Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de los Premios de Medio Ambiente 2003/2004

Madrid, 15.04.2004

C

elebro reunirme de nuevo con ustedes para entregar los Premios Europeos de Medio Ambiente en su Sección Española. Quiero que mis primeras palabras sean de felicitación a los principales protagonistas de este acto, que son los premiados, y a las instituciones que han hecho posible esta iniciativa y a los jurados que han estudiado y finalmente fallado estos premios.

Han pasado muchos años hasta  que la preocupación por el equilibrio entre progreso y medio ambiente comenzó a articularse en torno a la consideración del patrimonio natural como un elemento básico del desarrollo de los pueblos.

Esta convicción se instaló ya en el último cuarto del Siglo XX, con el nombre de desarrollo sostenible, en las agendas y políticas públicas, tras un proceso de intenso análisis, estudio e investigación en la comunidad científica y en ámbitos sensibilizados de la sociedad civil; un hecho vital para su mejor comprensión por parte de la opinión pública y su divulgación a través de los medios de comunicación.

El último capítulo de este proceso es la incorporación del sector privado, que, a partir de los años noventa, fue incrementando y perfilando un papel específico de la empresa en el área del desarrollo sostenible.

De esta manera, la empresa asume mayores cotas de responsabilidad social y de compromiso con el interés general incorporando a su quehacer los riesgos y los retos empresariales que supone esa búsqueda de soluciones. Pero sabiendo que así contribuyen a reducir los riesgos a medio y largo plazo, para ella y para la sociedad en general.

He seguido con interés, desde sus comienzos en aquellos años, la valiosa labor realizada en este sentido por la Fundación Entorno reivindicando el espacio propio de la empresa en esta tarea y su implicación en la búsqueda de soluciones a los problemas que plantea su desarrollo en adecuadas condiciones de sostenibilidad y sensibilidad medioambiental.

La Fundación, y con ella las instituciones aquí representadas, han traducido en España este espíritu innovador, a través de una serie de ideas y aportaciones, que se concretan en la constatación, que hoy nos reúne aquí, de que el espíritu emprendedor y los valores empresariales pueden ser catalizadores de un modelo de gestión más sostenible.

Este acto pretende destacar, al más alto nivel, la trascendencia de una nueva cultura de responsabilidad social, y la existencia de soluciones con un alto índice de creatividad, basadas en el diálogo, y más directamente adaptadas a un mercado en continuo desarrollo. Esas soluciones, además, aportan de la gestión empresarial un nuevo estilo de liderazgo, y un valor añadido, conseguido a través de la incorporación del avance tecnológico, que proporciona una mayor solvencia e indudables ventajas competitivas.

La economía mundial responde así, cada vez mejor, aunque no todo lo rápido que sería deseable a las nuevas exigencias de la sociedad y a los valores que percibe como prioritarios: crecimiento económico, igualdad de oportunidades y preservación del medio ambiente.

Las empresas que hoy reciben estos galardones nos demuestran su capacidad de asumir mejores modelos de gestión, producción y consumo, cooperación internacional y comunicación que den mayores garantías de un desarrollo sostenible. Hoy se les premia como acicate a su compromiso y como ejemplo para toda la comunidad empresarial. El esfuerzo que han realizado para encontrar fórmulas y soluciones avanzadas en cada uno de estos capítulos merece nuestro vivo reconocimiento, y marca el camino a seguir por cuantos dirigen o trabajan en empresas que persiguen un mayor compromiso social y ambiental. Su éxito nos alegra, nos interesa y nos beneficia a todos. Y por ello se  gana un mayor aprecio de la sociedad en su conjunto.

Estoy seguro de que muchos de ustedes, que hoy nos acompañan, están también empeñados en conseguir ese reconocimiento y ese éxito, si todavía no lo han logrado, o en su caso conservarlo. Les animo a perseverar en su tarea.

Termino reiterando mi felicitación a los premiados en esta edición, y a la Fundación Entorno, al Ministerio de Ciencia y Tecnología, y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, por alentar y respaldar este movimiento.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+