Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la Colectividad Española en Paraguay

Paraguay(Asunción), 06.11.2006

E

sta mañana he iniciado mi segunda Visita de Estado a esta muy querida tierra del Paraguay con la voluntad de estrechar la especial amistad y simpatía mutua que liga a españoles y paraguayos.En el marco de mi estancia en Asunción, aguardaba con particular ilusión la ocasión de poderme reunir con todos vosotros. Me permite conocer de cerca las circunstancias que os trajeron a este país, así como vuestras preocupaciones, necesidades y aspiraciones.Nada sustituye para mí el contacto personal, ni la mirada directa sobre la realidad que rodea a nuestros compatriotas en el exterior.Me enorgullece comprobar, no sólo la alta valoración que merece la labor de los españoles en Paraguay, sino sobre todo el cariño de que sois objeto por parte del pueblo paraguayo al que sabéis corresponder con vuestro afecto y entrega, sin perder las señas de identidad, costumbres y valores, que os distinguen como españoles.En esta andldquo;isla rodeada de tierraandrdquo;, como Roa Bastos la describiera, los españoles - que aquí residís y trabajáis- no vivís ajenos a los avatares de su vida política, económica y social. Todos vosotros habéis sabido echar raíces en un país al que es tan fácil querer y en el que los españoles somos bien recibidos.Hoy como Rey deseo expresaros de corazón el respeto y la gratitud que para España merece vuestra labor diaria.Respeto, por la imagen laboriosa y solidaria de España que habéis sabido proyectar. Y gratitud, por el esfuerzo que habéis hecho, tanto por vuestras familias y localidades de origen en España, como por este nuevo hogar paraguayo que con generosidad os ha acogido.En el desarrollo de vuestras variadas ocupaciones, sois los embajadores de una España moderna y dinámica de la que nos sentimos orgullosos, como país que ha logrado recorrer tres décadas de estabilidad y gran progreso en libertad, sin parangón en nuestra Historia.Me dirijo asimismo a quienes pertenecéis a las instituciones representativas de nuestra emigración, para agradeceros vuestra labor al servicio de una comunidad española tan importante y consolidada como la que vive en Paraguay.La emigración no es fácil para nadie. No lo fue para quienes de entre vosotros optaron en su momento por dejar la tierra a la que nunca dejaron de querer.España no olvida que, hace décadas, fuisteis vosotros, los emigrantes, quienes aportasteis lo mejor de vuestro esfuerzo y vidas para contribuir al despegue económico y social de nuestro país.Es, por ello, natural que las instituciones correspondientes os tengan muy presentes a la hora de diseñar las políticas públicas en apoyo de nuestra emigración.Paraguay es hoy tierra de oportunidades para profesionales, educadores, y empresarios dispuestos a contribuir a su crecimiento. Dispone de enormes capacidades, y se vislumbran indicios esperanzadores de recuperación, que permiten prever la expansión de su economía y que deberían favorecer nuestra cooperación, intercambios e inversiones.Antes de concluir, quiero transmitir a todos los españoles en Paraguay el afecto y respaldo de la Corona, el apoyo del Gobierno y la solidaridad de vuestros compatriotas de España, un mensaje que deseo extender a cuantos, por razones de salud, distancia u ocupaciones, no han podido acompañarnos esta tarde.La Reina - que no ha podido emprender este viaje como hubiera sido su deseo-, me ha pedido unirse a mí para desearos de corazón mucha felicidad junto a vuestras familias, y mucho éxito en vuestras actividades.Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+