Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Discurso de Su Majestad el Rey con motivo de la Pascua Militar

Palacio Real de Madrid, 06.01.1996

Q

ueridos compañeros,

Un año más me reúno con vosotros en este día para celebrar la Pascua Militar y expresaros mi tradicional felicitación y mis mejores deseos de ventura para el año nuevo.

Mi agradecimiento al Ministro de Defensa por su detallada exposición de los logros obtenidos y metas alcanzadas a lo largo de estos doce meses.

Quiero destacar la profunda evolución que ha experimentado nuestra política de paz y seguridad. España ha debido impulsar sus capacidades específicas de disuasión, despliegue, reacción y proyección, desde su posición de miembro activo de las organizaciones defensivas de nuestro entorno, según el esquema de seguridad colectiva.

También hemos participado solidariamente con Naciones Unidas en operaciones de mantenimiento de la paz, de ayuda humanitaria, allí donde hemos sido requeridos.

El nuevo escenario estratégico internacional y la presencia más activa de España en los foros de defensa y seguridad han requerido mantener un número importante de unidades terrestres, navales y aéreas en teatros alejados y durante largos períodos de tiempo.

Desde hace cinco años la actuación de nuestros militares en el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, Irak, Angola, Namibia, Centroamérica, Haití, Ruanda, Mozambique y en la antigua Yugoslavia, es buena prueba España del esfuerzo que España ha hecho por mantener la paz en el mundo.

Quiero hacer una mención especial a nuestra actuación en la antigua Yugoslavia. España ha sido un factor clave para el proceso de paz recientemente iniciado y muy especialmente en la reconciliación y reconstrucción de la ciudad de Mostar por parte del Ejército de Tierra.

Nuestra presencia en la zona también ha sido notoria con los numerosos buques de la Armada que han navegado por sus aguas, con las miles de horas de vuelo realizadas por los aviones del Ejército del Aire y con la vigilancia, siempre precisa, de la Guardia Civil.

Todo ello pone de manifiesto la calidad humana y profesional de nuestras tropas y la eficacia. operativa de nuestras unidades. No debe, pues, sorprendernos que los militares españoles se hayan convertido en punto de referencia en ese tipo de misiones.

Deseo resaltar una vez más la plena integración de las Fuerzas Armadas en la sociedad y el orgullo que los españoles sienten por sus Ejércitos, constituidos por hombres y mujeres sin más ambición que ser los primeros en el cumplimiento del deber y en el engrandecimiento de la Patria.

Me congratulo de esta unión, pues no debemos olvidar que la Defensa es deber de todos los españoles, y sus Fuerzas Armadas el elemento esencial, en alerta permanente y constante.

Nuestros Ejércitos deben estar siempre dispuestos para desempeñar sus cometidos, tanto en el mantenimiento de la paz como en situaciones de crisis o de conflicto, desde la convicción de que son un medio eficaz para evitarlas. Su fin y aliento lo constituyen la legitimidad de su causa y el apoyo mayoritario de la comunidad nacional.

En esta plena integración de las Fuerzas Armadas en la Sociedad a la que sirven, merece un recuerdo especial la figura del fallecido Capitán General Gutiérrez Mellado, quien trabajó, hasta el último día de su vida, para impulsar un mayor y mejor conocimiento de las funciones que deben desempeñar los Ejércitos en el marco de una sociedad avanzada.

Hace más de veinte años que me honro en ser vuestro Jefe Supremo. Siempre me he sentido orgulloso de vosotros, y quiero aprovechar esta ocasión para agradeceros una vez más vuestra disciplina, lealtad, generosidad y entrega.

En mis frecuentes visitas a unidades, centros y organismos, he observado que la operatividad se mantiene gracias a una excelente gestión, basada en la austeridad y en la profesionalidad, que trata de armonizar las necesidades existentes con los recursos de que se disponen.Aprecio el esfuerzo que realizáis para que nuestras Fuerzas Armadas consigan cumplir su misión, centrando vuestra actuación en aquellas actividades que reportan una mayor rentabilidad y eficacia operativa. Igualmente, he comprobado la creciente y plena incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas, tanto a los cuadros de mando como a la tropa profesional, que están dando unos resultados, no por esperados menos dignos de elogio.

Quiero dedicar, en esta Pascua, un recuerdo lleno de afecto al Personal Civil que trabaja al servicio de la Administración Militar. Su profesionalidad y buen hacer han estado siempre fuera de toda duda. Pero hoy, además, quiero mostrar también nuestro dolor y nuestra admiración porque, amén de su trabajo, han entregado lo más precioso que poseen: su propia vida.

En efecto, el terrorismo sigue siendo una gravísima lacra de nuestra sociedad, que reclama la mayor firmeza para combatirlo.

La Corona lamenta profundamente la pérdida de todos los españoles que murieron y los que fueron mutilados, víctimas de brutales y cobardes atentados terroristas. Asimismo, se siente solidaria con sus familiares, a quienes desde aquí envío un cariñoso saludo.

También mi recuerdo emocionado, como primer soldado de España, a cuantos derramaron su sangre generosa, fueron heridos o retenidos cumpliendo con su deber fuera de nuestras fronteras o en el desempeño anónimo y callado de su actividad militar.

Queridos compañeros, os aliento a continuar en vuestro empeño por conseguir unas Fuerzas Armadas capaces de dar respuesta a los retos de este final de siglo y de mantener la paz y seguridad de todos los españoles, condición necesaria para el ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en nuestra Constitución.

Recibid Mi más afectuosa felicitación y la de Mi Familia con los mejores deseos y esperanzas para el año que comienza.

¡Viva España!

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+