Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del XII Premio Codespa a la Empresa Solidaria

Madrid, 17.12.2008

U

n año más tengo la alegría de volver con la Princesa al acto de entrega de los Premios CODESPA -ahora en su décimo segunda edición- que son un magnífico reconocimiento público a la labor social realizada desde el sector empresarial y ponen de relieve que los objetivos empresariales y sociales no sólo se complementan, sino que se encuentran cada día más ligados.

Por ello quiero expresar nuestra sincera felicitación a los responsables y colaboradores de los proyectos galardonados, que ilustran el empuje con que desde las empresas se asume la cooperación al desarrollo. También quiero felicitar a los finalistas y a las empresas, voluntarios y periodistas que han presentado sus propuestas a este Premio. Y agradecer y reconocer con afecto el compromiso solidario de otras organizaciones que igualmente han presentado candidaturas.

Aún en medio de dificultades económicas, estas empresas y entidades, que hoy reconocemos, han sabido demostrar su compromiso con la lucha contra la pobreza, y que es un compromiso que define a una parte muy importante del sector empresarial español.

Al mismo tiempo vemos que cada año hay más participantes y son más variados, lo que nos da una clara idea de la creciente solidaridad que encontramos en tantas organizaciones y en el conjunto de nuestra sociedad civil. Aunque no hay duda de que así también se le hace cada vez más difícil al Jurado la tarea de decidir. Gracias a cada uno de sus miembros, por su tiempo y esfuerzo, y por su rigor e ilusión.

Como Presidente de Honor de esta Fundación, compromiso que asumí con el honor de suceder a mi abuelo, el Conde de Barcelona, y con la convicción de que era un acierto, me alegra asimismo saber que, desde esta edición, los Premios CODESPA incluyen una nueva categoría, denominada "Periodismo para el Desarrollo", con la que se distinguirá la responsabilidad social de tantos periodistas y el activo respaldo con que fomentan la conciencia social.

Un galardón que, sin duda, potencia el objetivo de esta Fundación, fijado por la sencilla idea de ofrecer una oportunidad a quien carece de ella. Esta Fundación ha buscado aportar herramientas de desarrollo a las comunidades más desfavorecidas, que les permitan salir por sí mismas del círculo de la pobreza. Una aportación que se traduce en el fortalecimiento del tejido empresarial de los países menos prósperos y que, asimismo, explica la especial vinculación de la actividad de CODESPA, desde sus orígenes, con el sector privado.

Este Premio recuerda, pues, año tras año que el espíritu emprendedor facilita considerablemente la búsqueda de soluciones a injusticias que marginan y excluyen del bienestar a amplios sectores de la población mundial. De hecho, organizaciones como las candidatas a estos premios son un claro ejemplo de que se puede operar en los países en desarrollo con motivaciones ligadas no sólo a fines económicos, sino también al bienestar de las poblaciones con las que trabajan.

Ciertamente, cada una de las entidades premiadas a lo largo de este tiempo ha sabido poner sus recursos, competencias y habilidades al servicio de la lucha contra la pobreza, que tanto nos duele y contra la que todos los esfuerzos son pocos.

Empresarios, periodistas, y sociedad civil pueden unir esfuerzos para asumir un concepto de corresponsabilidad que reúna a los diferentes agentes económicos y sociales y fomente su participación en programas de desarrollo cada vez más integrales y con mayor impacto. A pesar de las dificultades que la crisis económica plantea al sector empresarial, o quizá precisamente en función de ellas, hoy más que nunca es preciso perseverar en el compromiso social en favor de las poblaciones más desfavorecidas, que son quienes sufrirán las consecuencias más graves de las dificultades por las que atravesamos.

En concreto, los galardonados este año prueban los grandes avances que pueden lograse gracias a una mayor implicación social en la lucha contra la desigualdad.

El Canal de Isabel II, a través de su Proyecto "Canal Voluntarios", involucra a más de 70 empleados, quienes con su trabajo voluntario han hecho posible el acceso al agua potable a miles de personas en todo el mundo.

Por su parte, el Programa de Becas "Niños Adelante" del BBVA en Iberoamérica enfatiza la importancia de la educación como herramienta para promover la integración.

Y finalmente, el trabajo periodístico del equipo del portal web "Canal Solidario", nos recuerda cada día la importancia de una comunicación pensada por y para los más desfavorecidos, que hace posible cambiar conciencias y mentalidades.

Termino expresando nuevamente nuestra gratitud y nuestra más cordial enhorabuena a todas las personas que participan en estas maravillosas realidades que hoy premiamos.

Al mismo tiempo, felicitamos con admiración a la Fundación CODESPA por estos veintitrés años de estupendo trabajo. Os animamos a continuar, a seguir adelante con la misma perseverancia y dedicación. Vuestra labor fomenta y contribuye desde España al avance hacia un mundo más justo y solidario, en el que cada una de las personas que lo habita pueda contar con su propia oportunidad.

Muchas gracias. Feliz Navidad a todos.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+