Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente del Congo Denis Sassou Nguesso y al pueblo congoleño

Congo(Brazzaville), 22.11.1983

S

eñor Presidente, la Reina y yo agradecemos muy sinceramente a Vuestra Excelencia las cordiales palabras de bienvenida que nos habéis dedicado, y queremos dejar patente nuestra gran satisfacción personal por encontrarnos hoy en esta alegre y bella capital, la centenaria Brazzaville, cuyos habitantes nos han dedicado esta mañana un afectuoso y cálido recibimiento que nos ha emocionado profundamente.

En un espacio de tiempo relativamente breve, nos hemos encontrado de nuevo, señor Presidente, tras la estancia de vuestra excelencia en Madrid, ocasión histórica en que, por primera vez, tenía lugar un contacto entre nuestros dos países al más alto nivel.

Hemos podido comprobar, con sumo agrado, que desde entonces las relaciones hispano-congoleñas no han dejado de desarrollarse fructíferamente, en un clima caracterizado por la facilidad de entendimiento y la recíproca confianza.

Como prueba de esa amistad y continuación del diálogo iniciado entre nuestros dos países, España envió a Brazzaville, en agosto pasado, una delegación oficial para asistir a las solemnes celebraciones del vigésimo aniversario de las tres jornadas gloriosas de la Revolución.Admira mi país los logros del pueblo congoleño en los sectores de la agricultura y la alimentación, la pesca, la industria y la energía, en el ámbito de la enseñanza y en su noble empeño de construir una sociedad más culta, más próspera y más justa.

Sabed, señor Presidente, que España estará siempre al lado del Congo en ese empeño y ofrece cuanta ayuda y cooperación pueda prestar, dentro de sus posibilidades.

Seguimos también con especial atención el activo papel que, bajo vuestra dirección, desempeña la diplomacia congoleña, tanto en los diversos foros internacionales como, más específicamente, en la escena africana, al servicio de la paz y la seguridad, la cooperación internacional y la búsqueda de unas nuevas estructuras más justas.

Ello ha permitido a la República Popular del Congo actuar con eficacia en la reciente crisis de la Organización de la Unidad Africana, y aportar iniciativas de mediación y negociación para la solución pacífica de otros graves y largos conflictos en zonas críticas del continente.

Otras muestras de vuestros enfoques modernos y constructivos en materia de relaciones interafricanas lo constituye, a nuestro entender, la continua participación del Congo en el proceso de institucionalización regional, materializado en la antigua Unión Aduanera de los Estados del Africa Central y en la nueva Comunidad Económica de dichos Estados, recién nacida en Libreville y modelo de cooperación, al margen de ideologías y doctrinas políticas.

Señor Presidente, España, como nación que comparte una misma lengua y cultura con los países hispanoamericanos, no puede hoy ser insensible ante la gravedad de la situación por la que atraviesan muchos de aquellos pueblos hermanos, desde la América central hasta el cono sur americano.

Por otro lado, por sus características propias como nación mediterránea, que ha tenido un largo contacto histórico con los pueblos africanos, comprende fácilmente las preocupaciones y las iniciativas de la política exterior congoleña.

Entendemos que la nota más definitoria del mundo contemporáneo es la interdependencia de todas las naciones y que de ello se deriva la obligación general de esforzarse por la consecución de un mundo seguro y en paz, en el que todos los pueblos tengan los mismos derechos.

En este sentido, apoya mi país todos los esfuerzos tendentes a lograr un nuevo orden en las relaciones internacionales, consciente de que son las estructuras sociales y económicas injustas la causa profunda de numerosos conflictos, frecuentemente mal interpretados y simplificados en términos exclusivos de confrontaciones estratégicas globales.

Creemos también que la carrera de armamentos es una amenaza para la paz, pues al desviar recursos limitados que deberían aplicarse a los graves problemas del desarrollo, se perpetúan situaciones de necesidad y pobreza, generadora de inestabilidad.

En este contexto, España ha aportado todo su esfuerzo en el marco de la Conferencia de Cooperación y Seguridad en Europa, recientemente clausurada en Madrid, y participa activamente tanto en el Comité ad hoc para la Conferencia Mundial del Desarme como en la Conferencia para el Desarme en Europa, actualmente reunida en Helsinki.

En el continente africano, España, como lógica consecuencia de los principios que rigen su política exterior, apoya inequívocamente y con pruebas tangibles las justas causas de la independencia auténtica y total de Namibia y de la lucha contra el apartheid.

Como vuestra excelencia sabe, mi país se esfuerza, en la medida de sus posibilidades, por aportar su contribución al desarrollo de los pueblos africanos. Lógicamente, por razones históricas de convivencia, es actualmente la República de Guinea Ecuatorial el principal beneficiario de la cooperación española. Vemos, por ello, con lógica satisfacción, la presencia de ese país, junto al vuestro, en el seno de la recién creada Comunidad de los Países de Africa Central, incorporándose así al esfuerzo solidario de la región a la que pertenece.

En el plano bilateral, señor Presidente, nuestros respectivos gobiernos se encuentran, por un lado, con el desafío de profundizar al máximo las relaciones de cooperación ya existentes y, por otro, de buscar nuevos cauces de entendimiento y colaboración. Sólo así serviremos lealmente a la causa del bienestar y el progreso de nuestros pueblos.

Para concluir, deseo invitar a todos los presentes a brindar conmigo por la felicidad personal de Su Excelencia, el jefe del Estado congoleño y la señora de Sassou Nguesso, por el éxito de los esfuerzos de su Gobierno y por la prosperidad del noble pueblo del Congo.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+