Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en la cena ofrecida al Consejo Europeo

Sevilla, 21.06.2002

S

eñoras y Señores Jefes de Estado y de Gobierno,Señores Presidentes del Parlamento Europeo y de la Comisión Europea,Señoras y Señores Ministros y Comisarios,

Sean estas primeras palabras para desearles a todos la más cordial bienvenida a esta ciudad de Sevilla que hoy acoge, por primera vez, una sesión del Consejo Europeo, con el que España termina su tercera presidencia comunitaria.

La conclusión de este semestre presidencial de la Unión Europea constituye la culminación de un esfuerzo de gran alcance de toda la sociedad española, que ha asumido con ilusión y entrega este compromiso con los ideales de Europa en un momento particularmente significativo de su evolución.

Por esta razón, esta Presidencia que ahora finaliza ha querido hacer del lema "Más Europa" una seña de identidad que tradujera el anhelo de millones de europeos que ven en Europa la expresión de una ambición. La Unión Europea es, hoy más que nunca, la plasmación de un nuevo pacto ciudadano que integra a los hombres y a las mujeres en cada uno de nuestros respectivos países.

Este pacto nos convoca a todos a la tarea de lograr una Unión que garantice la defensa de la libertad de sus ciudadanos. La Presidencia española ha querido por ello poner énfasis en la construcción de un espacio de libertad, seguridad y justicia y, muy particularmente, en la lucha contra el terrorismo. Se trata, sin duda, de un reto exigente ante el cual los poderes públicos y la sociedad civil deben responder con decisión y firmeza.

Europa es también un modelo de sociedad y de ahí la importancia de las reformas económicas y sociales en las que ciframos nuestra prosperidad futura y el desarrollo sostenible de nuestras sociedades.

La puesta en circulación del Euro en este semestre es quizá el símbolo más destacado de esta nueva dimensión de nuestro proyecto común, y un peldaño de importancia trascendental en el camino de la construcción europea.

La Presidencia española ha coincidido con un periodo en el que Europa y el mundo se hallan sumidos en un proceso acelerado de cambio. Por lo que a nuestro continente se refiere, asistimos a una mutación formidable del escenario que nos ha sido familiar durante décadas. Europa se ensancha, crece y se transforma para incorporar progresivamente a aquellos países que constituyen también parte esencial de su identidad histórica y política. Por ello, el extraordinario esfuerzo que la Unión y los países candidatos a la ampliación están realizando merece ciertamente ser resaltado y valorado ya que constituye una muestra de nuestra verdadera ambición como europeos.

La Europa resultante de este crecimiento podrá aspirar, como le corresponde por su energía y vitalidad, a ocupar en el mundo un lugar destacado y protagonista. En una realidad globalizada como es la nuestra existe una demanda de Europa a la que es preciso dar respuesta. La voz de la Unión Europea debe ser escuchada en todos aquellos ámbitos en los que nuestro continente es un actor destacado e interlocutor ineludible.

Señoras y Señores Jefes de Estado y de Gobierno,

De la realidad en que vivimos forman parte también las aspiraciones de tantos hombres y mujeres de fuera de nuestras fronteras que buscan en Europa libertad, trabajo y futuro. Nuestras sociedades tienen en el fenómeno de la inmigración un desafío formidable, que obliga a hacer un esfuerzo de gran magnitud e imaginación para garantizar los derechos de todos y lograr el objetivo de la integración, así como combatir la explotación y el tráfico de seres humanos. Nuestro modelo de sociedad, asentado sobre valores compartidos, requiere para asegurar su coherencia la cooperación de todos los Estados de la Unión para dar respuestas comunes a este fenómeno.

La Unión Europea es una entidad joven y su futuro exige reflexión y debate entre todos los actores sociales para determinar el camino y fijar las metas que entre todos deseamos alcanzar en el futuro. Son muchas las expectativas que la sociedad tiene depositadas en el proceso de construcción europea y ello deberá servir de acicate a los responsables políticos de nuestros países para alumbrar soluciones de futuro que sienten, para las próximas décadas, los fundamentos de la arquitectura de ese edificio singular que es la Unión.

Señoras y Señores Jefes de Estado y de Gobierno,

Esta Presidencia española, que está a punto de concluir, ha buscado seguir una línea de consenso entre los diferentes actores llamados a participar en su desarrollo para asegurar la consecución de unos objetivos que constituyen la aspiración de toda la ciudadanía y de toda la sociedad española.

Con este espíritu de concordia, y en esta bella ciudad europea de Sevilla, yo les invito a ustedes a trabajar por el futuro de nuestra Unión, con ambición y generosidad, en pro de la paz, el progreso y la libertad de nuestros conciudadanos.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+