Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Ayuntamiento de Cartagena

Murcia(Cartagena), 16.01.2001

V

uelvo, una vez más, a Cartagena y lo hago para conocer de una forma más directa y detallada los avances y progresos que vuestro municipio ha experimentado gracias al empeño, la ilusión y el esfuerzo de todos los cartageneros. Deseo también escucharos en vuestras demandas y preocupaciones, acercando la Corona lo más posible a la realidad cotidiana que vivís. Gracias de antemano por hacerlo posible y por brindarme tan calurosa bienvenida.

En los últimos tiempos hemos asistido con satisfacción a los resultados de vuestra determinación para superar capítulos difíciles de vuestra historia reciente, y remontar con éxito sus vicisitudes, afrontando los retos del nuevo milenio con justificadas esperanzas.

Os felicito sinceramente por haber sabido recomponer una estructura industrial sólida y diversa, por haber creado explotaciones agrícolas modernas y fértiles, y por trabajar para ofrecer a todos una ciudad que escribe un capitulo nuevo y ambicioso de su Historia.

La sociedad de Cartagena ha demostrado con frecuencia su creatividad y dinamismo. Os animo a seguir cultivando estas cualidades, y a construir con ellas vuestra prosperidad y bienestar colectivo.

Ciudad histórica y universitaria, municipio agrícola, industrial y turístico, la Cartagena de hoy se encuentra en disposición de vencer estos retos.

Podéis mostrar con orgullo vuestras fortalezas y murallas, vuestros edificios modernistas, y, sobre todo, las huellas importantes que aquí dejaron los pueblos que vinieron en la Antigüedad, buscando el abrigo de vuestro puerto, los frutos de vuestro campo y los minerales de vuestras montañas.

Pero lo más importante de estos testimonios es que no son reliquias, sino estímulos de un quehacer con el que os habéis ganado el derecho a sentiros satisfechos por las nuevas perspectivas, las realidades y los proyectos que se abren ante vosotros.

Quiero expresar mi reconocimiento a ese esfuerzo y alentaros para que mantengáis la ilusión en el futuro. Sólo mirando atrás podréis reconocer la importancia del camino recorrido y tomar conciencia de la trascendencia que ha tenido la confianza que habéis demostrado en vuestras propias fuerzas y capacidades.

Las visitas que hoy voy a realizar son otras tantas muestras de una realidad en marcha, basada en industrias punteras y de alto valor añadido, y en el efecto multiplicador de las inversiones en infraestructuras, versión actualizada de una tradición naval que dio lugar a la fundación de esta Ciudad y se ha prolongado, a través de la Armada, en la fisonomía y la vida cartageneras.

Vuestra vitalidad se manifiesta también en otras realidades, institucionales, culturales, asistenciales y deportivas, que voy asimismo a conocer, y construyen un ámbito de convivencia equilibrada, hecha a la medida del hombre y de sus necesidades.

No quiero terminar mis palabras sin transmitir al pueblo de Cartagena mi afecto y el de toda mi Familia, que siempre ha sido recibida en esta tierra con simpatía y cariño.

Cartagena, tantas veces visitada por mi abuelo, Don Juan, y mis padres, los Reyes, me ha dejado también una huella imborrable, durante la visita que hice a vuestro Ayuntamiento hace doce años y, sobre todo, a lo largo de mi periodo de formación en la Academia General del Aire, también en aquella época.

Tuve ocasión, entonces, de conocer esta tierra, la de Isaac Peral y Juan Fernández; de Isidoro Máiquez y Carmen Conde; este paisaje diverso y rico en contrastes, bañado por dos mares y que se abre hacia el interior a una comarca agrícola y ganadera.

En mis sucesivas visitas realizadas a vuestra ciudad desde entonces, he podido seguir la evolución de esta Cartagena, que se abre de nuevo al mar, y está llamada a seguir contribuyendo a la prosperidad de la Región y de España.

Podéis estar seguros de que no os faltará mi apoyo en esta tarea.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+