Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de inauguración de la Escuela Politécnica de la Universidad Carlos III

Madrid(Leganés), 23.02.1999

U

na vez más venimos a la Universidad Carlos III, para inaugurar el Campus de su Escuela Politécnica Superior. Un acto que coincide con las celebraciones del décimo aniversario de esta Institución, a la que en varias ocasiones he manifestado mi satisfacción por su trayectoria vital y su apuesta por una enseñanza de calidad.

El mérito de esta obra corresponde en primer lugar a sus autoridades académicas, a los profesores y al personal de administración y servicios, a quienes animo a perseverar en su tarea y a continuar esforzándose en desarrollar las grandes potencialidades que estos centros pueden y deben alcanzar.

Getafe y Leganés son los dos núcleos originales de los Campus de esta Universidad. Para todos es motivo de especial satisfacción que estas dos importantes ciudades de la Comunidad de Madrid cuenten con el respaldo, y también el acicate, que suponen estas sedes universitarias en el proyecto de desarrollo global en que están felizmente comprometidas.

Por eso quiero agradecer al Alcalde de Leganés su presencia entre nosotros, y el cariñoso recibimiento que sus habitantes nos han dedicado. Una y otro son la señal más evidente de una fructífera y deseable comunicación entre la comunidad de maestros y escolares y sus más próximos vecinos.

Me consta que en el ánimo de la Comunidad Autónoma y de su Presidente ocupan un lugar preeminente las Universidades. Celebro que las consideren como uno de los activos principales del patrimonio cultural y humano de Madrid, así como su empeño en que este valor siga incrementándose en el futuro.

Este proceso exige también la cooperación de toda la sociedad, que es su principal beneficiario. El Campus en que nos encontramos es un ejemplo del papel que afortunadamente han asumido muchas empresas en el desarrollo de la actividad universitaria, y que merece nuestro reconocimiento.

La Universidad no puede comprenderse sin sus estudiantes. Las aulas, laboratorios y biblioteca que acabamos de visitar están construídos principalmente para ellos. Desde aquí les exhorto a apreciar debidamente el esfuerzo que esta obra supone, y a darle vida con su dedicación y esfuerzo.

 Estudiar en la Universidad es una distinción a la que corresponde una responsabilidad ineludible, la de formarse adecuadamente, como profesionales y ciudadanos, para dirigir mañana el progreso de la libertad, la innovación y la convivencia, que España va a exigirles y para el que los poderes públicos, y con ellos sus compatriotas, ponen a su disposición estas modernas instalaciones.

Al felicitar a quienes las han hecho posibles, a los arquitectos, empresas contructoras y a los trabajadores que las han levantado, así como a la comunidad universitaria que lo dirige y administra, les expreso también mi deseo de que sepan conducir con rigor y profesionalidad este centro docente y responder a la confianza que todos hemos depositado en ellos.

Muchas gracias a todos.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+