Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la conmemoración de la fundación del Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa".

Madrid, 13.03.2003

C

onmemoramos hoy la creación del "Centro de Biología Molecular Severo Ochoa", cuando se van a cumplir diez años del fallecimiento del prestigioso científico español.

Este solemne acto nos ofrece la oportunidad de exaltar la figura, obra y ejemplo de tan insigne personalidad, y de celebrar los grandes aciertos que han jalonado la concepción y el desarrollo del citado Centro.

Se trata también de una ocasión propicia para redoblar el compromiso de todos en favor del desarrollo de una actividad investigadora a la altura que demanda nuestra sociedad en el siglo XXI.

El "Centro de Biología Molecular Severo Ochoa" es, sin duda, un ejemplo a seguir del que podemos sentirnos orgullosos.

Es el fruto de la integración, eficaz e inteligente, de los esfuerzos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Universidad Autónoma de Madrid.

El Premio Nobel de Medicina y Fisiología, que dio su nombre al Centro, apostó con razón por la necesidad de esa cooperación entre estas dos instituciones. Una cooperación capaz de promover núcleos de trabajo de tamaño, masa crítica y ambiente adecuados, para asegurar una investigación exigente y de gran calidad.

Debemos aprovechar ocasiones como la de hoy, para que las nuevas generaciones de científicos perciban el acierto y valor de iniciativas como ésta que se emprendieron en el pasado.

El Centro de Biología Molecular nació dotado de la impronta especial que le confirió el Profesor Severo Ochoa y que explica el espíritu de superación y el afán por la excelencia científica que le caracteriza.

La sociedad española se siente unida al merecido homenaje y tributo de gratitud que hoy dedicamos a la figura de Severo Ochoa.

Su rica personalidad marca con nitidez los perfiles del científico del siglo XX, apasionado por la investigación, convencido de que no hay mayor disfrute intelectual que el derivado del descubrimiento de lo nuevo; persuadido, además, del creciente valor de la ciencia para la sociedad de nuestros días.

Destacó por su dedicación a los temas de vanguardia en cada momento, contribuyendo de manera decisiva al avance de las ciencias de la vida. Por ello, su nombre ocupa un lugar preeminente junto al de tantos científicos pioneros que marcaron una etapa de oro al servicio de la investigación, permitiendo que entendiéramos, cada vez más y mejor, los fundamentos químicos de los procesos biológicos.

Ciudadano del ancho mundo de la ciencia, y español comprometido con el progreso de su país, supo transformar lo que llamó su "exilio científico" en empeño volcado en la promoción de una investigación de dimensión y calidad acordes con la capacidad creativa y la dinámica de crecimiento de España.

No dudó en acudir continuamente a su país para alentar los esfuerzos de los investigadores, ni en recibir a numerosos científicos españoles en su laboratorio norteamericano para completar su formación y permitir que, a su regreso, pudieran ahondar en el acierto de su trabajo.

Incluso en sus años más crepusculares, los laboratorios del Centro pudieron contar a diario con la autoridad y el aliento de su figura entrañable.

No le faltaron fuerzas para estimular el trabajo y reclamar el esfuerzo de todos, siempre desde el talante de enorme cordialidad, no exenta de sana exigencia, que le caracterizaba.

Nadie duda de que, precisamente gracias al impulso de Severo Ochoa, el cultivo de las ciencias biomédicas -de gran impacto social- ha alcanzado entre nosotros una extensión y profundidad más que notables.

El Centro de Biología Molecular, que la Reina y yo inauguramos en su día, constituye el resultado más tangible de sus esfuerzos en favor de la promoción de la ciencia española.

Dedicó largas horas a su diseño, planificación y encaje institucional, para que otros pudieran encontrar el mismo ambiente de trabajo y facilidades de investigación que a él tanto le había costado alcanzar.

Hoy este Centro, clave en la formación de investigadores de España y de muchos países del mundo, ha alcanzado un merecido prestigio internacional.

Son muchos los científicos españoles de primera fila que apoyaron a Severo Ochoa a la hora de llevar a cabo este proyecto. Muchos de ellos están aquí presentes. Todos ellos merecen la expresión de nuestro más profundo respeto y reconocimiento.

Citaré sólo a algunos de los que ya nos dejaron: Carlos Asensio, David Vázquez, Alberto Sols, José Luis Cánovas y Eladio Viñuela. Ellos personalizan el recuerdo emocionado que merecen los amigos y grandes colaboradores de Severo Ochoa en la importante empresa de crear un Centro de referencia científica a escala nacional e internacional.

Este acto quedaría incompleto si no lo termináramos mirando hacia el futuro. La investigación, concebida al servicio del ser humano, es siempre la expresión del esfuerzo por anticipar un futuro mejor.

Estoy seguro de que el Centro de Biología Molecular seguirá fiel a su trayectoria, desarrollando nuevos proyectos e iniciativas acordes con las oportunidades y desafíos que nos plantea el momento actual.

La Corona quiere expresar, una vez más, su pleno aliento y firme apoyo a las nuevas generaciones de científicos que se forman en el Centro de Biología Molecular.

Un apoyo que extendemos a todos los que día a día vuelcan lo mejor de su alta preparación y esfuerzos en la valiosa y tupida red de instituciones académicas y científicas de España.

Deseo, junto a la Reina, expresar mi felicitación y mejores deseos al selecto grupo de investigadores y de instituciones aquí representados para que alcancen los nuevos éxitos que su valía y experiencia bien merecen.

El porvenir de la ciencia española dependerá de nuestro respaldo a los jóvenes investigadores, y de nuestra confianza activa en su entusiasta capacidad de entrega a la ciencia y la tecnología.

Muchas gracias.

Se cierra la sesión.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+