Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Principe de Asturias en la inauguración de la Primera Conferencia Internacional de Software Libre

Málaga, 18.02.2004

A

ntes de nada quiero transmitiros lo mucho que celebro volver a Málaga, aunque sea por breve tiempo, y poder disfrutar de vuestra hospitalidad, tan conocida y tan apreciada por los que os visitan. Hoy me traen aquí la apertura de dos manifestaciones que reiteran el interés de esta ciudad por los temas esenciales de nuestro tiempo y su acreditada vocación cultural. Junto a la inauguración de la Exposición.  "España Años 50: Una década de creación" he aceptado con mucho gusto la invitación de la Junta de Andalucía y de los Organizadores de esta 1ª Conferencia Internacional de Software Libre.

Me alegra tener la oportunidad de dirigirme, con este motivo, a sus participantes; un colectivo diverso que incluye académicos y pensadores, empresarios, agentes y distribuidores de software y responsables institucionales, que se reúnen aquí para analizar y compartir experiencias y conocimientos sobre un capítulo fundamental de la transformación sin precedentes que supone el avance tecnológico en el campo de la información y las comunicaciones.

La convergencia acelerada de las telecomunicaciones, la radiodifusión y la informática ha generado un mundo nuevo de productos y servicios y de nuevas formas de organización y gestión, que se traducen también en nuevas oportunidades empresariales y sociales, comerciales y profesionales.

Lo esencial de este proceso es que plantea nuevos modos de relación,  que, a través de la circulación e intercambio de ideas, informaciones y técnicas,  enlazan individuos y culturas, países y pueblos en proporciones nunca conocidas hasta nuestros días.

Se trata de un salto cualitativo sin precedentes, pues plantea la posibilidad de una civilización de contenidos y alcance mundial, gracias a la universalización de los medios y recursos necesarios para participar en su formulación y desarrollo.

Las tecnologías de la información y la comunicación son las llaves maestras con las que abrimos este mundo nuevo, con tal de que sepamos garantizar  su accesibilidad a todos los ciudadanos de nuestro mundo globalizado, con independencia del lugar en que vivan, sus recursos económicos y sus condiciones sociales y culturales. Algo que todavía hoy no hemos conseguido, ni siquiera en las sociedades más avanzadas y con mayores recursos.

En este sentido, es esencial desarrollar políticas que contengan estrategias claras y fiables que, a su vez, se  concreten en acciones eficaces para lograr la implantación efectiva de la sociedad de la información.

Esta tarea no compete en exclusiva a los Gobiernos o Poderes políticos. Todos tenemos la responsabilidad -cada uno hasta donde alcance-  de hacer cuanto esté en nuestra mano para que las nuevas tecnologías adquieran el protagonismo que les corresponde en la Administración, en la educación, en las empresas, en los hogares y en la sociedad en general.

La Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, reunida en Ginebra en Diciembre del año pasado bajo los auspicios de Naciones Unidas, recogió en su  Declaración de Principios los objetivos esenciales a los que deben dirigirse nuestros esfuerzos: la búsqueda de fórmulas que garanticen a todos los beneficios y oportunidades que brindan las Tecnologías de la Información y la Comunicación; y la cooperación necesaria entre las partes interesadas para incrementar el acceso a las mismas, informando de las posibilidades que brindan los diferentes modelos de Software. Así todos los usuarios podrán desarrollar las soluciones que mejor se ajustan a sus necesidades en cada lugar y en cada momento.

La Declaración se plantea también otros puntos igualmente importantes: aumentar la confianza y seguridad en la utilización de estas nuevas tecnologías, que garantice el aprovechamiento pleno de las capacidades que ofrecen;   ampliar y desarrollar sus aplicaciones, promoviendo y respetando la diversidad cultural, y también abordar el complicado y sensible tema de las dimensiones éticas de la Sociedad de la Información, tan necesitadas de un cuidadoso y riguroso debate que ofrezca vias eficaces de lucha contra los abusos y las actividades criminales, tan a menudo presentes en la Red. Y concluye que todos ellos son los principios esenciales para la construcción de una Sociedad de la Información verdaderamente integradora.

Se trata, en definitiva, y cito textualmente: de  "construir una Sociedad de la Información centrada en la persona, incluyente y orientada al desarrollo, en la que todos puedan crear, acceder utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan alcanzar su pleno potencial en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida, fundada en los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas y respetando y defendiendo plenamente la declaración Universal de Derechos Humanos".

Animo a los ponentes y participantes en esta reunión y a todos los que la siguen a través de los medios que las tecnologías de las comunicaciones proporcionan, a reflexionar sobre esta realidad y las oportunidades de futuro que nos ofrece, y les deseo que estos tres días de trabajo y convivencia sean provechosos. Declaro inaugurada la Primera Conferencia Internacional de Software Libre.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+