Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción

Madrid, 15.12.1993

S

iempre he seguido, con gran atención e interés, la importante labor que la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, así como otras muchas organizaciones, vienen desarrollando en el campo de las drogodependencias.

Muy preocupado por la trascendencia social y personal de las toxicomanías, puedo seguir casi a diario, gracias a la actividad de la Reina en este campo como Presidenta de Honor de esta Fundación, la evolución y desarrollo de tan grave problema, que afecta de forma tan directa a la sociedad.

De ahí la gran satisfacción que para mí supone el presidir este Consejo, cuando se incorporan a la Fundación, como Patronos-Consejeros, un elevado número de representantes de los medios de comunicación social. A todos, mi más cordial bienvenida.

Entre todas las formas de patronazgo social, una de las más interesantes es la que puede ejercerse por los medios de comunicación.

El notable apoyo económico que supone la publicación o difusión gratuita de diferentes mensajes publicitarios, se combina con el efecto moral y disuasorio que la palabra y la imagen pueden ejercer en los potenciales consumidores de droga. El resultado de ambas acciones produce siempre un gran beneficio a la sociedad.

El área de la prevención, elegida por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción como campo de actuación es, por tanto, la idónea para que la colaboración de los medios de comunicación y los publicistas se manifieste en su más alta eficacia.

Espero de vuestra imaginación, talento y generosidad, una cooperación entusiasta. La dignidad individual de muchas personas, puede ser mantenida o conquistada con más facilidad gracias a vuestro apoyo solidario.

La droga fue definida por la Reina, en acertadas palabras, como un mito al revés, porque nos ofrece sugerentemente una fórmula engañosa para liberarnos de nuestros males.

Poco podría añadir yo sobre este problema que no haya sido suficientemente debatido y tratado en diferentes foros nacionales e internacionales, y cuyas conclusiones los diferentes gobiernos e instituciones tratan de plasmar en planes de actuación.

Frente a la necesidad de aplicar políticas globales y coordinadas contra la droga, cuyos resultados normalmente requieren tiempo para materializarse, quiero destacar algo que todos nosotros podemos aplicar de forma inmediata.

Se trata del apoyo familiar. La familia constituye el vínculo más generador de comprensión y afecto que existe. Algunos de sus principios básicos, como la generosidad y la entrega, son los elementos fundamentales para lograr el triunfo de la libertad y la vida, que las personas afectadas por la droga ven tan amenazadas.

1994 ha sido declarado por las Naciones Unidas, el Año Internacional de la Familia. Es ésta una buena ocasión para que en ese contexto se estimule y acentúe la participación de las administraciones públicas, instituciones, entidades y organizaciones no gubernamentales, con el objetivo de erradicar el lacerante problema de la droga.

Ni la Reina, ni yo mismo, ni mis hijos, escatimaremos ningún tipo de esfuerzo para apoyar esta causa noble y solidaria, así como cualquier otra de carácter social que pueda ayudar a nuestros semejantes a alcanzar mayores cotas de dignidad y bienestar.

Muchas gracias.

Se levanta la sesión.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+