Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de inauguración del Foro Empresarial Hispano-Tailandés

Tailandia(Bangkok), 23.02.2006

C

onstituye para mí un motivo de gran satisfacción presidir hoy esta sesión inaugural del primer Encuentro Empresarial Hispano-Tailandés, en el marco de nuestra Visita de Estado al Reino de Tailandia.La participación de España, el pasado mes de noviembre, en los actos del Partenariado entre la Unión Europea y Tailandia, ya fue significativa. La presencia hoy en esta sala de un importante grupo representativo de empresas españolas y tailandesas, abre también excelentes perspectivas para el reforzamiento de las relaciones económicas y comerciales entre Tailandia y España. Nuestras relaciones, sin embargo, se sitúan todavía muy por debajo de su verdadero potencial.En el pasado, el Sudeste Asiático, y con él Tailandia, no ha sido una zona de expansión para la actividad internacional de las empresas españolas, volcadas hacia mercados de regiones más próximas geográfica o históricamente.Por ello, los lazos económicos entre nuestros dos Estados se caracterizan por lo reducido y desequilibrado de los intercambios comerciales, así como por las bajas cifras de inversión.De ahí, que debamos ser conscientes del amplio terreno por explorar que tenemos por delante, tanto en el ámbito tecnológico como económico y comercial.España es hoy en día la octava economía mundial y la quinta de la Unión Europea, el séptimo exportador de servicios y uno de los principales emisores de inversión extranjera.Más allá de estos datos cuantitativos, nuestras empresas están presentes en los mercados más competitivos y exigentes, como el americano y el europeo, y se encuentran entre los líderes mundiales en sectores como el energético, especialmente de energías renovables, además de agua, telecomunicaciones, servicios financieros y turismo. El mejor ejemplo de ello es la delegación empresarial española aquí presente.Tampoco la situación actual de nuestras relaciones bilaterales se corresponde con el potencial de Tailandia, país que está creciendo a una elevada tasa en los últimos años, ha desarrollado un competitivo sector exportador, y ha apostado por la liberalización comercial.Por otro lado, nuestros dos Estados comparten un importante rasgo común: han experimentado un rápido proceso de desarrollo económico en las últimas décadas, que ha permitido aumentar de forma notable nuestros respectivos niveles de bienestar social.En la última década, España se ha convertido en uno de los principales emisores de inversión directa en el exterior, que en 2004, superó los cuarenta y cinco mil millones de euros. Estas cifras avalan el potencial de España para convertirse en un socio estratégico de primer orden para Tailandia. Puede aportar al reciente Proyecto de Modernización de Tailandia, la tecnología y experiencia necesarias en sectores de especial interés para este país.La promoción de las sinergias entre nuestras dos economías será mutuamente provechosa. Confío en que las empresas aquí representadas sepan explorar todas las posibilidades de cooperación, a desarrollar en un marco jurídico estable para la inversión extranjera y la protección de la propiedad intelectual.Concluyo mis palabras, para desear a las empresas presentes los mayores éxitos en el establecimiento de nuevos contactos empresariales entre nuestras dos Naciones.Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+