Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Mundo Automivilístico en el LXXV Salón Internacional del Automóvil

Barcelona, 17.11.1994

L

a relación entre la Casa Real y este Salón del Automóvil de Barcelona viene de antiguo. Ya en 1919, el Rey Alfonso XIII aceptó la presidencia del primer certamen barcelonés, celebrado en el Palacio de las Bellas Artes de la Ciudadela. Y, en años sucesivos, se convirtió en un asiduo visitante de la exposición. Yo mismo he venido al Salón con frecuencia, y he tenido así oportunidad de conocer, como lo han hecho millones de ciudadanos, las novedades del sector.

Son pocos los elementos que, como el automóvil, han desempeñado un papel tan significativo en la evolución de los usos sociales del siglo XX. La variedad de facetas y valores bajo los que se ha presentado y la importancia que ha cobrado finalmente su industria en nuestra organización social, han hecho del automóvil un protagonista singular de nuestro tiempo.

A principios de siglo, el automóvil atesoraba ya todo su potencial revolucionario, era clara semilla de futuro, pero sus beneficios eran disfrutados por un porcentaje minoritario de la sociedad. Prevalecían entonces entre los más entusiastas usuarios los valores relacionados con el deporte, con la competición. Sin embargo ya entonces, paralelamente, ganaban enteros entre los fabricantes los valores relativos a la investigación, el ansia de progreso y a la voluntad de hallar aplicaciones que hicieran de la automoción un elemento dinamizador de la organización social.

El sector de la automoción emplea, directa o indirectamente, a uno de cada seis trabajadores españoles. Este proceso industrial es inequívoco motivo de orgullo, y requiere obviamente toda nuestra atención y apoyo en este presente de renovaciones que atraviesa el sector.A lo largo del siglo, la automoción ha sido, en resumidas cuentas, una realidad en continua evolución que ha seguido el ritmo de los tiempos y, en ocasiones, ha contribuido a marcarlo. Es por tanto muy procedente aplaudir la iniciativa que, con tanta anticipación y acierto, tomaron los barceloneses hace tres cuartos de siglo.

La celebración del LXXV aniversario de este Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, que cada dos años, puntualmente, nos brinda la posibilidad de conocer las últimas producciones nacionales y extranjeras es un extraordinario estímulo para el desarrollo del sector.

Al felicitar a la Feria de Barcelona por la reciente remodelación de este magnífico Palacio de Congresos, quisiera, para terminar, animaros a seguir aportando lo mejor de vosotros mismos en esta empresa y desearos un futuro lleno de éxitos y satisfacciones.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+