Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a los hispanistas en el Instituto de España

Reino Unido(Londres), 23.04.1986

D

istinguidos profesores e hispanistas, constituye para mí una ocasión de especial importancia el reunirme con ustedes en la misma fecha en que se celebra el aniversario de los dos máximos representantes de las letras británicas y españolas: William Shakespeare y Miguel de Cervantes.

El hispanismo británico, cuyos orígenes habría que buscar en el interés por la cultura y la lengua española de las más antiguas universidades del país, ha conocido desde principios de este siglo una importante renovación, siguiendo el nuevo acercamiento a los estudios literarios de la crítica inglesa a partir de los años veinte.

Como consecuencia de esta influencia renovadora, los estudiosos británicos han realizado una importante labor de investigación, fundamentalmente dirigida a las obras de nuestros clásicos, interesándose después por la literatura contemporánea, especialmente representada en las generaciones de 1898 y de 1927.

Para un español resulta gratificante saber que eminentes hispanistas de nacionalidad británica, muchos de los cuales nos honran hoy con su presencia en este Instituto de España, han realizado estudios de tal enjundia e inspiración de nuestros principales poetas del siglo de oro, de nuestra comedia clásica, de la novela de Cervantes, que sus trabajos, lejos de constituir un mero resumen o repetición de la exégesis española, han supuesto un mejor entendimiento y una rica aportación al acervo de las letras hispanas.

El interés por la literatura moderna española se acentuó en Inglaterra a partir de la II Guerra Mundial, y también en este terreno el hispanismo británico ha conseguido frutos sazonados en sus estudios sobre Galdós, Antonio Machado, Baroja y Unamuno. La especial sensibilidad y la idiosincrasia sumamente española y andaluza de Federico García Lorca ha calado también profundamente, no sólo en la clase académica sino en el público inglés, siendo quizá el poeta granadino uno de los exponentes más conocidos de nuestra cultura en Gran Bretaña.

Especial referencia quisiera hacer también de los profesores de las universidades politécnicas británicas que enlazan asimismo con la tradición hispanista, pero adaptándola a las necesidades técnicas y económicas del momento. Ellos han comprendido bien la importancia que el conocimiento de una lengua, como el español, de uso mundial, tiene en la promoción y cimentación de unas mejores relaciones y cooperación técnica, comercial y financiera.

Pero la fuente y la cantera de la enseñanza del español en el Reino Unido, que desafortunadamente no tiene en la actualidad la amplitud que se merece, se encuentra sin duda en los profesores de enseñanza primaria y media, algunos de cuyos representantes se encuentran también con nosotros. Los esfuerzos de estos profesores, han permitido mantener viva la llamada de nuestra lengua y educar a los futuros estudiosos del español de las universidades y politécnicas.

Distinguidos profesores y queridos hispanistas, en el marco de esta primera visita oficial al Reino Unido he tenido especial interés en reunirme con ustedes, para testimoniarles la admiración y el respeto que siento por su esfuerzo.

También quiero llevar a sus ánimos la esperanza de que la difusión de la lengua y la cultura españolas no se vean afectadas por ninguna situación coyuntural, ajena a sus legítimos intereses.

He querido entrevistarme con ustedes precisamente aquí, en el Instituto de España, centro que desde hace cerca de cuarenta años lleva desarrollando una importante labor de relación con el hispanismo británico y que ha sabido siempre mantener una actitud digna e independiente, especialmente en épocas no muy favorables para la difusión de la cultura española en Gran Bretaña.

Precisamente en este Instituto se celebra estos días una exposición que muestra la obra y el tiempo de nuestro filósofo, don José Ortega y Gasset, uno de los máximos exponentes contemporáneos de un pensamiento español moderno y profundamente europeo.

En efecto, sería ilusorio pensar que, a pesar de todo lo que España puede representar como cuna de la lengua española, seamos los españoles los únicos promotores y representantes del hispanismo.

La presencia aquí, entre nosotros, de importantes profesores y estudiosos británicos que han dedicado su vida a profundizar y divulgar la lengua de Cervantes en diversas partes del mundo, constituye un testimonio de que somos un eslabón más en la cadena de trescientos millones de hispano-parlantes, y que de alguna forma a España le corresponde el gran honor de representar a esta comunidad hispánica en la Comunidad Europea, en cuyo seno deseamos una fecunda colaboración cultural y educativa con nuestros amigos del Reino Unido.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+