Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración del III Congreso Mundial de Reservas de Biosfera

Madrid, 04.02.2008

M

iembros del Comité Organizador,

Señoras y Señores Ministros, Ministra de Medio Ambiente del Reino de España,

Señor Director General Adjunto de la UNESCO, Embajadores y Embajadoras,

Señora Secretaria de Estado de Cooperación Internacional,

Señor Presidente del Consejo Internacional de Coordinación del Programa ?Man and Biosphere?,

Señoras y señores,

Al inicio de este Tercer Congreso Mundial de Reservas de la Biosfera, que me cabe el honor de inaugurar junto a la Princesa, deseo expresar nuestra más cordial bienvenida a España a todos los Ministros, autoridades, representantes de organismos internacionales, ONGs, y demás asistentes, deseándoles una feliz estancia en Madrid y muchos éxitos en el desarrollo de sus trabajos.

También quiero expresar nuestra solidaridad con los países africanos afectados por el reciente terremoto en el Congo.

España vuelve a albergar con especial interés y satisfacción este Congreso, que recoge la antorcha de los esfuerzos desarrollados desde hace décadas para promover, a escala internacional, la conservación de los ecosistemas y su biodiversidad; un objetivo clave para mejorar el presente y ganar el futuro siempre mejor para la Humanidad al que todos aspiramos.

En 2001, tuve la gran satisfacción de entregar el ?Premio Príncipe de Asturias de la Concordia? precisamente a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, impulsada por la UNESCO dentro del Programa ?El Hombre y la Biosfera? (MAB). Con tal motivo, subrayé que la preservación ?de las zonas naturales aún indemnes, verdaderos tesoros de la Humanidad, es un reto que no admite demoras, en el que hay que seguir profundizando y que debe seguir expandiéndose?.

De ahí que, como Heredero de la Corona, quiera expresar hoy mi especial reconocimiento a los múltiples protagonistas del importante camino recorrido desde las dos anteriores ediciones de este Congreso, celebradas sucesivamente en Minsk en 1984 y en Sevilla en 1995.

Aquella última cita en Sevilla, revistió una importancia indudable. Supo interpretar con visión de futuro la envergadura del mandato recibido, estableciendo nuevos rumbos e instrumentos para avanzar hacia la mejor integración entre el desarrollo humano y la conservación del medio que lo sustenta. Permitió diseñar el Marco Estatutario y la Estrategia de Sevilla, adoptados por la Conferencia General de la UNESCO, que fijaron los criterios a seguir respecto de los más de quinientos sitios que hoy engloba la Red Mundial Reservas de la Biosfera en más de un centenar de países.

Una Red en la que España ostenta el privilegio de ocupar un lugar destacado, con cerca de cuarenta Reservas de la Biosfera, incluyendo el primer ejemplo de colaboración que abarca espacios en dos continentes, plasmado en la Reserva Intercontinental del Mediterráneo, entre España y Marruecos.

Allow me to add in english that:

Personally I can give faith of the many wonders and success stories of those reserves in our country, I have had the privilege of visiting many of them. Ever since I have become on ever stronger supporter of those kind of initiatives.

Las Reservas de la Biosfera han sabido trazar, a lo largo de cuatro décadas, una senda de logros y transformaciones, basados en acuerdos sólidos y participativos, que han permitido su consolidación y expansión dentro de una Red de dimensión mundial.

Sin renunciar a su vocación esencial de hacer compatible la preservación ecológica de espacios naturales especialmente valiosos con el estudio de la influencia que sobre ellos ejerce la presencia y la actividad humanas, las Reservas de la Biosfera han superado su carácter inicial de mecanismo de protección defensiva frente a un entorno no siempre favorable.

Han asumido un papel activo y dinámico, como agentes de ordenación sostenible del territorio, como orientadoras del mejor equilibrio entre los usos e intereses legítimos que sobre él confluyen; y como garantes de su compatibilidad y coherencia con la imprescindible preservación de los procesos naturales.

Se han convertido en referentes de ilusión colectiva, capaces de rescatar el sentido profundo de cada lugar, y de concitar consensos duraderos en el esfuerzo por dotarlos de horizontes más limpios, creativos e integradores.

Por esos motivos, las Reservas de la Biosfera pueden contribuir a afrontar con éxito las serias amenazas derivadas del deterioro medioambiental, de la pérdida de la diversidad, y de la desertificación. En efecto, su visión amplia, su modo de hacer valer la capacidad de adaptación de la Naturaleza, y de impulsar una respuesta coordinada que mitigue las consecuencias negativas de los cambios, las convierten en aliados de excepcional valor.

Junto a ello, se añade su vocación investigadora e innovadora, que hace de ellas un escenario inigualable para profundizar en el conocimiento de las relaciones entre Humanidad y Naturaleza.

Por otro lado, las Reservas de la Biosfera han demostrado estar a la cabeza de los instrumentos de los que disponemos para adaptar, de modo continuo y flexible, los vínculos entre sociedad y territorio.

Dentro del objetivo fundamental de luchar contra la pobreza, como en el cumplimiento de los demás Objetivos de Desarrollo del Milenio fijados por Naciones Unidas, las Reservas de la Biosfera aportan un conocimiento directo sobre las oportunidades de cada territorio, así como un modelo de cooperación capaz de contribuir a erradicar las carencias de las poblaciones más vulnerables, y a promover la calidad de vida de las comunidades más vinculadas al medio rural y natural.

Finalmente, las Reservas de la Biosfera encierran un potencial especialmente valioso como elementos de sostenibilidad desde su vocación profunda de hacernos sentir parte viva de la tierra que habitamos, de rescatar y nutrir la conexión emocional y vital con nuestros paisajes cotidianos.

Conscientes de ello, la sociedad española, y los distintos poderes públicos que la representan, llevan tiempo apostando por este esfuerzo de concertación a escala internacional. Nos llena de satisfacción que en Sevilla se lograra dar un impulso revitalizador a las Reservas de la Biosfera y que, ahora en Madrid, se pongan sobre la mesa de este Congreso Mundial importantes propuestas pensando en las necesidades del siglo XXI.

Necesidades del siglo XXI sobre las que también versará la Exposición Internacional que Zaragoza albergará a partir de junio de este año dedicada al ?Agua y desarrollo sostenible?.

Con la oportunidad que nos proporciona esta inauguración queremos expresar nuestra admiración y gratitud, por su intensa dedicación diaria y admirable vocación, a los miles de personas y profesionales volcados en la gestión de las Reservas de la Biosfera y de la estructura que hace posible integrarlas en una Red, a través del Programa ?El Hombre y la Biosfera? de UNESCO.

A lo largo de los próximos días van a combinarse en las sesiones de este Congreso, interesantes debates de fondo, con la formulación de ideas y propuestas para asegurar el mejor futuro de las Reservas de la Biosfera. Una labor de crucial importancia que les animo a emprender con la ilusión de saber que sirven a una de las tareas más apasionantes: la conservación de nuestro maravilloso e irrepetible entorno natural.

Con nuestra felicitación a los organizadores de este Congreso, la Princesa se une a mí también para agradecerles la invitación a este Acto inaugural, así como para reiterarles nuestro más sincero reconocimiento y pleno aliento a su valiosa labor, deseándoles muchos éxitos en sus trabajos.

Declaro inaugurado el Tercer Congreso Mundial de Reservas de la Biosfera.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+