Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración de la I Conferencia de Presidentes de Parlamentos Euromediterráneos

Baleares(Palma de Mallorca), 07.03.1999

A

l dirigirme a la Conferencia de Presidentes de Parlamentos Euromediterráneos, quiero que mis primeras palabras expresen mi saludo y bienvenida a los distinguidos participantes en esta importante reunión.

La Conferencia que hoy inauguramos tiene su punto de partida en la Declaración adoptada en la Conferencia Euromediterránea que se celebró en Barcelona en 1995, convocada por la Unión Europea durante la presidencia española.

En aquella ocasión los quince países de la Unión y los doce Asociados del sur del Mediterráneo sentaron las bases para el establecimiento de una Asociación Euromediterránea, comprometiéndose a fomentar el diálogo parlamentario entre los países signatarios.

Un diálogo cuya importancia reside en primer lugar en las instituciones que lo protagonizan. Los Parlamentos tienen un lugar destacado en la estructura constitucional y la dinámica política de sus respectivos países, en tanto que representan a sus pueblos y materializan en su trabajo diario el ejercicio de la democracia de nuestro tiempo, que es la de la libertad, el pluralismo y la concertación.

En un mundo cada vez más globalizado, es lógico que los principios y valores de la función parlamentaria traspasen las fronteras y se proyecten en el escenario internacional.

Vuestra reunión es precisamente un símbolo del papel que hoy tienen las Cámaras en este contexto, y tiene un especial significado, pues expresa la solidaridad entre el Norte y el Sur, así como la voluntad de resolver juntos sus comunes problemas e inquietudes.

Nuestra civilización nació al calor del hogar mediterráneo y vuelve la vista a sus orígenes para reactivarlos en un nuevo horizonte.

La ciudad en que nos encontramos recoge y representa muchas huellas de esta larga convivencia, construida por muchos hombres y culturas, cruce y escala de ideas, símbolos e influencias, ruta de comerciantes y guerreros y escuela del pensamiento y de las artes.

España entera es ejemplo del encuentro, y a veces la confrontación, de los estímulos muy diversos que nutren la historia de nuestro mar, y cuyas claves supo incorporar y sintetizar en creaciones que son parte irrenunciable de su patrimonio histórico y cultural.

Podemos sentirnos justamente orgullosos de nuestro pasado, y del camino que hemos recorrido, si acertamos a sacar de él provechosas experiencias. Sé que éste es el espíritu que os inspira al iniciar esta Conferencia, cuyo objetivo es perfeccionar un espacio de convivencia fundado en la paz, el entendimiento y la cooperación mutua.

Sólo así podremos erradicar las diferencias y desencuentros que aún puedan existir entre nosotros.

Os invito, por tanto, a trabajar animosamente en torno a los temas principales sobre los que vais a reflexionar en estos días, y os expreso mi aliento al noble compromiso que habéis contraído con vuestra presencia en esta ciudad de Palma,  a la vez que os deseo el mayor éxito en vuestra tarea.

Declaro inaugurada la Primera Conferencia de Presidentes de Parlamentos Euromediterráneos.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+