Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en su visita a Covadonga

Asturias(Covadonga), 18.05.1976

A

sturianos, acabamos de escuchar las palabras de bienvenida que Asturias nos dedica y que el Presidente de su Diputación nos ha dirigido.

Venimos con inmensa satisfacción a esta bendita tierra y hemos querido que nuestra primera visita fuese a la Virgen de Covadonga, la Santina, y a este maravilloso lugar, símbolo del empuje creador de nuestra España.

La personalidad asturiana, tan clara, tan noble y tan esforzada, ha dejado su sello en todos los rincones de la patria y aún mucho más allá de sus fronteras y del mar. El patriotismo asturiano es un tesoro inapreciable, y es un ejemplo para todos los españoles la manera equilibrada en que sabéis integrar vuestra acusada conciencia regional en la suprema unidad de España. No en vano nació en Covadonga el impulso generoso para reconquistar la unidad, entonces perdida, de la nación. Unidad que hemos querido libremente como coronamiento de una riquísima variedad regional que nos llena de orgullo. La unidad de España, cifrada en la Monarquía, se fundamenta en la igualdad de todos sus hombres, de todas sus provincias y regiones de las que ninguna es superior a las otras ni puede ser superada por las demás. La unidad de la patria presupone la libertad y la igualdad de todos sus componentes y es el producto de la hermandad sincera y fecunda de todos los españoles.

En este acto, los asturianos habéis solicitado del Rey que se continúe una centenaria tradición y se conceda el título de Príncipe de Asturias al heredero de la Corona. Con verdadera satisfacción recibo vuestra petición, pues las glorias y la lealtad del Principado no sólo merecen que nuestro hijo Felipe lleve este título, sino que hacen de él un auténtico honor que ostentará, no lo dudéis, con orgullo por vincularse de forma real y directa a todos los asturianos. Aceptada vuestra petición en presencia del Presidente del Gobierno se le dará forma legal en breve plazo.

Asturias, que fue un día vanguardia y origen de España, ha mantenido su espíritu de servicio y su afán de superación. En las seculares cualidades de sus hombres, trabajo, valor y abnegación se encuentra la seguridad de su futuro.

En esta Covadonga tan querida, pedimos a la Virgen por Asturias y por España: esta patria a la que todos nos debemos y a la que nos hemos entregado para servir así a nuestro pueblo.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+