Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el 50 Aniversario de la Reglamentación de la Profesión de Economistas de España

Madrid, 17.11.2004

M

uchas gracias, Señor Presidente, en nombre de la Princesa y en el mío propio, por su afectuosa acogida.

Nos satisface mucho poder venir hoy al Consejo General de los Colegios  de Economistas de España para acompañaros en un día muy especial. Nos honra presidir este acto con el que inauguráis el Programa Conmemorativo del 50 Aniversario de la constitución de los Colegios de Economistas y, en definitiva, de la existencia de la profesión reglada de Economista en España.

Por ello, antes de continuar estas palabras, quiero sumarme a la más que merecida felicitación que todos dirigimos hoy a los miles de Economistas, presentes y ausentes, que por cuenta propia, en la empresa privada o en las Administraciones Públicas ejercen esta profesión, de tanta relevancia para el desarrollo y el progreso de España.

Creo que a nadie se le escapa ya la importancia que tiene, y que hoy reconocemos de manera especial, vuestro quehacer profesional, pero sobre todo es muy destacable la contribución que estos 50 años de vida colegiada representa para nuestra sociedad.

Este periodo constituye el momento histórico en el que nuestra Economía ha crecido a un ritmo más elevado contando, claro está, con una mayor apertura que en el último tercio del siglo adquiere su máximo empuje ya en un entorno de estabilidad política, bajo nuestro actual régimen de libertades y la entrada en Europa. El grado de desarrollo conseguido ha permitido un acercamiento del nivel y calidad de vida de nuestros ciudadanos al que se disfruta en los países más avanzados de nuestro entorno.

Agotado el modelo autárquico, el cambio que se produce en la sociedad española a principios de los años 50 fue acompañado por la incorporación, a la Administración Pública y a los cuadros de las Empresas, de profesionales más preparados y cualificados, que implantaron criterios más técnicos y menos burocratizados, abiertos a la modernidad. Entre ellos, un gran número eran nuevos titulados en Economía, formados en la primera Facultad de Ciencias Políticas y Económicas que se había creado en España a finales de los años cuarenta.

Durante estos 50 años, que ahora conmemoramos, los Economistas habéis estado muy presentes en los grandes momentos que jalonan la reciente historia económica y social de España: el Plan de Estabilización, los sucesivos planes de desarrollo, los Pactos de la Moncloa,  la integración de España en la Unión Europea, los ajustes que permitieron el cumplimiento de los criterios fijados en Maastricht y, más recientemente, nuestra inclusión en el espacio de la moneda única europea.

Estas reformas sustanciales contribuyeron, de forma decisiva, a configurar España como un país más dinámico, moderno y desarrollado. El papel que habéis jugado los Economistas, con vuestros acertados análisis y diagnósticos, fueron determinantes en aquellas decisiones. Sois, por ello, merecedores del reconocimiento de todos.

La racionalidad económica es hoy un elemento ineludible para la toma de decisiones a cualquier nivel, ya sea político, corporativo o individual. El diagnóstico de la realidad, la anticipación a los requerimientos en un horizonte en continuo cambio, la fijación de objetivos y prioridades, la asignación de recursos y el aprovechamiento óptimo de las potencialidades, constituyen los grandes ejes sobre los que giran vuestras decisiones en el orden profesional.

Los grandes debates económicos en torno a aquellas variables tienen una gran trascendencia, puesto que las diferentes opciones en juego pueden afectar directamente, y de manera muy diferente, al desarrollo de la sociedad y a los distintos grupos sociales y las personas que la integran.

El acierto en esas decisiones es un requisito para que el proceso económico contribuya a lograr mayores tasas de empleo, corregir desigualdades sociales y conseguir un desarrollo sostenible que permita atender las necesidades actuales, sin comprometer las de futuras generaciones. Y, por tanto, la exigencia es muy alta, como lo es el grado de responsabilidad de vuestro compromiso.

Pero pensemos también que en una democracia participativa y moderna como la española, la consecución de los objetivos de carácter económico no puede ser tarea exclusiva y aislada de los profesionales de la economía. Se precisa que los ciudadanos entiendan y acepten las propuestas económicas y que puedan participar activamente en estos procesos y debates. En esta tarea, os corresponde a los Economistas un papel no menos importante y una  responsabilidad añadida.

En estos 50 años ha sido notable la labor  desarrollada por los Colegios de Economistas, que han impulsado en el ámbito nacional e internacional la profesión de Economista, han colaborado con la Administración en los proyectos normativos de contenido económico, han prestado servicios a sus colegiados y también han contribuido a completar y actualizar su formación, en unos tiempos en que se exige ya en casi todas las profesiones la actualización continua de los conocimientos.

Esta acción de los Colegios, tiene también su reflejo en el hecho de que hoy, los estudios de la Economía y de la Empresa se encuentran entre los más demandados por los jóvenes, y la profesión de Economista es una de las más solicitadas por las empresas y las Administraciones Públicas.

Os felicitamos por esta celebración y os animo a mantener viva vuestra, ya proverbial, capacidad profesional. Existe una estrecha relación entre vuestra función social como profesionales de la Economía y los intereses de todos los españoles. Os invito, por ello, a seguir trabajando con ahínco, entusiasmo y dedicación, siempre en busca del bienestar de nuestra sociedad y la prosperidad de España.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+