Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Cena en Honor de Sus Excelencias la Presidenta de la República de la India, Sra. Pratibha Devisingh Patil y el Sr. Devisingh Ramsingh Shekhawat

Madrid(Palacio Real), 21.04.2009

S

eñora Presidenta,

Hoy, con Vuestra Visita, la India se encuentra más cerca que nunca del corazón de los españoles.

Os damos la más cordial bienvenida en Vuestra Visita de Estado a España, la primera que un Presidente de la India realiza a nuestro país.

De ahí, la dimensión histórica de Vuestra presencia hoy entre nosotros, que subraya la creciente amistad que une a España con la India, un gran país por el que sentimos enorme admiración y respeto.

La India y España comparten un fuerte compromiso con la defensa de los principios democráticos, así como de la paz y cooperación internacional.

Dos países que colaboran asimismo a través de las excelentes relaciones que mantienen Asia y la Unión Europea.

Vivimos, Señora Presidenta, momentos particularmente difíciles a escala internacional, producto de la actual crisis económica y financiera. Una crisis que reclama la necesidad de una cooperación internacional más estrecha, y una reforma en profundidad de las instituciones financieras.

Nos ofrece, al mismo tiempo, la oportunidad de formular modelos de desarrollo más sostenibles, generadores de empleo y respetuosos con la naturaleza y los recursos limitados del planeta.

Una oportunidad que España contempla con especial interés desde su compromiso con el medioambiente y su apuesta por las energías renovables, junto al debido cumplimiento de los Objetivos del Milenio a fin de erradicar el hambre y la pobreza, la mayor lacra de la Humanidad.

Señora Presidenta,

La India se ha convertido en una potencia emergente con una activa participación en la Comunidad Internacional, hoy realzada por el dinamismo de sus empresarios, ingenieros informáticos o cineastas, pero también por la riqueza de su cultura milenaria, notable por su variedad, creatividad y talento artístico.

Unas características que definen asimismo nuestro patrimonio cultural y que hacen que nuestros dos países apuesten decididamente por el diálogo inter-cultural e inter-religioso, del que nuestra historia ha dado muestras tan fructíferas como importantes.

Baste con mencionar las hermosas e incomparables ciudades de Granada en España, y de Agra en la India, que hermanan la Alhambra y el Taj Mahal.

También nuestros respectivos Premios Nóbel, Tagore y Juan Ramón Jiménez, asentaron ya en su día -a través de una mutua admiración- las mejores bases de relación y conocimiento entre nuestros pensadores.

Y maestros como Vicente Escudero o Ravi Shankar renovaron el interés recíproco por nuestros ricos legados musicales con raíces que confluyen en el flamenco.

Pero sabemos que hoy España, como país dinámico y moderno, despierta un renovado interés en la India, no sólo por su fuerte desarrollo económico y social, o por su papel en el resto de Europa, Iberoamérica, y el Mediterráneo, sino también por su compromiso a escala internacional con la protección de los derechos humanos y la Cooperación al Desarrollo.

Por todo ello, en los últimos tiempos, España ha desplegado iniciativas importantes para impulsar nuestras relaciones bilaterales.

Me refiero, no sólo a Casa Asia, fundada en 2001 sino a la Casa de la India, creada en 2004 en Valladolid; al envío de lectores de español a diversas Universidades indias; o a la puesta en marcha de la?Tribuna España-India? para conectar a nuestras sociedades civiles.

En ese mismo espíritu se inscribe la creación del nuevo centro del Instituto Cervantes en Delhi, así como la puesta en marcha de la?Fundación Consejo India España?. Todo ello, sin olvidar la brillante edición que ARCO ha dedicado, este mismo año, a Vuestro país.

Señora Presidenta,

A la luz de los terribles y crueles atentados de Mumbai, -que hoy quiero condenar de nuevo con toda firmeza, al tiempo que reiterar nuestra solidaridad con las víctimas-, se ha puesto de relieve la necesidad de cooperar más estrechamente en el plano multilateral, para acabar con la barbarie terrorista que atenta contra los más elementales derechos del ser humano.

La dura experiencia que la India y España han adquirido en este campo nos lleva a aunar esfuerzos con dicho objetivo.

Pero son muchos más los ámbitos en los que podemos y debemos cooperar. Aspiramos a una colaboración aún más estrecha entre la India y España que permita conocernos mejor. La India es una prioridad para nuestra política exterior como establece el Tercer Plan Asia Pacífico recientemente aprobado por mi Gobierno.

Las cifras de nuestro comercio bilateral son todavía insuficientes, aunque crecen a buen ritmo, al igual que lo hacen las inversiones mutuas.

A través de un Plan Integral de Desarrollo de Mercado, queremos dar prioridad a nuestras relaciones económicas con la India e identificar nuevas oportunidades de negocio para las empresas españolas en Vuestro país, y para las empresas indias en España.

Oportunidades de negocio en sectores como las infraestructuras, los transportes, el agua y el saneamiento, el turismo, las finanzas o las energías renovables.

Señora Presidenta,

Es mucho lo que cabe esperar del prodigioso ritmo de crecimiento y desarrollo que la India viene acumulando. En ese horizonte, la India y España están llamadas a ser socios cada vez más importantes.

Hemos empezado a recorrer ese camino con la debida voluntad y mayor intensidad, gracias al creciente intercambio de visitas oficiales a todos los niveles, al fomento de nuestras relaciones económicas, y a la intensificación de nuestras redes científicas, culturales y de cooperación al desarrollo.

Un español admirador de Gandhi y seguidor de nuestro rico legado humanista, Vicente Ferrer, residente en la India desde hace más de cincuenta años, ha demostrado en Andhra Pradesh cómo la fuerza del amor puede estallar en múltiples proyectos, hermanando a nuestros pueblos de manera ejemplar.

Son otras muchas las personas que hoy trabajan para reforzar los vínculos entre nuestros dos países. A todos ellos dirijo mi apoyo y gratitud.

Como os dije esta mañana, podéis contar conmigo y con nuestras autoridades, para avanzar de forma decisiva en las relaciones hispano-indias. Un objetivo al que ambos aspiramos como resultado de Vuestra Visita de Estado a España.

Os reitero nuestro mayor afecto y admiración por la India con su glorioso pasado y futuro prometedor. Un gran país del que mi Familia y yo mismo guardamos un inolvidable recuerdo.

Gracias por Vuestra Visita, Señora Presidenta, que acerca a nuestros pueblos con uno de esos pasos de los que hablaba el poeta Antonio Machado, en un camino en el que siempre nos encontrará al lado de Vuestra gran Nación.

Con este espíritu, deseo levantar mi copa para brindar por Vuestra ventura personal y la de Vuestro esposo, así como por la creciente amistad y cooperación entre nuestros dos países.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+