lo ajeno, pues implica salir de sí mismo, y no se limita a una atención ocasional y precaria. Defensor de los derechos humanos, mediante un compromiso efectivo, que es la denuncia más eficaz de quienes los ignoran o vulneran.

Desde nuestras respectivas capacidades y responsabilidades, personales y colectivas, todos podemos y debemos contribuir a una civilización de solidaridad universal. La que reúne los esfuerzos de Estados e instituciones, de la comunidad científica e intelectual, el sector empresarial, los líderes de opinión y los medios de comunicación, las organizaciones humanitarias y los agentes sociales, las asociaciones vecinales y el voluntariado.

La divulgación permanente del acontecer universal y sus problemas, de los conflictos humanos y los desastres naturales, es el carácter distintivo de la sociedad de la información.

Esta percepción inmediata de lo que sucede en todo el mundo nos llama a hacer más efectiva nuestra solidaridad, a coordinar nuestra estrategia para atajar las causas de las carencias y sufrimientos colectivos, y a paliar sus efectos más sangrantes con rapidez y resolución.

La solidaridad así entendida es una dinámica que da su auténtico sentido a los otros dos lemas de este Día Mundial: la tolerancia como signo de convivencia y no sólo de coexistencia, y la paz como resultado de una justa distribución de recursos y oportunidades.

Por su carácter universal, su imparcialidad y su independencia, la Cruz Roja y la Media Luna Roja son los espacios más idóneos para llevar adelante esta noble causa. Animo a sus miembros, y en particular a los de Cruz Roja Española, a seguir esforzándose en tan noble empeño, con la energía y eficacia que distinguen su larga y honrosa trayectoria.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+