Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la Diplomacia española al clausurar el curso de la Escuela Diplomática

Madrid, 07.06.1989

A

l finalizar el año académico de la Escuela Diplomática, nos satisface presidir como en años anteriores el acto de su clausura, con la entrega de los correspondientes despachos a los nuevos diplomáticos españoles y los diplomas a los alumnos de veintiocho naciones que han seguido, también con éxito, el Curso de Estudios Internacionales.

En una época en que las relaciones internacionales de todo orden se intensifican de forma acelerada, se hace indispensable la adecuada formación de los diplomáticos que los capacite debidamente para las múltiples tareas que han de desarrollar en el futuro inmediato. Por ello, al dirigiros mi saludo, quiero expresar mi certidumbre de que la preparación adquirida en estas aulas, imprescindible para esa formación completa que hoy en día se requiere, hará posible vuestro mejor servicio al engrandecimiento de España, al que sin duda dedicaréis todo vuestro esfuerzo personal y sacrificio, como dejó patente recientemente, y en el mejor de los ejemplos, el embajador de España Pedro Arístegui, quien en su día también aprendió en esta misma Escuela todo lo que exige el servicio a España. Que su ejemplo sea vuestra guía en esta vida nueva que comenzáis.

El primer objetivo que la diplomacia ha de lograr es la paz para todos los pueblos. Una paz que asegure a los hombres, sin distinción alguna, el derecho a ser libres. El espíritu de cooperación y de diálogo debe presidir siempre como forma de entendimiento de las naciones. Por eso me congratula saber que en las aulas de la Escuela Diplomática, alumnos de todos los continentes se forman y conviven a través del diálogo y la comprensión, elementos integradores de ese objetivo de paz entre las naciones, mientras fomentan dignos ideales comunes. Vaya, pues, mi felicitación a esos alumnos, a los que deseo un futuro profesional fértil, donde puedan aplicar de forma eficaz ese principio de armonía que debe ser cauce inquebrantable por el que discurran las relaciones entre los Estados.

El entusiasmo con que iniciáis vuestro trabajo los nuevos secretarios de Embajada, forma parte de una noble y singular vocación, que tendréis que mantener viva, con generosidad, a lo largo de muchas vicisitudes, a veces difíciles. No olvidéis que, entre vuestras muchas funciones, se os ha conferido el alto honor de la responsabilidad de defender los intereses nacionales en el exterior, y la protección, también prioritaria, de nuestros compatriotas residentes fuera de la patria, en todo cuanto pudieran necesitar.

Asimismo deberéis expandir nuestra riqueza cultural, acumulada a lo largo de los siglos, en muchos aspectos compartida por otras naciones, especialmente del mundo iberoamericano, y que sin duda servirá para que España sea mejor conocida y más respetada.

Es mi deseo ferviente que con vuestra voluntad y empeño en el diario trabajo, colaboréis al mejor desarrollo de la acción exterior del Estado. Los diplomáticos, por su conocimiento y experiencia, son en gran medida los mejores ejecutores para llevar a buen fin las metas de la política exterior que señale el gobierno de la nación.

La historia avala fielmente, de forma positiva, lo que nuestra diplomacia ha representado en los avatares internacionales de la nación a través de siglos.

Con la confianza de que mantendréis siempre firme vuestra fidelidad a los principios y enseñanzas adquiridos en la Escuela Diplomática, os reitero a todos mi felicitación.

Queda clausurado el curso 1988-89 de la Escuela Diplomática.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+