Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activitats i agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.M. el Rey en su visita a las nuevas instalaciones del Real Colegio Universitario María Cristina

Madrid(San Lorenzo de El Escorial), 25.02.1998

C

uando la Reina Doña María Cristina creó el Real Colegio de Estudios Superiores de El Escorial, mostraba una preocupación por la formación de la juventud, que sigue mereciendo la atención prioritaria de la Corona.

Este es el motivo de nuestra visita. Con nuestra presencia queremos ante todo subrayar la importancia de la tarea que se realiza en estas aulas, donde profesores y alumnos comparten el afán y la exigencia de mejorar la calidad humana y la preparación académica de las nuevas generaciones que van a protagonizar el siglo que está a punto de iniciarse.

La vida universitaria tiene mucho de aventura, pues mira sobre todo hacia el futuro. De ahí su exigencia y responsabilidad, a las que os invita este severo paisaje y los recuerdos de una obra grande y profundamente española que suscita el Monasterio a cuya sombra vive y crece este Centro.

El talento y el trabajo son las claves del quehacer de vuestra Institución y de su prestigio. Pero también necesitan, y más aún en nuestro tiempo, de unos medios y estructuras materiales que los sustenten y hagan posible su desarrollo.

Veo con satisfacción que las nuevas instalaciones que hemos venido a visitar responden con creces a las exigencias de un Colegio Universitario moderno, atento a una formación integral de sus alumnos.

El esfuerzo realizado es la mejor prueba de que vuestro espíritu fundacional sigue vivo, y de que la dedicación con que procuráis a diario vuestra formación encuentra entre estos muros la base y el aliciente necesarios para el mejor cumplimiento de la vocación que aquí os ha reunido.

Os animo a llevarla a cabo con entusiasmo, haciéndoos más libres, capaces de afrontar mejor los retos de un presente cada vez más exigente y competitivo, y de prestar así a la sociedad el servicio que necesita y os reclama.

Termino expresando mi felicitación a cuantos han concebido y realizado esta obra, a la Comunidad Agustiniana que mantiene vivo el compromiso que aceptó un día de servir a España y a la Iglesia mediante la enseñanza universitaria, y al Claustro y alumnos que siguen llenando de vida aquel proyecto y seguirán reflejándolo en su vida personal y profesional.

Tornar a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+