Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.A.R. la Infanta Doña Cristina en la entrega del Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política

Madrid, 02.02.2006

Es un placer presidir, una vez más, este Acto de entrega del Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política del año 2005. Lo hago con enorme satisfacción, pues es conocido por la mayoría de Ustedes mi interés por ambas disciplinas.

El Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política, convocado por el Centro de Investigaciones Sociológicas, reconoce la excelencia en el trabajo de nuestras más eminentes figuras en el campo de las ciencias sociales, como los profesores Don Francisco Murillo, cuyo reciente fallecimiento tanto lamentamos, Don Salustiano del Campo y Don Juan Linz; a ellos se une ahora Don José Jiménez Blanco, como nuevo eslabón en una sucesión de personalidades de primerísima magnitud.

Escuchar la relación de los galardonados ayuda a comprender el prestigio de este Premio, del mismo modo que los premiados han visto aumentar, su reputación al haber sido distinguidos por él.

Esta labor de reconocimiento, que viene practicando el Centro de Investigaciones Sociológicas, encaja plenamente en sus funciones de promoción de la investigación sociológica en España. Tarea entre otras, a la que viene dedicándose desde hace ya casi 30 años.

El Centro de Investigaciones Sociológicas es algo más que un organismo dedicado a la realización de encuestas.

Ha establecido también una especial relación con sus académicos e investigadores, lo que se ha traducido ya en una notable cantidad de publicaciones e investigaciones de gran calado científico, que han contribuido a un más profundo conocimiento de las realidades de nuestra sociedad.

El Premio nacional de Sociología y Ciencia Política, convocado por el CIS, reconoce la excelencia en el trabajo de nuestras más eminentes figuras en el campo de las ciencias sociales.

Este Premio Nacional puede entenderse como el peldaño más elevado de esa fructífera interacción.

El Profesor José Jiménez Blanco, reúne sobradamente muchas de las grandes virtudes que cabe esperar de los beneficiarios de este Premio.

No es fácil resumir sus numerosos merecimientos. Quizás los principales sean su permanente e inestimable dedicación a la Universidad española y su incansable esfuerzo por implantar en ella los estudios de Sociología.

Todo ello en momentos difíciles, en los que la reflexión sobre la teoría y la ciencia social independiente se reducía a escasísimos foros, dentro del ámbito universitario, cultivados por un reducido número de académicos.

No es exagerado, por lo tanto, afirmar que lo que la ciencia social española le debe al Profesor Jiménez Blanco es su misma expansión a lo largo de toda la geografía nacional, así como un vivo y continuo ejemplo del trabajo bien hecho.Como antigua alumna, puedo dar fe de su magisterio y puedo corroborar su ejemplar dedicación docente y su gran capacidad para iniciar e implicar a sus discípulos en los grandes temas que abordan las ciencias sociales.

De sus aulas habrían de salir otros muchos estudiosos, que encontraron en él un referente imprescindible para continuar avanzando en este campo fascinante de los estudios sociales.

Y es por tanto, para mí un motivo de especial alegría y orgullo haber podido entregarle esta preciada distinción, con la que hoy todos reconocemos sus méritos.

Reciba, Profesor, mi más cordial y afectuosa felicitación por este galardón, que viene a subrayar su eficaz compromiso personal y ejemplar trayectoria profesional al servicio del desarrollo académico de las ciencias sociales en España.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+