Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Casino Español

México(México D. F.), 17.07.2004

A

ntes de nada quiero agradecer, en nombre de la Princesa de Asturias y mío, la cálida y afectuosa  bienvenida que hoy nos habéis querido dispensar en este Casino Español como representantes de la colectividad española en México.

Nos llena de emoción encontrarnos con todos vosotros en este primer día de nuestra estancia en México. Se trata de un momento especialmente deseado, grato e importante en  nuestro programa de visita a esta capital. Nos permite, a la Princesa y a mí acercarnos siquiera un tiempo breve a vuestras vidas, a la vez que expresar nuestro más profundo afecto a todos los españoles que viven en este querido y gran país.

Nos alegra mucho estar en México, gozar de la hospitalidad y amistad de un país con el que los españoles mantenemos vínculos muy estrechos de historia, sangre, lengua y cultura que, día a día, se amplían y diversifican a nuevos sectores y realidades contando con el esfuerzo e ilusión de tantos españoles  y mexicanos.

Dejadme que os diga que sentimos un especial orgullo al vernos hoy  rodeados de tantos compatriotas que, con su esfuerzo y trabajo ejemplares, han sido capaces de contribuir de manera notable y decidida al progreso de México sin dejar, al mismo tiempo, de mantener vivos e intensos sus lazos con España y su identidad como españoles.

Vuestra probada entrega generosa al desarrollo de México  marca una  trayectoria personal y colectiva que os distingue y honra como españoles. Una trayectoria que os convierte en soporte básico de las relaciones hispano-mexicanas. Quiero, por todo ello,  dejar constancia pública del profundo respeto, agradecimiento  y cariño que sentimos hacia todos vosotros.

Hoy representáis el contacto más vivo entre dos pueblos dinámicos, comprometidos con valores como la democracia, la justicia, la solidaridad o el desarrollo sostenible, y conscientes de la importancia de la educación, del poder de la cultura y del valor del trabajo como claves del progreso.

Deseo asimismo ensalzar el espíritu de solidaridad que caracteriza a la colonia española en México. Me alegra saber que mantenéis vuestra sensibilidad y preocupación por aquellos compatriotas que viven dificultades. Que, unidos, trabajáis para solventar los problemas de la colectividad en su conjunto. En suma,  que guardáis vivo el espíritu de ayuda mutua que siempre ha guiado la presencia de los españoles en México.

Como sabéis la actual colectividad española en México es el resultado de procesos muy diferentes. Este país siempre nos ha recibido con las puertas abiertas y habéis respondido a esa generosidad con el afecto a sus gentes,  el respeto a sus valores y costumbres, y con vuestra  dedicación y trabajo a su crecimiento y bienestar. Desde la emigración económica, pasando por los españoles exiliados tras la Guerra Civil, México y España han reforzado sus vínculos gracias al conocimiento de vuestras experiencias y trayectorias personales.

Hoy, ese esfuerzo se complementa gracias a la presencia de numerosas empresas, entidades, organismos  y nuevos profesionales llegados a México desde España con energía, ilusión y una común apuesta por el presente y futuro de este gran país.

Permitidme que insista en el sentimiento de cariño que os traemos, y que os anime a continuar trabajando en favor de nuestras relaciones bilaterales, del bienestar y progreso de este país que os ha acogido con tanta generosidad  y de una España que siempre os tiene presentes en el corazón.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+