Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el bicentenario de las Cortes Generales y Extraordinarias de 1810 en la Real Isla de León

Cádiz(San Fernando), 24.09.2010

S

iento una especial alegría y emoción al conmemorar, con la participación de todos los poderes del Estado, un hecho de crucial importancia para la Historia de España.

Hoy celebramos con la debida solemnidad en San Fernando -la Real Isla de León-, el Segundo Centenario de las Cortes que aquí se reunieron en representación de una Nación orgullosa de su identidad y decidida a tomar las riendas de su propio destino.

El fragmento de Pérez Galdós y el Primer Decreto promulgado por dichas Cortes, que acabamos de escuchar, nos dan cumplido testimonio del fervor, de la ilusión y trascendencia de aquel momento.

No puede por ello extrañar que Jovellanos se refiriera al mencionado Congreso como "el más grande, el más libre que pudo concebirse para fijar el destino de una Nación tan ultrajada en su libertad, como magnánima y constante en el empeño de defenderla".

Así también nos lo han sabido subrayar los Señores Presidentes del Congreso y del Senado, a quienes agradezco de todo corazón sus muy afectuosas palabras en esta jornada llena de simbolismo que han convocado.

Muchas gracias igualmente al Alcalde de San Fernando, a su Corporación Municipal y a todos los isleños. Gracias por acogernos cálidamente en esta ciudad ligada de forma indeleble a uno de los episodios más gloriosos de la Historia de España.

Mi gratitud se extiende asimismo a cuantos Diputados, Senadores, altas autoridades del Estado, embajadores de países hermanos y demás invitados, participan en esta sesión parlamentaria de homenaje a las Cortes de 1810.

Señores Presidentes,

Señoras y Señores,

En San Fernando se abrió un capítulo fundamental de la gesta colectiva iniciada en 1808, cuando el pueblo se alzó como titular del ser y del destino de nuestra Nación.

Un clima festivo, de unidad, concordia y esperanza, marcó aquel 24 de septiembre en que comenzó a gestarse la Constitución de Cádiz.

Por primera vez las Cortes eran concebidas como representativas de la voluntad general y depositarias de la soberanía nacional.

También entonces, por vez primera, unas Cortes adoptaban valores, principios y reglas esenciales para hacer de España una Nación llena de esperanza que así afrontaba la modernidad.

Esta Casa se convirtió en sede de la palabra, de la razón y de la libertad. Eranéstas las armas más poderosas de unos ciudadanos libres e iguales, dispuestos a luchar contra la amenaza y la opresión, y a sentar las bases del progreso.

Aquellos hombres forjaron los primeros pilares de nuestro Estado de Derecho, promulgaron derechos individuales, consagraron la igualdad, establecieron la división de poderes y proclamaron, entre otras muchas, la libertad de imprenta.

Tejieron así los mimbres necesarios para ir edificando una España justa y solidaria que entraba en la era contemporánea, tras decretar el tránsito del Antiguo Régimen a la sociedad liberal.

Señorías,

Señoras y Señores,

Ésta es una jornada para manifestar nuestra admiración, reconocimiento y gratitud, a la ingente labor de aquellos Diputados de ambos hemisferios. Unos Diputados que hicieron posible el inicio del moderno parlamentarismo y constitucionalismo, no sólo en España, sino también -y al mismo tiempo- en todo el mundo de habla española.

La activa participación de Diputados de Ultramar, la posterior vigencia de la Constitución de Cádiz en tierras transoceánicas y su influencia en las Cartas Magnas de las Repúblicas iberoamericanas, explican la dimensión intercontinental y el valor precursor de los trabajos de las Cortes de 1810.

Se ha afirmado incluso que entonces fueron objeto de reflexión diversas ideas y proyectos, pensando en una futura vertebración del mundo hispánico en su conjunto.

Junto a todo ello, no olvidemos que los debates de aquellas Cortes y su fruto, la Constitución de Cádiz, serían además estudiados y emulados en otras partes de nuestro Continente, situando a España en la corriente modernizadora que entonces recorrió Europa.

Señorías,

Los grandes pueblos saben exaltar los logros del pasado, para avanzar en el presente y ganar el porvenir.

Celebrar el Bicentenario de las Cortes de San Fernando supone, en tal sentido, conmemorar una de las más bellas páginas del pacto y del compromiso de España con los grandes valores y principios que emanan de la libertad.

Principios y valores que aquí germinaron e hicieron de la Constitución de Cádiz, un legado de incalculable trascendencia y un referente histórico permanente para el progreso de nuestra Nación en democracia y libertad.

Por eso, esta fecha nos brinda la ocasión propicia para rendir un sentido homenaje a todos los hombres y mujeres que, a lo largo de los dosúltimos siglos, dieron su vida por la libertad de España y de todos los españoles.

Señores Presidentes,

Señorías,

Señoras y Señores,

Fue por lo tanto mucho el trabajo, el consenso y la solidaridad que -en tiempos particularmente difíciles- animaron a aquellas Cortes, a labrar el mejor porvenir para nuestro país y sus ciudadanos.

Un espíritu que inspiró al que felizmente guió hace tres décadas a nuestros constituyentes para construir una España moderna, unida, diversa y solidaria, en torno a una Constitución de todos y para todos. Una Constitución que nos ha proporcionado el más largo período de estabilidad y prosperidad en libertad.

En suma, sin la semilla de libertad que hace doscientos años brotó en San Fernando, no podría entenderse lo mejor de nuestra Historia contemporánea.

Por ello permítanme que, retomando el texto que enéste Real Teatro se ha leído de Don Benito Pérez Galdós, me una al grito de libertad que inundó las calles de la Isla de León hace dos siglos y que proclame:

¡Vivan las Cortes! y

¡Viva España!

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+