Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida por Su Majestad el Rey de Noruega

Oslo -Noruega-, 06.06.2006

M

ajestades,Quisiera expresar en primer lugar, tanto el agradecimiento de la Reina como el mío propio, por Vuestras amables palabras y por la calurosa acogida que nos habéis dispensado en esta nuestra segunda Visita de Estado a Noruega.Bien sabéis el gratísimo recuerdo que guardamos de nuestra anterior Visita de Estado en 1982, en la que también Vuestro augusto padre nos recibió con gran afecto y cordialidad.Mucho nos alegra a la Reina y a mí volver a visitar Vuestro país, y tener la oportunidad de conocer mejor la realidad noruega.En los últimos tiempos hemos podido encontrarnos en diversas ocasiones, reforzando así nuestro entendimiento y amistad personal. Nos ha unido también nuestra común vocación marinera.Precisamente ha sido el mar un referente importante en la historia de nuestros dos países. Hace más de mil años que las legendarias incursiones vikingas arribaron a importantes ciudades de España, como Sevilla o Santiago de Compostela, a donde poco después viajarían asimismo como peregrinos los hombres del Norte.Recordamos además nuestro común espíritu de aventura que llevó, por un lado, a los hijos de Erik el Rojo hasta Terranova y, por otro, a Cristóbal Colón a la Española y al Continente Americano. Sin él, nuestro devenir histórico no se entendería.En suma, nuestro común afán de buscar nuevos horizontes, a través del mar, nos ha moldeado como Naciones.Este espíritu se proyecta, aún hoy, en nuestra relación bilateral. Podemos y debemos cooperar fructíferamente en este campo, como bien lo demuestra la estrecha colaboración que liga a nuestras dos Marinas, en particular, a través del contrato hispano-noruego para la construcción de cinco fragatas.Majestades,Han transcurrido veinticuatro años desde nuestra anterior Visita de Estado. En este tiempo, Noruega y España se han aproximado y han llevado a cabo profundas transformaciones. Ambos países nos esforzamos en conseguir sociedades más justas y más prósperas.Noruega, gracias al esfuerzo solidario y a la buena gestión de sus responsables políticos, ha conseguido un altísimo nivel económico y social, hasta situarse en cabeza del mundo en índice de desarrollo humano, según datos de las Naciones Unidas.Por su parte, en estas décadas España ha desarrollado plenamente su estructura democrática y social, ha consolidado su presencia en las estructuras europeas y euro-atlánticas, y ha sabido proyectar su presencia en numerosas áreas geográficas.Ambos países podemos sentirnos orgullosos del camino recorrido, que nos ha llevado a una mayor colaboración y al estrechamiento de nuestras relaciones.La explotación de los ricos recursos naturales de Noruega es un campo en el que se abren vías para nuestra cooperación, respetando al máximo un medio ambiente tan rico y lleno de belleza.Noruega ha sabido utilizar con inteligencia las nuevas tecnologías desarrollando -en particular- una especialización reconocida a escala mundial en el sector de la exploración y explotación de hidrocarburos en el fondo del mar. Todo ello, sin olvidar la necesaria consecución de un desarrollo sostenible.El esfuerzo de cuidadosa administración de tal riqueza, que ya se ha proyectado en el establecimiento del Fondo de Pensiones en solidaridad con las futuras generaciones, se traduce en el envidiable progreso de Vuestra sociedad a escala internacional.Algo que Noruega ha sabido acometer sin desentenderse de la situación de otras zonas menos favorecidas del planeta.Son dignas de mención las contribuciones de Noruega para lograr la paz en distintos focos de conflicto a nivel mundial, así como para paliar la pobreza en los países más necesitados, dedicando a tal fin el 0,93% de su Producto Interior Bruto el año pasado. Más que ningún otro país desarrollado.Majestades,Noruega y España, desarrollan sus propios proyectos en aras de construir una sociedad mejor con una estrategia compartida de dimensión europea.Nos une el Espacio Económico Europeo, o la participación de Noruega en elementos básicos de la Unión Europea, como es la libre circulación dentro del Espacio de Schengen.Creemos que la Europa de hoy siempre será favorable a que haya más contacto, más comunicación, más proyectos conjuntos, en definitiva, más diálogo y cooperación.Y creemos que ese patrón de conducta es también trasladable a escala mundial dada la globalización en la que vivimos.España defiende el fortalecimiento de los foros multilaterales, comenzando por las Naciones Unidas, de manera que prevalezcan la cooperación y la acción conjunta avaladas por el Derecho Internacional.Ello nos acerca a Noruega, que siempre se ha distinguido por su plena participación y compromiso con la Organización de las Naciones Unidas, con su sistema de Organismos Especializados y con la cooperación multilateral, ofreciendo generosamente valiosos medios económicos y humanos.Majestades,No quiero dejar de reiteraros nuestro agradecimiento más sincero por la venida a España de S.A.R. el Príncipe Haakon en marzo de 2004, para trasladarnos el afecto y la solidaridad del pueblo noruego ante el profundo dolor que nos embargaba a raíz de los execrables atentados terroristas de los que Madrid había sido objeto.Fue una prueba más de la corriente de simpatía que liga a nuestros dos países, de nuestra cercanía y complementariedad.Unas características que bien reflejan los más de ochocientos mil noruegos que cada año visitan España, o los más veinte mil que tienen una vivienda o su residencia en algún lugar de las costas españolas.No es, por ello, extraño que Noruega registre un fuerte aumento en la demanda de aprendizaje del español y en el interés por nuestra cultura. Nos alegramos de poder inaugurar mañana una Exposición de arte español contemporáneo en torno a la figura universal del Quijote.Crece asimismo el número de españoles que visitan Noruega, atraídos por la impresionante belleza de sus fiordos, montañas y glaciares, así como por la hospitalidad de sus gentes y la impronta de su cultura. De ella quiero destacar en estas fechas, en que celebramos el centenario de su muerte, la insigne figura de ese gran dramaturgo noruego que fue Ibsen.Constatamos, en suma, que noruegos y españoles se acercan cada día más. Noruega mira más hacia el sur, y España -que siempre ha sido europea, mediterránea y atlántica- tiene cada vez más presente a la andldquo;tierra del Norteandrdquo;.Con ese espíritu de creciente acercamiento y sincera amistad, levanto mi copa para brindar por la ventura personal de Vuestras Majestades y de toda Vuestra Familia, por el bienestar del pueblo noruego y por la creciente amistad y cooperación entre Noruega y España.Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+