Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la recepción a funcionarios internacionales españoles

Ginebra, 07.03.2005

L

a Reina y yo venimos con especial alegría y satisfacción a reunirnos con todos vosotros, funcionarios internacionales españoles y miembros de nuestro Servicio Exterior.

Como bien comprenderéis, se trata de un acto particularmente grato para nosotros en el marco de nuestra Visita Oficial a la Ginebra internacional. Una visita que incluye algunos de los principales Organismos y Agencias del sistema de Naciones Unidas que, con sede en esta ciudad, se vuelcan en los asuntos de carácter humanitario y de Derechos Humanos.

Los funcionarios internacionales, que hoy habéis tenido la amabilidad de acudir a esta reunión, tenéis la doble condición de españoles y de miembros de la familia de Naciones Unidas o de la Ginebra Internacional.

Por vuestra condición de españoles, sois los mejores Embajadores para proyectar la imagen de España en el seno de los Organismos en los que desempeñáis vuestras tareas profesionales y también, de forma indirecta, allí donde dichos Organismos desarrollan sus actividades.

Nos alegra, por ello, el esfuerzo desplegado para fomentar la mayor presencia de españoles, a todos los niveles, en los distintos Organismos Internacionales, contando con la labor sostenida que realiza el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

España tiene un firme compromiso con el sistema de Naciones Unidas. Comparte los principios y los objetivos de las Agencias y Organismos Internacionales, especialmente con aquellos implicados en lo que se ha definido como "seguridad humana". Cree firmemente, además, que los grandes retos de la Humanidad en este comienzo de Milenio deben afrontarse de manera colectiva y en un marco multilateral.

Estáis plenamente integrados en esta intensa y admirable tarea. Vuestros esfuerzos, desvelos y éxitos nos llenan de orgullo. Los apreciamos y los sentimos como nuestros.

Antes de concluir, quiero expresaros nuestro reconocimiento y mayor afecto por el trabajo que desempeñáis, orientado al servicio solidario de la sociedad y de las personas sin distinción alguna.

Os reiteramos nuestra gratitud por vuestra presencia aquí esta tarde, y os deseamos de corazón todo género de venturas, a vosotros y a vuestras familias, así como el mayor éxito en vuestras tareas y proyectos profesionales.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+