Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega de la XV Edicion del Premio Francisco Cerecedo de Periodismo

Madrid, 17.12.1998

C

elebramos hoy los quince años de la institución del Premio "Francisco Cerecedo" de Periodismo, y como Presidente de Honor de la Asociación de Periodistas Europeos quiero felicitaros por el alcance y la significación que estos galardones han conseguido en el ámbito social y de cultura en el que nacieron. A la ventana ya prestigiosa de estos premios se han asomado invariablemente la inteligencia, la libertad de pensamiento, la capacidad de diálogo, la preocupación pública, el sentido ético y la gracia de la expresión. Todo ello unido, claro está, al recuerdo necesario y sincero que dedicamos a "Cuco Cerecedo".

Las cualidades a las que aludía, sin duda distinguen al premiado en esta décimo quinta edición, Jon Juaristi, cuyo proceso intelectual y de conciencia es una prueba emocionante de la dolorosa reflexión a la que el hombre interiormente libre somete la historia. La libertad es una carga que es necesario subir hasta la cima de la propia conciencia, es la misma pesadumbre de Sísifo, y la esperanza siempre renovada es la de un Sísifo triunfante.

Jon Juaristi es un gran escritor, profesor de literatura, poeta, y la corriente de su pensamiento se ha vertido en libros y periódicos, probando una capacidad de comunicación excepcional. Su penetración en la realidad apoyándose en las formas de conocimiento que previene la historia, alcanza lo que está más allá del conocimiento cuando se funde con la experiencia, la sabiduría. El arrojo y la disciplina de sus ideas, su método de pensar, son una luz que nos alumbra y un ejemplo que nos estimula. Como profesor de Historia de la Literatura en la Universidad del País Vasco, especializado en el siglo XIX, posee la visión conjunta, global, del gran abatimiento español que culminó en 1898 y sus derivaciones melancólicas. Quizá otro vasco ilustre, don Miguel de Unamuno, sea el antecedente más cierto de Jon Juaristi.

Mi felicitación, pues, a él, y al hacerlo, quiero agradecerle especialmente el recuerdo tan brillante como afectuoso que ha dedicado a quien fuera mi querido profesor de Historia del Derecho: D. Francisco Tomás y Valiente, y mi felicitación también a la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos que no ha descendido jamás del alto criterio de sus deliberaciones a la hora de otorgar estos premios. 

Y asimismo por su ya larga dedicación a la idea de Europa como proyección histórica de las viejas e irrenunciables naciones que han hecho verdadero el sueño de la Unión. Estamos en el camino de la perfección posible y vuestra Asociación ha trabajado con asiduidad y con fruto por la idea de la Europa unida desde los tiempos en los que aún no estábamos en la Comunidad. Tanto esfuerzo, con el de otros muchos españoles, con el de los Gobiernos de España y el de una sociedad abierta al gran desafío de la modernidad, ha hecho que sea hoy España una referencia inesquivable de la identidad europea.

Estos son mis sentimientos y esa es mi felicitación. Felicitación que reitero a Jon Juaristi y con él a cuantos hasta hoy obtuvieron el premio, pues hoy es día de recuerdos gratos en este décimo quinto cumpleaños del "Francisco Cerecedo", y felicitación también a los jurados que supieron reconocer, entre los más valiosos candidatos, el claro pensamiento y el ingenio.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+