Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabrad de Su Majestad del Rey en la cena ofrecida por el Gobierno de Baden Württemberg

República Federal de Alemania(Stuttgart), 22.04.1977

S

eñor ministro presidente, señora Filbinger:

La Reina y yo queremos agradeceros muy sinceramente vuestra generosa y espléndida hospitalidad. Nos acercamos al final de esta memorable estancia en la República Federal de Alemania y puedo aseguraros que nuestra visita al Land de Baden-Württemberg y a la ciudad de Stuttgart, tan conocida y tan querida por nosotros, ha constituido la culminación digna de estas jornadas inolvidables.Tal ha sido la cordialidad de vuestra acogida, tantas y tan profundas las impresiones renovadas al volver a Alemania, al tomar contacto con vuestras gentes, con vuestros modos de vida, al comprobar una vez más vuestro progreso económico y cultural, que resulta difícil reflejar en unas pocas palabras el caudal de ideas y sentimientos que todo ello ha suscitado en nuestro ánimo. De un modo particular, nos ha impresionado advertir esa prudente y sabia combinación del espíritu tradicional y dinamismo innovador que son la prueba inconfundible de una buena administración y de una especial sensibilidad del Gobierno para los problemas que la vida moderna nos plantea. Habéis acertado a lograr un envidiable desarrollo económico sin descuidar la protección del medio ambiente ni perturbar el equilibrio de vuestras estructuras sociales. Las antiguas usanzas se siguen manifestando bajo for mas de indudable modernidad, y continúa en todo su vigor el impulso que siempre os ha movido para mantener intensos contactos con el mundo exterior.

Por otra parte, nos consta que, respondiendo a una de las exigencias más apremiantes de esta hora, los ideales de una Europa unida hallan un cordial eco entre vosotros, como igualmente las inquietudes de reforma social, dentro de un espíritu abierto y respetuoso para todos los valores que dignifican la vida de los hombres.

Por lo que respecta a las relaciones con España, bien puede decirse que el Estado de Baden-Württemberg es una de las áreas europeas en las que dichas relaciones se desarrollan con mayor intensidad y eficacia, no sólo por la importancia y el volumen del comercio y de las inversiones que las empresas suavas tienen en España, sino también por la predilección que nuestro país goza entre vosotros como lugar elegido para el turismo y para el descanso de una población laboriosa.

El interés que los temas españoles despiertan aquí se ve correspondido por la atención y por la admiración que entre nosotros suscitan las actividades de todo orden que lleváis a cabo. Y este recíproco interés, conviene señalarlo, no es puramente teórico, puesto que se manifiesta con hechos reales, como es la presencia en el Land de una población española que se cuenta por decenas de miles, contribuyendo con su trabajo a vuestro bienestar, al mismo tiempo que se beneficia con las oportunidades de promoción humana y social que vuestra hospitalidad les ofrece. Me resulta especialmente grato el haber comprobado las oportunidades de enriquecimiento cultural de que disfrutan aquí nuestros compatriotas.Y no es de extrañar, conociendo el altísimo nivel de las instituciones educativas de las que, a justo título podéis sentiros orgullosos. El verdadero progreso es irrealizable en la escala social, si no se perfecciona la calidad de la vida humana, si no se ayuda al individuo para que continuamente, y durante toda su vida, desarrolle su sentido de la colaboración con sus semejantes, lo mismo en la célula familiar que en el círculo social y profesional a que pertenece, y tanto en el nivel de convivencia propio de la ciudad como en el del Estado, la Nación, y más allá, como horizonte último, la Humanidad.

Con este pensamiento, invito a todos a levantar sus copas por la prosperidad y el continuado progreso del Land de Baden-Württemberg, por su Gobierno, por la Nación alemana, por la ventura personal del ministro presidente y la señora Filbinger.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+