Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de S.A.R. el Príncipe de Asturias en el almuerzo con el Patronato Real de la Gruta y Sitio de Covadonga

Asturias(Covadonga), 07.09.2001

-

Señor Presidente- Monseñor- Señoras y Señores

Permitidme que os dirija unas breves palabras a modo de brindis para así clausurar este día de celebración que nos convoca.

En primer lugar, quiero agradecer al Señor Presidente y al Señor Arzobispo de Oviedo su invitación para presidir los actos conmemorativos del Primer Centenario de la Basílica de Covadonga, así como agradecerles también sus amables y significativas palabras.

Bien sabéis todos de la grandeza de Covadonga y de su profundo significado, ensalzado por la belleza de estas impresionantes montañas y por la presencia protectora de la Santina.

Covadonga es seguramente una de nuestras más bellas metáforas colectivas. Ella sigue alimentando la identidad de nuestra asturianía, expresando simbólicamente la fusión de la memoria colectiva de España con el anhelo de un futuro de progreso solidario de todos los que en nuestra tierra desean vivir y trabajar en paz y libertad. Convadonga es también un proyecto vivo de fe y cultura en el que no cabe la exclusión y se siente por esta razón orgullosa de acoger gozosamente a tantos miles de peregrinos y visitantes que en ella encuentran hogar para sus emociones, sueños e ilusiones.

La Basílica, simboliza el esfuerzo, la fe y la esperanza de aquellos que hicieron del santuario de Covadonga lugar de encuentro y de emocionada identificación. Debe de seguir siéndolo. Es para ello necesario que el esfuerzo de todos se ponga al servicio de su mejora y engrandecimiento; el Patronato que me honro en presidir es un marco idóneo para el entendimiento y la concordia, a los que humilde y convencido os convoco.

Cuando está cerca el fin de sus labores pastorales como Arzobispo, quiero agradecer a Don Gabino Díaz Merchán sus sacrificios y desvelos de estos años. Don Gabino ha conseguido, desde la autenticidad de sus sentimientos, identificarse con el pueblo asturiano, que con razón tanto le admira, con sus sueños y esperanzas.

Señoras y Señores,

En estos momentos, con la alegría de volver a Covadonga, recuerdo aquel inolvidable primero de noviembre de 1977 en el que mi padre, S.M el Rey, me pedía que no olvidase nunca que la Cruz de la Victoria simboliza el triunfo que todos los españoles tenemos que conquistar: Dijo así

"Una victoria sobre el egoísmo y la ambición; sobre la incultura y la ignorancia; sobre la pereza y la disgregación; sobre la incomprensión y las diferencias negativas. Una victoria que es preciso conseguir y consolidar cada día".

Hoy pido con fervor a la Santina que siga ayudándome en este camino, y que ella ilumine todos nuestros días.

Felicidades al Patronato Real de la Gruta y Sitio de Covadonga y Brindemos por Covadonga, Asturias, España

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+