Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el Regimiento Inmemorial del Rey nº 1 con motivo del alistamiento del Príncipe Felipe

Madrid, 28.05.1977

S

oldados del Inmemorial!, me dirijo a vosotros, que representáis en este acto a todas las Fuerzas Armadas, en un momento en que me embarga una profunda emoción.

Acaba de sentar plaza como soldado de honor, mi hijo el Príncipe de Asturias. Desde hoy, se vincula de por vida, a los Ejércitos de España.He querido que desde tan temprana edad forme en sus filas, porque quiero que se identifique con nuestros hombres, que sea un buen soldado, que es tanto como decir, un magnífico español. Deseo que cultive las virtudes castrenses, y siga la senda del honor y de la caballerosidad. Que tenga siempre presente que las glorias de España están indisolublemente unidas a los hechos extraordinarios de nuestros grandes capitanes.Felipe, eres soldado, servidor de la patria y por ella, por España, te tienes que sacrificar, tienes que estar dispuesto a darlo todo, hasta tu vida, si fuese necesario, en defensa del honor, de la independencia y de la libertad de la patria.

Los soldados son hombres abnegados, sobrios que se sacrifican voluntariamente por sus ideales. No tienen más ambición, que ser los primeros en el cumplimiento del deber y en el amor sin límites a España.

No necesitan estímulos, «los honores no consisten en tenerlos, sino en arribar a merecerlos», lo que sí quieren y hasta, por qué no decirlo, exigen, es que les respeten y les comprendan.

No piden nada para ellos; pero lo quieren todo para su patria.

Tú tienes que ser un buen soldado, el mejor, el más abnegado, el más sobrio. Te tienes que preparar, y te aseguro que la formación es dura.Tienes que llegar a comprender que no hay satisfacción más grande que la que proporciona el cumplimiento del deber. Entonces toda tarea es fácil, toda carga es ligera.

Felipe, hoy es día grande para ti. No lo olvides nunca.

También lo es para mí. Mi mayor orgullo es ser el primer soldado de la nación y darlo todo por la patria.

Al ver a mi hijo soldado, pienso en España y pienso en su futuro. En ese futuro en paz, en orden y en progreso.

Que las Fuerzas Armadas, modelo de lealtad y disciplina, sigan formando a nuestros jóvenes, y montando la guardia permanente de España. Y que todos y cada uno de nosotros, sepamos cumplir con nuestro deber.

¡Viva España! ¡Viva el Ejército Español!

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+