Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de presentación del Fórum Universal de las Culturas Barcelona 2004

Barcelona, 12.12.2001

T

ornar a Barcelona per a conèixer els seus projectes, participar de les seves il·lusions i reforçar-les en la mida de les meves possibilitats, és un deure gratificant que faig amb especial satisfacció.

Vinc avui a fer-ho amb aquest projecte del Fòrum Universal de les Cultures Barcelona 2004, per el qual em vaig interessar des del primer dia, quan vaig acceptar presidir el Consell de Suport Ciutadà el maig del 1997.

Llavors veu tenir la intuició que el temps ha fet madurar i esdevenir en una realitat. El moment històric que vivim us dóna la raó. Avui, més que mai, hem de reflexionar sobre els nostres models de convivència en un món gairebé sense fronteres. I el diàleg, el coneixement i el respecte entre les cultures s'ofereixen com l'idioma de la pau del segle XXI.

Quelcom ha canviat per sempre. El món desigual ha deixat pas al convençiment moral, social, científic i polític, de que només hi ha un món possible: El de tots i per a tots. I el treball es ara més urgent i necessari que mai.

Hem de vincular el nostre progrés a l'avenç moral i material del conjunt de la Humanitat. La promoció de la cultura i la educació seran les avingudes d'una nova civilització, com ens recorden amb propòsit encertat les resolucions de Nacions Unides i, particularment, les de l'UNESCO.

Un mundo sin ideas es un mundo sin esperanza. Y el Fórum quiere contribuir a buscarlas, a debatirlas, a exponerlas, a vivirlas en una ciudad acogedora y cosmopolita. Necesitamos renovar las ideas para innovar también nuestras actitudes y nuestras maneras de ver la realidad, para comprender mejor el carácter universal de la cultura y de las culturas, como bien sabéis los catalanes.

Cultura universal es lo contrario de ese panteísmo relativista con que a menudo se nos aturde, en el que todo es igual y todo vale. Es un concepto beligerante, porque implica un acto de fe en la capacidad del espíritu humano para formular cuestiones fundamentales y dar respuestas efectivas a las preguntas de cada tiempo.

Dignidad de la persona, derechos fundamentales, responsabilidades colectivas, igualdad de oportunidades, desarrollo equilibrado, concierto de convivencias, son las estrellas que alumbran nuestro camino y los ejes por los que circulan nuestras preocupaciones.

No desaprovechemos esta oportunidad y pongamos en marcha una propuesta generosa en su convocatoria y en sus protagonistas. Seamos ambiciosos en el diseño de los contenidos, en el proceso, en los objetivos.

Barcelona, Cataluña y España deben y pueden contribuir a este debate de las ideas. Como siempre, pero ahora también, más que nunca. Juntos, las instituciones, las corporaciones, la sociedad civil, sus individuos, sumando esfuerzos en este proyecto colectivo del Fórum Barcelona 2004, podemos ofrecer al mundo un mensaje de esperanza en la condición humana.

Nada hay más poderoso que una idea, con auténtica voluntad de materializarla. Y puesto que es buena seguro que contáis con muchos apoyos, pero por mi parte os ofrezco mi ayuda con total convicción y compromiso.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+