Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Invocación de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al Apóstol Santiago en la clausura de la Peregrinación Europea de Jóvenes, en el Año Santo Compostelano

La Coruña(Santiago de Compostela), 08.08.1999

A

póstol Santiago, amigo del Señor y Patrón de nuestra España, Al acudir hoy a Compostela, me siento especialmente unido a los numerosos miles de jóvenes que, viniendo de todas las partes de España y de muy diversas ciudades de Europa, han querido peregrinar hasta tu Sepulcro en el último Año Santo Compostelano de este siglo y de este milenio, anticipando, de alguna manera, la experiencia espiritual que están invitados a vivir en Agosto del año entrante en Roma, junto a los sepulcros de los Apóstoles Pedro y Pablo, con ocasión del Jubileo del Nacimiento de Jesucristo.

A todos vosotros os dedico mi saludo con especial afecto, participando de vuestro gozo de peregrinos.

Saludamos también con respeto y estima al Señor Cardenal Secretario de Estado, quien nos preside como Legado especial de Su Santidad y cuya presencia nos evoca el hecho de que fue el propio Juan Pablo II, quien hace exactamente diez años, en el Monte del Gozo, rodeado de centenares de miles de jóvenes llegados de todos los pueblos del mundo, te invocaba a tí,  Apóstol Santiago, mientras confesaba su esperanza en las jóvenes generaciones.

Deseamos compartir con el Papa su esperanza en el futuro, como compartimos la reiterada confianza que deposita en los jóvenes, a pesar de las dificultades que a menudo les envuelven.

Y porque los jóvenes necesitan aliento y ayuda, acudimos a tí, Señor Santiago.

Tu memoria apostólica nos acerca a Jesucristo, tu Maestro, en esta hora final del segundo milenio del cristianismo, mientras por tu intercesión pedimos a Dios perdón por los errores que hayamos podido cometer como colectivo, e imploramos la fortaleza divina para caminar con acierto en el tiempo nuevo que se nos pide vivamos con ilusión responsable.

Desde esta Plaza del Obradoiro, en la cercanía de tu Casa, pedimos tu patrocinio para que seamos capaces de asentar nuestras vidas sobre valores e ideales solidarios y generosos y, con ese bagaje, contribuir al desarrollo armonioso de nuestra sociedad y al bienestar material y moral de todas las personas.

Que el mensaje ya bimilenario que tú nos anunciaste ilumine nuevas etapas de nuestro vivir histórico, en las que se superen los antagonismos y conflictos que todavía enfrentan y atenazan a pueblos y regiones de Europa, y en las que los jóvenes puedan caminar por un sendero común de fraternidad, de justicia y de paz.

Santiago Apóstol, escucha esta invocación nuestra y fortalécenos para que sepamos hacer realidad estos propósitos.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+