Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a los aragoneses en su visita a Caspe

Zaragoza(Caspe), 21.10.1993

D

esde hace ya quince generaciones sois los depositarios privilegiados de una de las más hermosas tradiciones aragonesas: el apego a la justicia y a la ley y la decidida voluntad de resolver los problemas, grandes o pequeños, mediante el recurso al derecho.

Caspe fue el escenario de un hito singular en la historia de España y de Europa y es bueno que, todos juntos, nos esforcemos en recordarlo. En los albores del siglo XV, hace ya más de medio milenio, vuestros abuelos hospedaron en sus casas a los delegados que representaban a los pueblos de la Corona de Aragón.

Aragoneses, catalanes y valencianos establecieron reglas de juego inteligentes, presididas por la firme decisión de hallar solución pacífica y política a su común futuro, que, en dos generaciones más, sería el de todos los pueblos de España.

De nada sirve la historia si no se convierte en materia de reflexión y de enseñanza. Vosotros guardáis celosamente su legado como algo vivo. Tenéis la fortuna de admirar cada día ante los ojos la venerable silueta de la Colegiata y de pasear por calles cuyas casas y nombres os hablan por sí solas de la grandeza de aquel suceso político.

Al animaros a perseverar en ese empeño, os damos las gracias por el caluroso recibimiento que nos habéis dispensado y que siempre recordaremos con emoción y gratitud.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+