Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Cuerpo Nacional de Policía en el día de sus Patronos y de la clausura de los actos conmemorativos del CLXXV aniversario de la creación de la Policía Española

Madrid, 30.09.1999

V

engo a presidir este acto, con el que celebramos el día de los Santos Angeles Custodios, Patronos de la Policía, y con el que culminan las celebraciones del ciento setenta y cinco aniversario de la creación de la Policía Española, para transmitiros mi aliento en el ejercicio de vuestra delicada tarea.

Y también para animaros a seguir realizándola con el espíritu de entrega, sacrificio y servicio a la sociedad que es el rasgo distintivo de vuestra vocación.

Proteger del libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana son las misiones que la Constitución atribuye a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Ejecutarlas supone una especial responsabilidad, que me consta asumís con profesionalidad y eficacia.

Vivimos tiempos de cambio. La aparición de nuevos conceptos y realidades, como los de la globalización o el acelerado avance sin precedentes de la tecnología, ofrece grandes posibilidades, pero a la par presenta también otras dificultades, como los nuevos tipos de delitos, más sofisticados, que suponen un reto a vuestra capacidad y preparación.

Sé, como todos los españoles, que los miembros del Cuerpo Nacional de Policía están continuamente en actitud vigilante frente a estas variantes delictivas, y prestan servicios muy meritorios en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el blanqueo de capitales o el delito cibernético.

El esfuerzo de superación constante realizado por vuestro Cuerpo para incorporarse a las nuevas metodologías de trabajo, le sitúa hoy en un lugar destacado entre las más avanzadas organizaciones policiales del mundo, con las que colabora eficaz y lealmente en la persecución del crimen de carácter supranacional.

Pero si importante y necesaria es la especialización policial, igualmente decisiva es la dedicación de los miles de agentes que trabajan día y noche por la seguridad de las calles y los barrios de nuestros pueblos y ciudades.

La proximidad a los ciudadanos es y debe seguir siendo un objetivo indispensable de la actividad policial, que con ella se gana y acrecienta su estima y su confianza. En este día de vuestros Santos Patronos, quiero felicitaros a todos, cualquiera que sea vuestro rango y responsabilidad, y extender esa felicitación a vuestras familias y amigos.

Dedico también un especial homenaje a todos aquellos que dieron la sangre y la vida en el cumplimento del deber, uniéndome al dolor y memoria de sus familiares y compañeros. Permitidme que dedique un recuerdo emocionado al agente del Cuerpo Nacional de Policía, Don Antonio Domínguez Castillo, que anoche mismo entregó su vida en Granada en defensa de la libertad y seguridad de sus conciudadanos. Estoy convencido de que su sacrificio no será inútil.

Enhorabuena a todos por vuestro ejemplo cotidiano,  felicidades por vuestra onomástica y mi afectuoso saludo a los Directores de Policía de diferentes países que han querido compartir con nosotros estos entrañables e inolvidables momentos.

En este día tan significado os animo a seguir avanzando y reforzando  vuestro compromiso de servicio a España y a todos los españoles.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+