Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del Premio Rafael Calvo Serer

Madrid, 06.09.2007

P

ermítanme que en primer lugar agradezca a Don Antonio Fontán, Presidente de la Fundación Diario Madrid, sus palabras de bienvenida y afecto y su invitación para presidir junto a la Princesa este acto en el que se me concede, además, el honor de entregar el VII Premio Rafael Calvo Serer que otorga dicha Fundación.

El Jurado ha decidido por unanimidad que el premio de este año recaiga en Don Francisco Pinto Balsemâo, destacada personalidad portuguesa en los ámbitos de la política y la comunicación y probado amigo y conocedor de España, cuyo perfil acaba de glosar Don Juan Luis Cebrián con particular esmero. Me complace de manera especial poder transmitirle nuestra felicitación llena de afecto personal y del reconocimiento de todos a su rica y dilatada carrera.

De Don Francisco quisiera subrayar, sobre todo, su valiosa ?incluso decisiva- aportación a la plena recuperación del sistema democrático en Portugal, a la consolidación de sus libertades, y a su integración en la obra de la construcción europea, a la que Portugal pertenece por derecho propio, como país clave en la conformación de la identidad de nuestro Continente.

Un país por el que toda la Familia Real española siente un profundo cariño y en el que siempre hemos gozado de una hospitalidad generosa y cordial, presente en cada ocasión en que hemos tenido la satisfacción de pisar tierra portuguesa.

Como ya dije públicamente con motivo de mi último Viaje Oficial a Lisboa en 2003, y lo seguiré diciendo, Portugal bien sabe que puede contar conmigo y con mi familia como sinceros valedores de la amistad hispano-portuguesa, desde el especial afecto, respeto y admiración que la Princesa y yo profesamos al querido país vecino y a su pueblo, y desde la gratitud permanente por su concido trato a mis queridos Abuelos, Don Juan y Doña María (Condes de Barcelona) y a toda la familia.

La Historia respectiva de antiguas Naciones europeas como Portugal y España no sólo ha forjado dos grandes pueblos, dotados de arraigada personalidad y múltiples facetas, sino que trasciende sus propias fronteras, estimulada por nuestros idiomas de alcance universal, y contribuye a definir la proyección de Europa en el mundo.

Hoy, como países modernos y desarrollados, colaboramos activamente en la escena internacional, desde nuestra común pertenencia a la Alianza Atlántica y la Unión Europea, y la coincidente dimensión iberoamericana y mediterránea de nuestras políticas exteriores.

Portugueses y españoles podemos también felicitarnos por el extraordinario desarrollo de nuestros vínculos profundos de amistad y cooperación a lo largo de las tres últimas décadas.

En efecto, en este tiempo la estima que cada país experimenta por el otro se ha visto reforzada por un diálogo leal en todos los niveles, que alienta la confianza y la comprensión recíprocas, reflejadas en múltiples foros, entre los que destacan las Cumbres anuales luso-españolas, y en la relación entre las provincias fronterizas de ambos Países.

Juntos hemos logrado acometer innumerables proyectos concretos y mutuamente beneficiosos, al tiempo que hemos podido extender nuestra sintonía y complicidad a nuevas áreas. Y ello no sólo en el ámbito público, sino también en el privado, desde el sector empresarial hasta las numerosas iniciativas suscitadas por nuestras sociedades civiles.

En síntesis, en estos últimos treinta años, se han intensificado como nunca antes el entendimiento y la amistad entre portugueses y españoles.

Nuestro Premiado, Don Francisco Pinto Balsemâo, hombre de Estado, cofundador del Partido Socialdemócrata, Diputado en la Asamblea de la República, Ministro luego y Primer Ministro más tarde, sin duda es una de las personalidades lusas que más ha promovido ese extraordinario desarrollo experimentado por nuestras relaciones bilaterales.

Junto a los méritos apuntados hasta ahora, el Jurado ha sabido valorar también, con razón, su labor como periodista y su vinculación con el mundo de la comunicación social.

A ese respecto, me alegra recordar que esta casa de la calle Larra, que, cuidadosamente restaurada, hoy nos acoge, ha venido alentando durante noventa años un espíritu que ha potenciado alguno de los capítulos más sobresalientes de la historia del periodismo y de las ideas políticas en España. Un espíritu abierto, que quiso reflejar el diario ?Madrid? y que hoy impulsa la Fundación que lleva su nombre.

El rigor intelectual, la defensa de los valores humanos permanentes y la promoción de las libertades públicas y privadas, así como la búsqueda de una notable exigencia profesional y de un buen estilo literario, se aúnan en el enfoque tolerante y abierto que promueve la Fundación Diario Madrid para el ejercicio del periodismo y la comunicación y para todos los espacios de la vida pública de nuestra sociedad.

Unas coordenadas que dinamizan el diálogo ágil y respetuoso entre pareceres diversos, favorecen la expresión de las propias opiniones en libertad y permiten crear los consensos que tanto aportan a la convivencia.

En ese amplio contexto, los miembros de esta Fundación y cuantos colaboran con ella, intensamente vinculados al mundo de la comunicación, contribuyen en nuestros días a formar nuevas generaciones de periodistas, a fomentar su actividad cultural y a desarrollar la competencia técnica que requieren las nuevas tecnologías de la información.

Sobre este telón de fondo, el Jurado ha valorado, pues, en la personalidad profesional de Don Francisco Pinto Balsemâo una ilustre trayectoria periodística, desarrollada en Portugal y acreditada por una notable presencia internacional. Trayectoria que abarca desde el familiar ?Diario Popular? de su juventud, hasta el destacado semanario ?Expresso?, así como su extensa labor empresarial, en radio y televisión.

En suma, me agrada mucho poder destacar las cualidades, impulsadas por el talento, la iniciativa y el esfuerzo, que el Jurado galardona en Don Francisco Pinto Balsemâo, como político, periodista y empresario portugués, y que él ha sabido volcar en favor de la libertad, de la amistad entre Portugal y España, y del desarrollo de iniciativas para el desarrollo y la paz en la comunidad internacional. Además me permito recordar que él nos honra con su participación como miembro del jurado del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Quiero expresar mi reconocimiento al Jurado por su excelente trabajo y a la Fundación Diario Madrid por su loable iniciativa, así como reiterar de corazón y con todo afecto mi más sincera felicitación y la de la Princesa a Don Francisco Pinto Balsemâo por este Premio, a la vez que cumplo el grato encargo de unir la felicitación personal, fraternal y cariñosa de Sus Majestades los Reyes.

Muchas gracias.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+