Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la celebración del LXXV aniversario del Centro de Estudios Universitarios (CEU)

Madrid, 23.02.2009

E

l Centro de Estudios Universitarios "CEU" forma parte viva de la historia de la enseñanza en España, y participar en esta celebración de su 75 Aniversario nos permite subrayar su trayectoria ejemplar y el valioso servicio que ha prestado a la mejor formación de tantos miles de españoles durante tres cuartos de siglo.

Una labor que se ha extendido con éxito a nuevas áreas del saber y cada vez a más niveles educativos, ampliando también su presencia en diferentes ciudades de España e incluso más allá de nuestras fronteras, gracias a su colaboración con otras instituciones educativas europeas y de otros continentes.

Por ello la Princesa y yo agradecemos tanto vuestra invitación y nos honra especialmente presidir este acto. Hoy hacemos nuestro vuestro legítimo orgullo ante el éxito acumulado en una responsabilidad tan sensible tanto para el progreso personal de los estudiantes que habéis formado, como para el conjunto de la sociedad.

Pero sobre todo os transmitimos la gratitud y el reconocimiento de la Corona por vuestro esfuerzo y por la esperanza que ponéis en el poder de vuestras convicciones; entre las que destaca la de que la educación, en toda sociedad que quiera llegar y mantenerse en la vanguardia del desarrollo y el bienestar, debe recibir la máxima prioridad.

Personalmente, os agradecemos de corazón la Medalla de Oro del CEU, que nos habéis querido entregar hace unos momentos y nos alegra mucho volver a estar con vosotros, sobre todo para esta importante efeméride. Una ocasión en la que queremos aprovechar para expresar nuestra más calurosa enhorabuena a la Dirección, a los profesores e investigadores, así como a todo el personal administrativo y de servicios. A los de ahora y también con particular cariño a todos los que a lo largo del tiempo han dado lo mejor de sus esfuerzos y conocimientos a esta gran iniciativa, algunos de los cuales nos acompañan y realzan el significado de este acto con su presencia.

Sé que tenéis muy presentes a aquellos que ya no están entre nosotros y por tanto nos unimos a vosotros en el recuerdo que hoy tributáis a cuantos os precedieron, en la gratitud que merecen por la ilusión, dedicación y profesionalidad que dedicaron al desarrollo y la continuidad de este proyecto, y que supieron transmitir a las nuevas generaciones. Su ejemplar espíritu de iniciativa y de progreso, de tradición y modernidad, ha contribuido desde el ámbito educativo a impulsar el avance científico, cultural, económico y social de España.

El 75 aniversario que hoy celebramos habla además de esfuerzos intensos y duraderos. Me refiero, en primer lugar, a los que habéis llevado a cabo los promotores, profesores y trabajadores del CEU. En segundo lugar, a los que han desarrollado los millares de alumnos que han cursado y cursan estudios y aprenden con vosotros.

Es preciso hacer hincapié en estos últimos, pues son los estudiantes el núcleo de vuestras preocupaciones y una fuente de inspiración continua, como corresponde a toda institución humanista que hace de la educación su razón de ser y su objetivo fundacional. A ellos dedicáis vuestro apoyo y saber, animándoles día a día a potenciar sus cualidades mediante innumerables horas de enseñanza, estudio y trabajo individual, dirigidas a su formación integral, contando con frecuencia con el sacrificio familiar o la ayuda de becas.

Gracias a vuestro trabajo y vocación muchos jóvenes han alcanzado los conocimientos necesarios y han logrado estructurar un pensamiento riguroso para poder desarrollarse tanto profesional como vital e intelectualmente.

Está claro que la entrega a la formación es el concepto que mejor define los objetivos y aspiraciones del CEU. Formación contemplada como meta compartida con numerosas instituciones educativas españolas, públicas y privadas, antiguas y nuevas, para proporcionar a nuestros jóvenes los más altos niveles de excelencia y de calidad educativa que requiere una sociedad democrática, moderna, abierta y plural como la nuestra.

El CEU desempeña a este respecto un papel propio y definido. Asume su noble tarea de enseñanza comprometido con altos ideales con la Fe católica y busca conjugar libertad y responsabilidad; promoviendo el respeto a la dignidad persona; y favoreciendo el diálogo abierto.

A ello une la combinación del enfoque teórico con la práctica, la promoción del indispensable conocimiento de lenguas extranjeras en el mundo de hoy y el estímulo a la actividad investigadora que enriquece la innovación como herramienta imprescindible para nuestro desarrollo económico y social.

Sus setenta y cinco años de vida representan ya una edad muy respetable para cualquier institución como el CEU. En ellos ha sabido acumular un respeto y un prestigio bien merecidos, demostrando su valía en la formación hombres y mujeres capaces de servir a la construcción de una España siempre más próspera y solidaria, plenamente integrada en la Unión Europea y capaz de superar los retos de un mundo globalizado.

Por todo ello, la Princesa se une a mí para reiteraros nuestra cariñosa felicitación en este aniversario y alentaros a seguir promoviendo la mayor calidad en vuestra labor educativa e investigadora, sirviendo al mayor progreso científico cultural y social de España.

Muchas gracias.

Y ahora me cabe el alto honor de declarar clausurado el Acto conmemorativo del 75 Aniversario del CEU.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+