Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del VI Premio Bartolomé de las Casas

Madrid, 13.03.1997

C

on mucho gusto acudo una vez más a la Casa de América para entregar el Premio Bartolomé de las Casas, creado para distinguir a las personas e instituciones que más hayan destacado en la defensa del entendimiento y concordia con los pueblos indígenas de América, en la protección de sus derechos y en el respeto de sus valores. Este Premio es, desde su primera edición en 1991, un claro testimonio de nuestra participación activa en la salvaguarda de las comunidades amerindias.

En 1996, el Jurado del Premio decidió concederlo "ex aequo" a la "FENAMAD", por su continua defensa en favor de los pueblos indígenas hermanos "no contactados" o "voluntariamente aislados" y a Guillermo Céspedes del Castillo, Catedrático de Historia de los Descubrimientos Geográficos, por haber dedicado su vida a la investigación histórica, contribuyendo con su obra al entendimiento y concordia con las comunidades indígenas americanas.

La "Federación nativa del Río Madre de Dios y afluentes" se creó en 1982 para responder a las necesidades que tenían las poblaciones indígenas de esta zona del Amazonas peruano y para hacer frente a las distintas amenazas que venían sufriendo sobre el elemento consustancial de su existencia: la tierra y la riqueza, que les proporciona.

Desde 1986 ha realizado un trabajo ejemplar no sólo en la consolidación y salvaguarda de los derechos de los Nahua y los Manu que habitan aquellos territorios, sino también en la promoción de políticas de salud y educación que potencian su identidad cultural.

Su último logro ha sido el reconocimiento de la Federación, respaldado por la Ley,  como representante legítima de estos pueblos frente a las intromisiones de actividades petroleras indiscriminadas en sus tierras, consiguiendo que éstas se vigilen y obteniendo compensaciones económicas por los daños producidos.

Pero el compromiso de FENAMAD no se agota en la obtención de estos resultados, ya de por sí muy importantes. Por eso quiero destacar aquellos empeños suyos que miran sobre todo al futuro y al desarrollo de los pueblos y comunidades a las que dedican su trabajo.

Los pueblos "voluntariamente aislados" son los mejores conservadores y guardianes del medio ambiente y los ecosistemas de las zonas que habitan y en las que custodian sus territorios ancestrales. Por ello, debemos protegerlos. A lo largo de los siglos han sabido crear una gran variedad de estrategias de adaptación al medio y unos sistemas de producción flexibles para adaptarse a los cambios y mantener lo que, en términos actuales, podríamos llamar un "desarrollo sostenible", por lo que debemos apoyarlos.

Asímismo, mucho se puede aprender de ellos, de la admirable economía con que optimizan los recursos de que disponen sin destruirlos, de su ingeniosa y eficaz adaptación al medio, de su paciencia para extraer de lo cotidiano las fórmulas más aptas para asegurar el mañana.

Los pueblos indígenas de América son nuestros compatriotas en la Comunidad Iberoamericana de la que tanto nos enorgullecemos. Forman parte íntegramente de nuestro pasado y también de nuestro presente, y tienen sus derechos propios, que tenemos obligación de respetar.

Este no es ni mas ni menos que el significado de la doctrina de Bartolomé de las Casas, (actual y vigorosa en nuestros días) capaz de superar positivamente el uso malintencionado que de ella se ha hecho en el pasado.

Don Guillermo Céspedes del Castillo, Catedrático de Historia de los Descubrimientos Geográficos, en la Universidad Complutense de Madrid, como dije al principio ha dedicado la mayor parte de su vida profesional al estudio del entendimiento y concordia, a lo largo de la Historia, entre España y América.

Como Jefe de Publicaciones y editor del Anuario de estudios americanos y miembro de la Real Academia de la Historia y correspondiente de las de Chile, México, Perú, El Salvador, Ecuador, Panamá, Uruguay, Bolivia, Puerto Rico, Guatemala, Santo Domingo y Salzburgo, ha difundido su pensamiento y contribuído a reforzar esta relación mediante numerosos libros, ensayos y artículos. Ha colaborado en importantes obras colectivas, como "La Historia social y económica de España y América" dirigida por el profesor Vicens Vives, en la que ha realizado los volúmenes dedicados a América en los Reinados de los Reyes Católicos y las Indias españolas en los siglos XVI y XVII.

En su figura se reconocen justamente los méritos de cuantos se dedican a analizar nuestra Historia común y a esclarecerla conforme a los últimos conocimientos y las técnicas historiográficas más actuales.

El profesor Céspedes nos enseña la lección imprescindible de cuanto hicimos en el pasado, ilustra nuestros errores para que evitemos repetirlos, y nos abre un nuevo horizonte de convivencia en la solidaridad que nos lleva a construir juntos una Comunidad de convicciones y afectos, capaz de edificar con energía y sin recelos la Iberoamérica que debe ser uno de los principales protagonistas del mundo del tercer milenio.

Al felicitar de corazón a quienes hoy han sido galardonados expreso mi confianza en que su espíritu y el de estos Premios, siga vivo y produzca los frutos que esperamos para reforzar nuestra unión y realizar mejor la tarea que nos reclama. Para ello os ofrezco mi concurso y apoyo.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+